La lista

A poco que estés al día y sigas/leas/oigas/veas a profesionales de Marketing del otro lado del charco (USA) te habrás dado cuenta de que si tienen algo claro es una cosa: la importancia de la base de datos de emails, lo que ellos llaman “the list“. Esos emails (leads) que hay captar, mimar, alimentar y hacer circular por el funnel hasta llegar a la compra, para después seguir mimándoles con nuevos contenidos, buscando que se conviertan en predicadores/recomendadores.

Lamentablemente, esta perspectiva contrasta enormemente con la realidad española – al menos a la que yo tengo acceso – donde lo de mandar emails se hace, cuando se hace, como quien siembra a voleo. A puñaos y donde caiga. Sin preguntar ni pedir permiso. Se sigue atacando la comunicación, este tipo de comunicación, como algo que “hay que quitarse de encima. Por eso los “gestiona tus redes sociales en 15 minutos al día“, los “cómo publicar en todas las redes sociales a la vez“, los “15 trucos para que tu empresa aparezca en la primera página de google“, o los “manda una newsletter de esas, que este mes las ventas van flojas” son tendencia en muchas (demasiadas) empresas. Y claro, pasa lo que pasa. Tasas de apertura bajas, tasas de click aún más bajas, contenidos no optimizados para móvil, indice de mails marcados como spam al alza y caras de preocupación. Eso en el hipotético caso de que estas cosas se midan, hipótesis que no se cumple en demasiados casos.

En la raiz de todo esto creo que está el mismo problema que en el fracaso de muchos intentos de entrada en Redes Sociales:

Una buena base de datos – propia, obviamente -, con un programa bien pensado, y bien escrito, de activación – la secuencia de mails que vamos a enviar a quien se da de alta – y una correcta segmentación de usuarios en base a comportamientos, que a su vez desencadene nuevas cadenas de mails, puede darte mejores resultados de los que te imaginas. Seguimos sin darnos cuenta que en Redes Sociales estamos de alquiler, y que interesa ser propietarios de nuestras relaciones con clientes y potenciales, sin intermediarios. Y ser propietario es ser capaz de definir la experiencia que queremos hacerle vivir, el momento y el lugar. El modo en el que estamos cuando estamos en uno u otro canal es radicalmente distinto (lo que no quiere decir que bajen las exigencias, ojo!). Por eso interesa enormemente gestionar correctamente la página web y tener un servicio de suscripción, desde el que poder hacer crecer nuestra base de datos, ofreciendo el incentivo adecuado – lo que los americanos describen como “lead magnet” – a cada perfil. Pero claro, eso nos obliga a pensar, a trabajar, a definir y para eso no tenemos tiempo. Será que estamos muy ocupados quejándonos…

Paz!

L.

PS.- Por cierto, si aún no estás suscrito, puedes hacerlo ahora mismo, y empezar a recibir los siguientes [POST] que publique cómodamente en tu buzón de email. —)  [button link=”http://bit.ly/CCB-Suscripcion” color=”orange”] Suscríbete AHORA[/button]

Lucas
Más de mi en

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Harlysta y esquiador. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.
Lucas
Más de mi en

Latest posts by Lucas (see all)

9 thoughts on “La lista

  1. Hola!

    Has cerrado este certero post con palabras que me venían a la cabeza mientras lo leía.. “… para eso no tenemos tiempo”.

    Y añadiría.. para todo esto hace falta tiempo, y el tiempo al final es dinero. Y no sé si de eso hay para invertir, o si se está consiguiendo hacer entender a los que deciden donde ponerlo la importancia de colocarlo aquí.. No sé si me explico…

    Los automatismos, las varitas mágicas, los atajos… nada de esto vale o existe. Aquí hay que sudarlo, y sudarlo bien. Y para eso hace falta tiempo, interés… y algo más. 😉

  2. Creo que falta mucha estrategia y se hacen cosas a salto de mata y por instintos e inputs muchas veces erróneos. Véase obsesión de los clientes por estar en redes sociales. Es más fácil vender un servicio de presencia en facebook que email mkt.

    Al no haber estrategia ni plan de ventas es difícil encajar el email mkt porque ¿qué se vende y a quién si no se tienen ni bases de datos?

    Y así todo el rato.

    1. Igual habría que empezar por analizar la capacitación de quienes “venden” esos servicios de “presencia” (sin objetivos ni KPIs definidos, añadiría). Igual ahí encontraríamos parte de las causas de esta burbuja…

  3. El problema es de base creo yo, desde mi experiencia la mayoría de comercios online no tienen estrategia de marketing, esperando vender “por que sí”. Y dentro del marketing online, el email marketing es como la última opción, exactamente como dices “manda una newsletter de esas, que este mes las ventas van flojas”.

    Pero es que a veces ni eso, incluso con las ventas en 0 muchos se resisten a crear una estrategia de marketing por email, en muchos casos me parece curioso.

    1. Exactamente. En general la pregunta de “¿qué vas a hacer para que te descubran/encuentren?” suele quedarse demasiadas veces sin contestar. Y desde luego planificar una estrategia de contactos con objetivos y materiales definidos suele ser algo que ni se les pasa por la cabeza. Pero luego lo que “no funciona” es internet. Claro, claro…

      1. Creo que a la pregunta:

        “¿qué vas a hacer para que te descubran/encuentren?”

        Normalmente responden: Uy, pues para eso es la web / tienda online

        La web es todo, no hay nada más en lo que pensar, a veces ni siquiera en la propia web, que tampoco ha de ser tan “perfecta” para vender, na, quien esté interesado ya comprará

  4. He leído atentamente tu nuevo post y como siempre acertadísimo.
    Hoy para no repetirme me quedo con: Hay sudarlo, y sudarlo bien. Y para eso hace falta tiempo, interés… y algo más ツ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *