Palabra fea, experiencia bonita

Porque anda que fea es un rato fea: “Desvirtualizar”.

No me negarás que la palabra como tal, bonita no es. Suena mucho a consultolabia, aunque en realidad, como pasa siempre con la consultolabia, es algo muy sencillo. Es simplemente conocer en persona a alguien con quien sólo hayas tenido relación a través de internet (Blogs, Facebook, Twitter, MySpace y similares, no me refiero a sitios “sesuales”….). Y como digo en el título, por muy fea que sea la palabra, la experiencia está muy bien.

Por mucho que digan los no-usuarios de estas nuevas herramientas y redes sociales, en realidad lo que de verdad nos gusta a los que si que las usamos, es ponernos cara y tomarnos una cerveza fresquita con las personas que hay al otro lado de la pantalla. Poner cara a ese avatar con quien intercambiamos experiencias, conocimientos, pensamientos y un montón de cosas más a diario. Porque a partir de ahí, las actualizaciones de estado, los tweets o los comments en el blog saben mejor. Impepinablemente mejor.

Y no, no somos gente asocial, robotizados, esclavizados de las herramientas (bueno, eso igual un poquito si), que vivimos felices encerrados en un cuarto oscuro, sin ver la luz del sol  y todo el día enganchados al ordenador. Más bien al contrario, diría yo. Yo creo – y me baso en pura experiencia personal, y no en sesudos estudios de la Universidad de turno – que la gente que es activa en redes sociales, a su vez es bastante sociable en el cara a cara. Es gente que, al igual que en la vida virtual, en la vida real no tiene ningún reparo en mostrarse tal cual es, en acercarse de cara y presentarse, en entablar una conversación con un desconocido, y convertirla en un placer, en un momento a guardar fresquito en la memoria, por haberlo disfrutado sin tapujos. Por la compañía, no sólo por lo comido y lo bebido.

Porque esa es otra. Parece que todas las quedadas “desvirtualizadoras” han de hacerse acodado a una barra de bar, o sentado a una buena mesa. En la mejor tradición española. Que no digo que sea malo, porque no lo es, que yo soy el primer fan la buena mesa y la buena bodega, como puede apreciarse por mi cuerpo de deportista, yo sólo constato una realidad, como si fuera yo el sesudo investigador de la Universidad de turno. Haciendo memoria así en un momento, los únicos eventos potencialmente “desvirtualizadores” que recuerdo que tengan un componente principal “serio” en mi ciudad son el Iniciador y el Monday Reading Club, aunque ambos acaban entre birras. El resto, juzguen ustedes mismos. En Zaragoza tenemos el twittellón, el bloguellón, el Cadius, el Sushi&Tweets o el proyecto de reconversión del salmueras&blogs en salmueras&tweets. Y todos se celebran en bares o restaurante. Pero es que por ahí fuera tienen el Cava&twitts, el Patxaran&twitts, el Horchata&twitts o directamente el Eats&Twitts (por cierto, felicidades a Antonio Domingo y a su equipo por el del otro día en Madrid. Qué a gustico estuve…). Vamos, que nos gustará darle a la tecla, pero que tampoco le hacemos ascos en darle a otras cosas más terrenales…

De modo que si eres un lector de estas líneas, y aún no nos conocemos en persona, no tengas ningún reparo en mandarme un mail, ponerme un tweet, dejarme un mensaje en el muro, dejar un comentario en este mismo post o hacer señales de humo o lo que más te apetezca. Que hay muchas posibilidades de que nos echemos una caña y pasemos un rato bien agradable. Porque, la verdad, con todo lo que compartimos en el día a día en Internet, desconocidos, desconocidos…pues no somos. En realidad se más de las andanzas de algunas personas a las que aún no conozco en persona, que lo que sé de algunos de mis amigos habituales – y convencionales – con los que me cuesta horrores coordinar una cena o un simple aperitivo.

Lo dicho. Que a ver si nos vemos.

Paz !

PS.- Por cierto, ha sido un placer conocer y/o desvirtualizar a un montón de gente la semana pasada en el Eats&Tweets Madrid y en el Iniciador Zaragoza. Como diría la tonadilla, “yo quiero tener un millón de amigos, y así más fuerte poder cantar…”

Lucas
Más de mi en

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Harlysta y esquiador. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.
Lucas
Más de mi en

4 thoughts on “Palabra fea, experiencia bonita

  1. Me alegro que te gustara el EatsAndTwitts de Madrid, la verdad es que lo pasamos muy bien, desvirtualizamos (aunque suene mal la palabra, es la adecuada jejeje) a muchos amigos de twitter y nos volvimos a encontrar con otros muchos que hacia tiempo que no veíamos.

    Y fue un placer conocerte personalmente, aunque espero que en la proxima podamos charlar un rato, que en esta fuimos tantos que no dio tiempo a todo.
    muchas gracias.
    un abrazo
    Antonio Domingo

  2. Estoy completamente de acuerdo contigo. Ayer le puse cara a tu calva con barba y el resultado estuvo genial. Hoy estoy descubriendo tu blog y sé que me quedan ratos muy agrables patrocinados por tu genio.

    Ha sido un placer empezar a conocerte…

  3. @Antonio, tienes razón, “nos” dedicamos poco rato, pero es que era tu “boda” y me parecía feo (además de físicamente imposible…) retener al “novio” por más tiempo…

    @Pablo, muchas gracias por las felicitaciones, pero gran parte del mérito de que saliera bien el Monday Reading Club de Zaragoza fue de los que asististeis y participasteis, no lo olvides.

    @Fernando, el placer fue también mio y ojalá nos veamos/leamos más a menudo. Desde luego por ocasiones no será. Hoy mismo tenemos Blogellón…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *