Linkedin TwitterGoogle PlusFacebook Instagram

La oportunidad perfecta.

Publicado por en Blog, Branding, Estrategia, Experiencias, Internet, Marketing

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Cada vez me encuentro con más proyectos que empiezan con un simple “quiero hacer algo en internet y en las redes” y que derivan, cuando el cliente es el correcto – que también hay clientes que no lo son… – en un proceso mucho más bonito e intenso de revisión completa de la empresa. Cuando empiezas a hacer las preguntas adecuadas – las de “pero vosotros qué vendéis en realidad?“, “a vosotros por qué os compran?“, “cual es vuestra propuesta diferencial ?“, “qué problema solucionáis a vuestros clientes?” y similares – obligas al cliente a pensar. Cuando te pones a resumir la visión y la USP del cliente en 160 caracteres, a dibujar la arquitectura del sitio, o a redactar el clásico “quienes somos“, obligas al cliente a pensar. A salirse de la presión del día a día, y re-pensarse. Si además ese proceso se hace con alguien externo – yo – haciendo las preguntas incómodas, tirando del hilo y repreguntando con algo de “mala leche” – aunque con la mejor intención!! -, el proceso suele ser mucho más enriquecedor, os lo garantizo.

Porque además, o al menos así lo hago yo, obligo a que el cliente se descalce al entrar en la sala, y que una vez dentro “se ponga los zapatos de sus clientes“. Igual que en la peli Buscando a Nemo, hablan “balleno, yo les obligo a hablar “cliente. A mirarse con ojos de cliente. A escucharse con oidos de cliente. A pensarse con cabeza de cliente. A no-necesitarse, igual que hacen los clientes con ellos.

Además, en muchas ocasiones, esta es la segunda fase del proyecto. La primera es dejarles hablar a ellos. Gustándose. Hablando de ellos mismos. De lo buenos que son. Lo bien que lo hacen y lo indispensables que son en la vida de sus clientes. Y cuando pasamos a la fase de “hablar cliente” y ponemos ambas visiones en paralelo, es cuando surge la chispa. Cuando de repente, “se ven“. Y ese momento vale su peso en oro. Porque una cosa es que un consultor experto te diga lo que tienes que hacer. Otra muy distinta, y mucho más enriquecedora, sostenible y transformadora, es que el propio cliente vea el camino para reconectar con sus clientes. Que descubra las rotondas en las que se equivocó de salida y cómo esas pequeñas desviaciones han supuesto estar circulando en paralelo, lejos o cerca, según cada caso, pero en paralelo, a la carretera que recorren sus clientes, siendo por lo tanto muy complicado maximizar las posibilidades del proyecto.

Por eso mismo, cada vez me gusta más mi trabajo. Re-conectar a mis clientes y sus marcas con sus clientes es una fuente de satisfacción constante. Sea a través de medios sociales, rediseños web o reenfoques y redefiniciones de su negocio y su propuesta de valor, qué más da. Lo importante es que el camino a seguir vuelva a correr en paralelo por la calle por la que transitan sus clientes…

Paz !!

L.

Photo credit: ViZZZual
Si te ha gustado, compártelo.
Compartir es DAR vida !!
Suscríbete para no perderte los siguientes posts!!

Envia un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creative Commons Salvo que se indique expresamente lo contrario,
el contenido se publica bajo licencia CC-BY-SA
Política de cookies

Utilizo cookies. Algo que seguro ya suponías, pero que algún ministro cree que no, así que me obliga a decírtelo. Pues dicho queda.

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la instalación de las dichosas cookies, aceptas la política de cookies y bla, bla, bla...

CERRAR