Adios, Juanito.

Hoy ya no has dormido en casa y todo es una mierda. Nunca está uno preparado para decir adiós a alguien con quien has compartido tantas cosas a lo largo de los últimos 10 años y medio. Cuando llega el momento es un mazazo en lo más profundo que te deja noqueado. Yo al menos no puedo – o no se – evitarlo.

Desde ayer ando medio zombie, encogido, con un nudo en el estómago y la cara húmeda, pero quiero hacer un esfuerzo y recordar todos los buenos momentos que hemos vivido juntos, y guardarte en mi memoria con una sonrisa, y no con la mueca de dolor de los últimos meses. Puta artrosis. Se acabaron los tranchetes rellenos de pastillas. Las gotas de los ojos. Las de los oídos. Se acabó el tener que cogerte en brazos para bajar al garaje, meterte en el maletero y llevarte al parque en coche para que, despacito, hicieras tus cosas, sin moverte más de 100 metros del punto de llegada, te llevara el tiempo que te llevara. Hoy ya no vamos a ver abrirse el día en el parque, en la sombra, dejando el tiempo pasar mirando a lo lejos, posando para la cámara, compartiendo esos silencios, contigo sentado bien pegado a mi pierna. Hoy no bajaremos a cerrar la jornada, a contarnos qué tal nos ha ido el día y a hablar – en tu caso a escuchar – de nuestras cosas. Hoy a mi día le sobran 2 horas que no las quiero. Porque están vacías.

La casa se ha quedado sin banda sonora (y sin ambientador). No te imaginas cuánto hemos echado de menos esta noche tus ronquidos y el sonido de tus pasos arrastrados por el parquet hasta el bebedero. Y lo que nos queda. Se me va a hacer muy duro abrir el maletero del tanque y verlo vacío, en lugar de verte a ti haciendo cabriolas, dándome la pata o ignorándome miserablemente, incluso girando la cabeza, como hacías últimamente.

Echo la vista atrás y recuerdo perfectamente el día que fuimos buscarte. Eras una bola de pelo, pero ya eras el más payaso de todos. Y así has seguido siendo hasta ayer. El eterno bufón. Fuimos Maria y yo a por ti. Tenías 2 meses recién cumplidos. Y ya eras guapo. Digno nieto de tu abuelo, campeón de campeones. A duras penas podías jugar con una zapatilla de María, que está claro que ya te venía la obsesión desde pequeño. Recuerdo tu primer baño en un rio, en Benasque. Tu primer día de juegos en la nieve, también en Benasque, tus paseos por Jaca, tus trotes elegantes por Donosti, bajo la lluvia fina, siempre con la cabeza alta y el culo respingón. Nuestras peleas con la toalla tras el paseo. Tus juegos con Killy.  Tus siestas al sol. Tu sordera selectiva, que sólo oias lo que querías. Esa capacidad mágica para aparecer a nuestro lado cada vez que abríamos la nevera a pesar de que prácticamente nunca te dábamos algo, pero tú nunca perdiste la esperanza. Tus miradas de reojo cuando te llamábamos, como valorando si merecía la pena mover el culo hasta nuestro lado o si era mejor seguir durmiendo. Recuerdo también tu temporada de perro IKEA, empeñado en redecorarnos la casa a base de morder muebles y paredes. Lo que no tengo son malos recuerdos tuyos.

Miro tus fotos – tengo cientos, a ver si cojo fuerzas y las ordeno algún día y las subo a tu álbum – y entre las lágrimas me aparece una sonrisa. Tú inauguraste mi instagram, que a partir de hoy va a ser una puta mierda sin tus poses.

Nos hemos quedado sin excusa para comprar pan. Porque yo creo que tanto Maria como yo, aunque no lo hemos dicho nunca expresamente, lo comprábamos en parte por ti. En casa dejamos de comer pan hace tiempo, y casualmente las últimas semanas siempre había pan en casa. Que, oh casualidad, se quedada duro y acababan siendo premios para ti. Espero que allá donde estés te sigan dando premios. Recuerda que hay que estar sentado para recibirlos. Esa norma es sagrada. Y que hay que ganárselos. Lo de las últimas semanas era la excepción, no perdamos las buenas costumbres.

No me quiero ni imaginar la fiesta que te ha debido de hacer Killy esta noche. De hecho creo que hasta le escuché ladrar ayer cuando te vio llegar, o quizás sean paranoias mías. ¿Ya te ha presentado a Hugo? ¿Y a Rasta? ¿Y a Bruna? ¿Y a Mika? Llevaos bien. Sed la manada que os enseñamos a ser. No seas muy cabezón. Ya, ya se que eso es imposible, pero inténtalo. En cuatro días serás el líder, yo lo se. No lo fuerces. Déjate enseñar. No dejes de jugar, de dar cariño, de investigar. De defender a los tuyos, de disfrutar. De hacer lo que te de la gana. De tomar tus decisiones. De valorar si las cosas merecen la pena o no antes de hacerlas. De confiar en los demás. De hacer grande la vida de todo aquel al que tocas. Porque eso es lo más grande que tienes, la mayor enseñanza que nos dejas, y nadie te lo va a poder quitar.

Supongo que con el tiempo habrá otro macho que usará tus cosas. No creo que aguantemos demasiado tiempo el silencio. La raza aún no está decidida al cien por cien, aunque hay muchas posibilidades de que acabe siendo algún primo tuyo. Si me deja Maria, le llamaremos Alfredo. Pero nadie ocupará tu hueco. Ese siempre seguirá con nosotros. Te echamos infinito de menos.

Da muchos besos por allí.

Vive!

L&M

Juanito

 

Lucas
Más de mi en

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Harlysta y esquiador. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.
Lucas
Más de mi en

31 thoughts on “Adios, Juanito.

  1. Lucas, mis condolencias. Los que no comparten tiempo con un perro quizás no lo acaben de entender, pero me imagino cómo estáis y lo siento. Un abrazo

  2. Preciosas palabras para Juanito, más que merecidas. Si algo te provoca un nudo en la garganta y emociona así, es porque son palabras que salen desde el verdadero amor y me puedo imaginar lo duro que es… yo tengo a mi gordito Otto, un yorkshire también cabezón, que escucha cuando le interesa… 6 años llevamos compartiendo todo, y no quiero pensar en el momento que te ha tocado vivir a ti. Mucha fuerza y lo siento mucho.

  3. Estimados Lucas y María.
    A las personas que nos gustan los animales y hemos disfrutado de su compañía, entendemos perfectamente este post.
    Se ha ido un AMIGO. Y lo pongo con mayúsculas.
    Ánimo. Seguro que estará en un sitio mejor, con esa manada que citas, en la que incluiría a mucho más; Lola, Archie, Tor y Pedo, etc…
    Te propongo otro nombre para vuestro futuro amigo: Ernesto.
    Abrazo fuerte.

  4. Al menos os queda el buen recuerdo de no tener malos recuerdos.
    Es muy duro perder a un amigo.
    Gracias por habernos permitido compartir parte de vuestra vida con Juanito.
    Un gran abrazo.

  5. Yo tengo a mi bulldog Trèvol de 9 años y os seguimos por FBK, todo lo que dices es el espejo de mi gordo, me duele en el alma la partida de Juanito y no puedo ni imaginar el dolor tan grande que se debe sentir, sólo de leer tus palabras hermosas siento que me falta el aire de imaginar que un día yo tendré que pasar por esto, os mando mucha fuerza para ese dolor, un abrazo.

  6. Qué duro es Lucas, ya estoy aquí a moco tendido leyendo tus preciosas palabras a Juanito, el primer perro que seguí en Instagram. Es muy triste, mucho; pero con los días sabrás llenar ese vacío con todos los buenos momentos que pasasteis juntos. Un abrazo enorme.

  7. Siento muchísimo la pérdida de Juanito echaré de menos sus comentarios y fotos en facebook yo hace tres años perdí a mi gordo se llamaba Yang y creo que esta raza es super especial Juanito me recordaba mucho a el pero estoy segura de que ahora serán amigos. No creo que nada de lo que te digamos te haga estar mejor porque solo los que tenemos o hemos tenido perros sabemos que no son perros sino uno más de la familia pero solo te diré que yo por desgracia dolo pude disfrutar de mj Yang cuatro años se me fue muy pronto aunque no me he podido sentir más identificada con tus palabras ” no tengo ni un recuerdo malo de ti” porque yo de mi gordo tampoco tengo ni un solo recuerdo malo. De irte que has podido disfrutar de el 10 años y que tengo claro de que el ha sido inmensamente feliz a vuestro lado y que se lleva muchísimo amor porque eso se ve con tus palabras pero recuerda que el seguirá contigo en tus recuerdos y creo que aunque ya no esté contigo de una manera física creo que el seguirá siempre a tu lado. Se que nada de todo esto te consuela porque te entiendo perfectamente lo que sientes pero puede ayudar y piensa que había mucha gente que queríamos a Juanito y por lo menos en mi caso se nos va un amigo. Yo ya lle he dicho a Yang que este con el y que se quieran mucho que estoy segura que lk harán. Un abrazo enorme.

  8. Qué texto tan bonito… Lo siento, Lucas. Pero estoy segura que Juanito ha sido un perro plenamente feliz gracias a vosotros. Si me permites sugerir algo, te recomiendo que la próxima vez adoptes. He adoptado a dos seniors (10 y 13 años), y es lo mejor que he hecho nunca: http://lasnegris.tumblr.com/

  9. Mis condolencias y la sonrisa que me has sacado leyendo sobre Juanito y recordando lo que hace mi Rufo. Parte de la familia. DEP.

  10. Hola Lucas! No te conozco, he visto tu post a traves del face de un amigo y me he emocionado con tus palabras. Los que vivimos con animales entendemos el vacio que dejan estos peludos. Solo como consejo, porque no te pasas por una protectora. Seguro que Juanito se siente muy orgulloso de que salves una vida. Muchos animos!!!!

  11. Hola Lucas!! Al igual que otros, he leido tu post porque un amigo lo tenía en su muro, me has hecho llorar en el trabajo, frente al ordenador…mi perro se llama Tuco y aún no tiene los 6 meses, ya no soy capaz de imaginarme la vida sin él y cuando llegué será horrible…..no creo que Juanito pudiera tener a un dueño mejor que tu y tu chica que tanto lo habéis querido.

  12. Os acompaño en el sentimiento. Mucha fuerza, aunque de todos modos, por la vida que habeis tenido juntos, no dudo que el os la seguirá dando.
    Tu relato describe practimante la Historia de nuesteo Sumo…y te aseguro como bien intuyes, que las lagrimas dejaran paso a las sonrisas, en cada recuerdo.
    Lametones de Pat y Ares…los gordos que llegaron después.
    Fuerza.

  13. Lo siento muchísimo Lucas…. Maravillosa compañía cuando les queremos de verdad. Un fuerte abrazo a todos en casa. Que nunca se pierdan tus recuerdos con el.

  14. Un texto conmovedor Lucas. Seguro que Juanito está con sus colegas y seguro que está danzando como un bailarín. Soy @Wanderlustsanz en Instagram y echaré de menos los selfies de Juanito…

    Para cuando decidas un compañero para jugar con los trastos de Juanito, el nombre me parece fenomenal 😉

    Un abrazo y Paz.

  15. Seguramente sólo aquellos que tenemos perro somos capaces de entender al 100% estas palabras de dolor, pero también llenas de humor y de amor hacia el bichín que comparte vida, sueños y desengaños con nosotros. Fíjate si es importante para mi Lola que hasta mi blog se llama así y hace tiempo que la gente nos confunde. ¡Qué cosas la vida al lado de los nuestros! Un abrazo fuerte, tan fuerte que recomponga, un abrazo como el que yo necesitaré cuando pase por este trance.

  16. ¡Qué carta y homenaje tan bonito! Pero confieso que no he podido terminar de leerla pq me ha dado un ataque a llorar. Siento mucho la pérdida, sé que es muy doloroso. Yo perdí a la mía con solo dos añitos :-(. Seguro que Juanito fue un perro muy feliz.

  17. Solo decirte lo mucho que lo siento, no tengo palabras para expresar mis sentimientos, ya se que no es mucho consuelo pero yo he tenido entre diez o más.
    El último un pastor belga con 16 años.
    No he vuelto a tener más.
    Un fuerte abrazo.

  18. Ánimo Lucas!

    Mucho amor se lleva tu perro… seguro que se reencarna en una bellisima persona…

    Tus amigos tienen suerte… hasta los de facebook… eres atento con quienes que te siguen…

    Paz!

  19. Emotivo, inesperado, doloroso y reconfortante.

    Emotivo, pues por lo evidente, es todo un homenaje a todo un amigo y compañero de vida.

    Inesperado, hacia tiempo que no me metia en tu blog, y el post me pillo con las defensas bajadas….

    Doloroso, aquí junto emotivo con inesperado, afloro la lagrimilla. Yo todavía no vivi el trace de decirle adios a una mascota; aunque ese termino no les hace justicia, el de mascota digo; si así hubiese sido, habrian caido lagrimones de los gordos.

    Reconfortante, la idea de tener compañeros como Juanito que nos llenan tanto y nos permiten vivir ese amor incondicional bidirecional es cuanto menos reconfortante, aun en los momentos dolorosos de las despedidas.

    Espero que Juanito este en un lugar mejor, oliendo buenos culos y disfrutando de la buena vida como la que seguro os disteis mutuamente.

    Saludos!

  20. Llego ahora a tu post. Tarde, fiel a mi estilo.
    Lo siento muchísimo
    Es extraño cómo sientes como propios los momentos que completos extraños comparten sobre sus animales. Al final no son tan diferentes y a nosotros nos hacen sentir únicos. Cuando estoy en el vete durmiendo a un animal siempre me queda la duda de si habré podido darle 1/5 de tooooodo lo que él me ha dado a mí. No dudo pero que nada que Juanito ha sido más que correspondido.

    Un abrazo inmenso a la familia. Y ánimo. Sòlo podemos llorarles. Además, lo merecen.

  21. Bufff!! Tengo tan reciente la pérdida de dos de mis peludos que no he podido evitar las lágrimas al leer tu escrito… Cuanta razón que tienes… su espacio nada lo puede llenar. Y aunque te aferras a los buenos momentos, al consuelo de haberle dado una buena vida, etc, etc… te queda un vacío difícil de superar. Yo también creo que están en algún lugar, esperándonos. El cielo no sería cielo sin ellos. Un abrazo muy fuerte y muchos ánimos!

  22. Estimado Lucas,
    Estoy conmovido. No se como expresar el sentimiento que me ha generado esta desafortunada noticia.
    Lo siento mucho sinceramente.

    Conozco el dolor de perder a un gran amigo; de esos que nos esperan en la puerta de casa con hambre y alegría y que llenan nuestros dias con graciosos momentos y bonitos recuerdos.

    Echare de menos las Selfies de Juanito y lo recordaré como ese gran personaje de cuatro pata, gracioso y agradable cuyas fotografias de Instagram en Twitter dibujaron sonrisas en mi cara.

    Animo, Lucas. Animo y mucha fuerza.
    Un abrazo,
    Jeremias

  23. Lo siento mucho Lucas.
    Mientras estaba leyendo, he girado la cabeza para mirar a Kobe y pensar cómo me sentiré cuando falte (se acerca a los 15 años y le pasa de todo…). Bueno, no quiero imaginarlo, sólo quiero pensar que “ese día” podré suscribir cada una de tus palabras.
    Espero que Juanito lo acepte en su pandilla.
    Un abrazo

  24. La verdad es que me he sentido identificada con cada una de tus palabras, tengo dos bulldog inglés, Oli y Nuva, a los cuales adoro, así que te entiendo perfectamente.Lo siento mucho y me encanta que hayas hecho este post. Aprovecho para decirte que admiro tu blog.
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *