El algoritmo de Facebook en 4 palabras

Seguimos a vueltas con el algoritmo de Facebook y la bajada del reach en el contenido, que no hay día que no se comente o publique algo sobre él. Pero resulta que sales del círculo de consultores/enfermos/frikis de esto del Social Media, y el público en general no tiene ni idea de qué es y qué efecto tiene. Pues aquí va mi explicación de qué es, y de cómo “vencerle“.

¿Tú tienes perfil de facebook? Me refiero, además de la página de tu empresa, ¿tienes también perfil personal? Presupongamos que si. ¿Cuántos amigos tienes en el perfil? Venga, supongamos que unos 150, que parece ser una media más o menos real. ¿De cuántos de ellos ves continuamente información? ¿De todos ellos? ¿A que no? Pues ya conoces al algoritmo de Facebook. Él es el que se encarga de filtrarte lo que ves y lo que no ves. Y lo hace como un padre, por tu bien. Lo que hace es eliminarte de tu “bandeja de entrada“, o sea de tu muro, aquellos contenidos de gente con la que no sueles interactuar nunca. Esos a los que nunca les das al me gusta, pinchas en el contenido, comentas o compartes.

Con las páginas de empresa hace lo mismo, y un poco más. Porque a las páginas de empresa se les presupone un interés profesional y Facebook, como la policía, no es tonto. Si tú estando allí vas a ganar pasta, el dueño del tablero quiere su trozo del pastel. Lógico, no? Pues parece que no, que la gente se escandaliza y se lleva las manos a la cabeza. Qué cosas, Facebook queriendo ganar dinero, ¡¡dónde se ha visto ésto!! En fins…

Pero en esto, como en casi todo, también hay un “truco“. Uno que permite que el algoritmo funcione a tu favor, y no en tu contra. Pero es un truco difícil de aplicar, ya lo aviso, que luego no quiero quejas.

K.I.I.S. (Keep It Interesting, Stupid)

Si en el mundo del diseño web y el diseño de interacción la regla maestra es K.I.S.S. (Keep It Simple, Stupid), en el mundo de la comunicación digital y la gestión de contenidos la regla madre es K.I.I.S. (Keep It Interesting, Stupid). Y ese es el “truco“. No hay más. Preocúpate de que tu contenido sea interesante, y las propias dinámicas de interacción y visibilidad dentro de Facebook estarán de tu lado. Y el parámetro de interés está muy claro. Que tus usuarios interactúen con él. Que lo lean, hagan click, den me gustas, comenten, compartan, en definitiva, que Facebook, tú y tus usarios habléis el mismo lenguaje, tengáis los mismos intereses y tu contenido guste. Porque lo importante es que les guste a ellos. No que te resulte interesante a ti. Esto es como las acelgas y los niños. Serán muy buenas y muy sanas, pero – en general – se las dejan en el plato. Al niño no le gustan. Por mucho que los padres insistan en ponérselas. Aquí es lo mismo. Intenta alimentar a tus fans con ofertas, posts de relleno, infografías reutilizadas, videos y memes repetidos ad nauseum y verás tu reach caer a los infiernos. Tampoco digo que sólo les des chuches, patatas fritas y pasteles. Eso no creo que te aporte nada a ti. Pero sí que te digo que en tu muro debe haber menos promoción y más relación. Gústales, se uno más de la pandilla, rózate con ellos, intégrate y verás como tus productos y tu comunicación mejoran y venderás más. Dedícate a hacer publi y verás lo rápido que te mutean. Y D. Algoritmo se encargará de rematarte en el suelo. No puede ser que Facebook conozca mejor a tus clientes que tú. Bueno, en realidad es así, porque hasta te conoce a tí mejor que tú mismo, pero eso no es bueno. Porque lo que dice de ti y tu cercanía con tus clientes no es bueno.

Igual está feo o es políticamente incorrecto decirlo, más en un tiempo en el que el personal está preocupado con el Facebook Zero o tendente a cero, pero yo tengo casos de clientes con páginas de varias decenas de miles de fanes con un reach (orgánico) medio superior al 40%, con picos que superan el 250%. Con 0 fotos de gatitos. Y se lleva tráfico a la web. Y se vende. La clave: el contenido, la frecuencia, el tono y la interacción. Y esa es la parte complicada del “truco“. Que no es tal. Que requiere tiempo, conocimientos y dedicación. Pero es que si no tienes eso, yo creo que tampoco te mereces el alcance. Y ojo, que también de vez en cuando llueven hostias como panes. Algunas incluso justificadas. Pero cuando eso ocurre, se pide perdón, se corrige y se sigue adelante. Que no se cae ni el mundo, ni los anillos. En realidad, que las quejas las tengas “en casa“, incluso siendo en público, con lo que eso tiene de extra de doloroso, e incluso hechas con malas formas – qué mal hablan y escriben los jóvenes, hoygan!! – es oro puro, porque te permite dibujar la ruta de por dónde has de reforzar el producto, o cuando menos, su comunicación.

Así que, lo dicho. Si eres uno de los damnificados por el Sr. D. Algoritmo, te va a tocar remangarte y empezar de (casi) cero. Borra de tu cabeza esos pensamientos de que Facebook es un cabrón, de que tú “te mereces” los 70.000 fans que tienes, que te los “has ganado” y empieza a agachar la cabeza, a arrinconar “tus” acelgas, y a cocinar platos que tus nenes se coman a gusto. Rebañando con pan las sobras. Y eso casi nunca se hace con productos congelados o que llegan a casa en vespino. Quítate de la cabeza esa idea de que el foco ha de estar en la dimensión, y asume que ha de estar en la interacción. En crear contenidos – que es lo que los usuarios vienen a buscar a estos foros – de valor. Y éste puede venir del entretenimiento, de la información, o de la mera contestación a sus preguntas. Pero desde luego no va a venir de programar 5 publicaciones y cerrar la página hasta el lunes que viene. De eso, olvídate. Y la culpa no es de Facebook. Es tuya.

Paz!

L.

 

Lucas
Más de mi en

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Harlysta y esquiador. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.
Lucas
Más de mi en

Latest posts by Lucas (see all)

18 thoughts on “El algoritmo de Facebook en 4 palabras

  1. Bravo, Lucas. Como siempre, muy interesante. Quizás me perdí un post acerca de Facebook Go (ayuda para anunciantes)? Qué opinión te merece?

  2. Me encanta lo que dices y como lo dices.
    Llevo poco en las RRSS: unos 15 minutos en Twitter, 5,5 minutos en FaceBook y estrené mi Blog hará media hora…y siempre que te leo, APRENDO algo.
    Así que, GRACIAS!

  3. Se puede decir más alto pero no más claro, y además con gracia ¡100% de acuerdo, Lucas! Que bien viene un chorro de cordura fresca y un buen soplo de sentido común. Gracias

  4. Muchas gracias por este artículo. No es fácil encontrar contenidos tan claros sobre el el funcionamiento de Facebook. Más concretamente en un sector como en el que estoy inmerso como es el sector juridico.

    Te envío un cordial saludo

  5. Se te entiende clarinete, y desde el punto de vista de usuario de FB es así y punto. Hasta las narices de páginas que ofrecen “sorteo dos pegatinas si le das a like”, y poco más contenido que aportar.

    1. Si lo malo no es que lo hagan, Juan. Lo malo es que, haciendo eso, luego se vayan quejando amargamente de que esto de la “comunicación digital” no funciona!! Chico, chico… en la cabeza les daba yo con el clarinete!! 😉

  6. Totalmente de acuerdo con lo que dices… pero me gustaría matizar una cosa: por un lado tienes marcas con 100.000 fans (que a lo mejor se merecen o a lo mejor no) que se llevan las manos a la cabezas cuando no superan alcances de un 8-10%… pese a haber invertido pastas gansas en contenidos. Para ellos (sí) existe esa posibilidad de “pagar” por subir esos alcances.

    Por otro lado, también hay pequeñas PYMEs que con toda humildad sí que aportan contenidos de valor a sus posibles usuarios… en forma de tutoriales, pequeños manuales, consejos prácticos… ¿qué hay para estos?

    Entiéndeme… a mí nunca me va a contratar Coca-Cola 😉

    1. Pues siento discrepar, pero yo no veo el matiz. La posibilidad de pagar la tienen grandes y pequeños. Otra cosa es que pagar por pagar es tontería, pero lo es para grandes y para pequeños. Pero si de cara euro invertido obtienes un retorno superior (o ligeramente inferior) al euro invertido, entonces ya no es gasto, es inversión, y esa inversión no debería tener límite. El problema es que muchas veces no sabemos/podemos medir ese retorno, y estamos echando el dinero a un pozo sin fondo.

      Y el tamaño tampoco me importa a la hora de aportar contenido de valor. La humildad que mencionas aquí me da bastante igual. Si el contenido gusta, gusta, si no gusta, no gusta. Por muy humilde o muy prepotente que seas…

      Y desde luego que si piensas que a ti nunca te va a contratar coca-cola, nunca te contratará. Pero yo supongo que coca-cola contratará a gente que haga las cosas bien, así que, si haces las cosas bien, y consigues que ellos lo sepan, no se por qué no te va a contratar. O al menos esa es mi forma de ver las cosas.

      1. Te pongo un ejemplo práctico a ver si se entiende:

        Una cafetería-pub de barrio: 279 fans, prácticamente todos del barrio. Interactúa a diario con el resto de las páginas de fan y grupos del barrio: equipo de fútbol, centro social, biblioteca… lo llevan fenomenal.

        Organizan conciertos. El viernes que viene uno de un grupo del barrio, muy querido por todos. publicaron el miércoles pasado la imagen del cartel del concierto: una foto (original) del grupo en concierto, con los artistas etiquetados (desde un perfil).

        Ahora te cuento:
        – alcance a jueves por la mañana: 39 personas
        – total de me gusta a jueves por la mañana: 9
        – total de comentarios a jueves por la mañana: 6…

        El viernes publicaron el evento, a las 22:30 con el bar “petado” de gente… casi todos fans de la página. Fui yo (personalmente) grupo por grupo preguntando si a alguien le salía ese evento en “su” facebook… y no lo encontré.

        Hace unos 8 meses, facebook “ayudaba” a las páginas pequeñas (con menos fans) con unos porcentajes de alcance sobre el total de fans muy superiores a los de las páginas más grandes. Ahora es al reves.

        Lógicamente, me refiero a alcances orgánicos… no de pago. Pagando tienes el alcance que pagues; y eso es lo normal.

        Pero lo del KIIS… no! Eso es una gran falacia… Puede que a los grandes les sirva invertir en esos contenidos por esa prima de “alcance” que les regala facebook. Pero los pequeño, así publiquen la cura del cancer, no se entera ni Zuckerberg… 😉

  7. no estoy de acuerdo por que te los iré desde dos puntos. Como seguidora y por los que me siguen…tengo algunas personas que por x o por y les llega una vez a la cuaresma las notificaciones de mis publicaciones y me comentan en la página, te habíamos extrañado, hacia tiempo que no te veía. Y yo vaya rollo con los algoritmos…y entiendo lo que me dicen porque sigo varias paginas y me llegan sus notificaciones cada santas pascuas. Creo que si esta el me gusta y le doy a ese me gusta es porque quiero estar al tanto de lo que publica. Sino que no se ponga ese botón. . No me parece nada democrático que facebook decida lo que debo o no debo ver. Para eso lo decido yo dandole el me gusta o no a una página.

    1. Pues con tu permiso, te voy a contestar también en dos puntos:

      1.- No se de dónde has sacado que Facebook sea algo “democrático”.
      2.- No se de dónde has sacado que darle al “Me Gusta” quiera decir que quieres leer todo lo que esa página publique.

      La suma de esos dos pensamientos erróneos (más frecuentes de lo que deberían ser) es la que nos lleva a conclusiones que acaban por generar tanta frustración como la que tú pareces tener ante el funcionamiento de Facebook. Básicamente porque (y sigo con tu esquema de dos puntos):

      1.- Facebook es una empresa, y como tal hará lo que considere más adecuado.
      2.- Los usuarios tienen – de media – 1.500 contenidos nuevos diarios a su disposición. Es humanamente inviable leerlos todos. Es por eso por lo que Facebook, aplicando su propio criterio, que a su vez se basa en el histórico de interacciones, decide qué mostrar y qué no mostrar.

      Si facebook juega un papel importante en la difusión de tus contenidos, o incluso en la generación de tus ingresos, sería importante conocer cómo funciona, para evitar situaciones en las que te sientas defraudada por no cumplirse unas expectativas que no se ajustan al funcionamiento de la propia red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *