Cuánto es demasiado?

A raiz del último post, Pedro me dejó un comentario en Facebook en el que, además de confirmarme que en una página que gestiona, con varias decenas de miles de likes, él también está notando CRECIMIENTO en reach y en engagement, lo que confirma “mi teoría“, hacía una pregunta muy interesante:

¿Una marca tiene que publicar TODOS los días en Facebook?. Ya respondo yo: NO. Lo malo es que algunos no lo entienden, y además insisten en que se podría publicar dos veces al día. Y luego que Facebook no da alcance a tus publicaciones… ¡Cansinos!

Me parece un tema crítico, y en el que también hay un punto de vista bastante “retorcido“. La mayoría de opiniones que yo oigo últimamente se parecen cada vez más al “mal SEO, y se dirigen fundamentalmente a tratar de “engañar” a Facebook y sus algoritmos. Seguimos pensando en los intereses de quien emite la información, no en el de quien la recibe. “Publica varias veces al día“. “Haz preguntas“. “Pide expresamente que le den al Me Gusta“. “Que pongan nombres a la foto“. “Que voten en los comentarios“. Estas y otras son las recomendaciones habituales para intentar mejorar las cifras de engagement, y conseguir así, cuando creemos que están más altas, y por tanto aumenta nuestro reach, colar el mensaje promocional de “COMPRA AHORA” en un nuevo mensaje. Preguntas mamporreras, podríamos llamarlas entonces, no?

Ahora dadle la vuelta a la situación. Llevadla al extremo, para ver así mejor el efecto. Humanicemos la marca. De hecho, convirtámosla en persona. Imaginad la situación: Interior. Noche. Miércoles. En un bar. Estás con tus amigos. De cervezas. De risas. De cotilleo. Poniéndote al día de las cosas de la semana, despotricando del jefe, del gobierno y de la madre que le parió. Haciendo planes para el fin de semana. Hablando de nada. De tontadas. De tus tontadas. De repente llega al bar “la marca“. Puede que ya le conocieras de antes o puede que no. Puede que le conocieras sólo de vista, o que incluso fuera alguien a quien siempre habías querido conocer, da igual en este caso. Y se planta en tu mesa y se pone a contarte sus cosas. SUS cosas. Cuánto rato lo aguantarías? Al principio, y depende de cómo hayas imaginado a “la marca, mente calenturienta, y de si paga la ronda…, te puede hacer hasta gracia. Pero si “la marca” empieza a “aparecer” todos los días, igual ya no. Y si empieza a hacerse la encontradiza contigo donde quiera que vayas, a todas horas, igual hasta lo encuentras bastante creepy, no? Pues eso es lo que estamos haciendo con las marcas !!

No se trata de ligar entrandole a todas las chicas del bar a ver si alguna “se equivoca. Se trata de preocuparnos de definir qué tipo de pareja nos gustaría tener. De comprender bien ese perfil. De ponernos guapos para ellas. De tener buenos modales. De no atosigar. De tener buena conversación. De ser educados, respetuosos, corteses… o todo lo contrario, según lo que le gusta a esa “pareja ideal” que hemos definido. En definitiva, entender qué le gusta, y comportarnos en base a eso.

Ah, claro, ¿que eso lleva tiempo, y además no garantiza ligar, dices? Y ¿que tú no estás dispuesto a pasar la tarde de conversación con un café porque lo quieres es llegar, tomar una copa y salir acompañado? Ya, claro, entiendo, pero es que me parece que entonces el problema es otro. A lo que tú llamas ligar, para quedar bien y que nadie te mire raro, yo lo llamo de otra forma.

Por lo tanto, dejemos de pensar que el Canal es nuestro enemigo, y concentrémonos en que los Usuarios son nuestros aliados. Ningún portero de discoteca dejará fuera al tipo majo que está siempre rodeado de gente, que hace gasto y no da problemas. Concéntrate en ser tú ese tipo majo. Sabiendo que la discoteca no es tuya, eso también tenlo claro, no lo olvides…

Paz!

L.

Lucas
Más de mi en

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Harlysta y esquiador. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.
Lucas
Más de mi en

5 thoughts on “Cuánto es demasiado?

  1. Totalmente de acuerdo, ‘engagement’ , ENAMORA tal como me comentabas ayer.

    Esa es la estrategia perfecta, y la cultura que deberían tomar nota las empresas.

    Para eso hay que explicarlo al cliente, y no vender por vender.

    Saludos

    1. El problema es que esto a veces va en contra de la cultura de resultados a corto plazo a la que estamos tan (mal)acostumbrados, y con la que se presiona a los responsables de áreas comerciales/marketing…

  2. Hola Chico majo con cara de malo jaa que bueno esos ultimos renglones, que me recordaron la frase:

    “El hombre sabio aprende más de sus enemigos que el necio de sus amigos.”

    Muchos términos no los conozco, pero como fotografo veo lo necesario que es esa humanización, ¿como hacerla, sin parecer tontos? para mi es la dificultad.

    Un saludo desde Girona,

    Beto Perez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *