¿Que Twitter ha muerto? Vosotros fuisteis su muerte

Que quede claro que en ese vosotros me incluyo, pero no quería que la realidad me estropeara un buen titular, y además así añadía una pizca de link baiting al tema, ya perdonarás.

Si, como muchos dicen, Twitter está dejando de molar, es básicamente porque nosotros – o al menos lo que en Twitter volcamos – estamos dejando de molar también. Una plataforma no es ni mejor ni peor que otra. A una plataforma le hacen buena sus usuarios y sus contenidos. ¿Acaso Tele5, la cadena, es peor la que La 1?. No, es igual, lo que le hace pestilente es su programación.

Llamadme abuelo cebolleta si queréis, pero recuerdo que cuando yo me abrí mi cuenta (Jul’09, que tampoco es que yo fuera un súper-pionero) Twitter era una presencia constante en mi dia. Tanto porque yo volcaba ahí muchos más detalles de lo que hacía, veía o leía, como porque no tenía reparos en decir “en tweet alto” mi opinión de muchas de las cosas que pasaban por delante de mis ojos. Y como yo, la mayoría de la gente a la que seguía, lo que hacía que surgieran constantes intercambios de opiniones, que a su vez permitía que nos conociéramos, aunque fuera virtualmente. Ahora en cambio, casi no tuiteo, y cuando lo hago, son enlaces a artículos que me han parecido interesantes. Y Twitter, sin frecuencia, realmente pierde efectividad, al no contar con algoritmo que de permanencia a lo publicado, como ocurre en Facebook

¿Dónde quedó el mostrarnos sin esperar nada a cambio? El publicar por el gusto de publicar, de compartir, de iniciar una conversación con “el mundo“. ¿O es que con los followers llegan las vergüenzas? ¿o quizas es sólo un falso “pensamiento estratégico” el que nos hace comportarnos así? Porque yo lo veo en mi mismo, pero también lo veo en mucha de la gente a la que sigo. Entiendo que si tuiteamos menos – al menos los “vieja escuela” – es también en gran medida porque trabajamos más. Afortunadamente. Pero creo entrever también que nos volvemos más prudentes porque tenemos más que perder. Ahora tenemos de followers a clientes, a competencia, a potenciales clientes…

Curioso ciclo este! Porque no creo decir ninguna tontería si digo que muchos estamos hoy donde estamos por esa fase previa de “exhibicionismo” que vivimos, que nos permitió ganar una cierta visibilidad. ¿No es en cierto modo hipócrita – y hasta injusto para con la herramienta – el comportarnos así y encima echarle la culpa a la herramienta, diciendo “que no va“? Es como el que, sin llevarlo nunca, se disfraza y se pone traje para ir a ver a un cliente, como si eso les hiciera más listos, o más respetables. Nunca he creído en eso. De hecho, he conocido a más seres despreciables trajeados que de otro tipo. Parafraseando al gran Sho-Hai, valoro el talento no las pintas, so memo.

¿Realmente mostrar más de nosotros mismos nos podría afectar en lo profesional? Yo creo que no. Pero si que creo que ahora estamos todos demasiado volcados en las fases centrales del funnel – todos buscando la conversión – y nos olvidamos de que hay más gente que no nos conoce (y que nos podría interesar que lo hiciera) que gente que nos conoce. Creo que todos, personas y marcas, deberíamos hacer más esfuerzos en las fases previas del ciclo. Más conversación y menos (obsesión por la) conversión. En lo que las redes destacan es en las fases superiores del funnel (Awareness, Attention) y en las posteriores (Retention, Referal), y por supuesto en llevar tráfico a donde sea que deba cerrarse la transacción (web, blog, tienda…). Pero no deberíamos nunca perder es punto de cercanía y proximidad que te da la interacción. Para mi ese es el punto clave que lleva a la conversión y a la fidelización. No convirtamos Twitter en un mar de enlaces gestionados por robots.

Me da la sensación de que se está repitiendo la historia del off. Hemos vivido unos años de buenismo, de dar sin pedir, de enseñar, de compartir, y ahora estamos volviendo precisamente a aquello de lo que veníamos huyendo. Del por el interés te quiero Andrés. Del Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como. Del pasa por caja.

Si esa sensación fuera cierta… mal vamos. Porque estaremos cayendo de nuevo en el “porque yo lo valgo“, y no maximizando las posibilidades del canal digital. Un canal que nos permite ampliar nuestro alcance hasta limites antes insospechadas. Que nos permite construir una audiencia adecuada a nuestros intereses, principios y valores, en lugar de ser nosotros los que nos adaptemos a la corrección del no mostrarnos para no molestar a quien con tanto esfuerzo hemos conseguido “captar“. Aunque claro, para eso lo primero sería tener intereses, principios y valores, y además tener la valentía de hacerlos públicos. Y quizás eso suene a demasiado trabajo y demasiado difuso para algunos.

Yo por mi parte hago el firme propósito de volver a ser más activo en Twitter, que le tengo cariño al pájaro azul, coñe!

A ver lo que duro…

Paz!

L.

PS.- Obviamente, como casi todo en este blog, lo que aquí digo no deja de ser una opinión personal, y muy sesgada, porque está basada en lo que yo veo, vivo y pienso. Como eres inteligente, tómala con pinzas y construye la tuya propia.

PPS.- El título del post no es si no una variación del ¿Hip-hop is dead? Vosotros fuisteis su muerte, que rapeaba Agorazein en su I can’t get it out.

Lucas
Más de mi en

Lucas

En mi DNI pone que me llamo Lucas, aunque en Internet se me conoce más como CalvoConBarba (por razones obvias, como puedes ver en la foto). Trabajo en mi propia empresa como consultor freelance, ayudando a empresas y marcas a mejorar sus mensajes y procesos, para (re)conectar con sus clientes en los nuevos entornos sociales. También imparto formación de Marketing, Comunicación y Social Media, y de vez en cuando me podrás ver encima de un escenario de presentador, ponente, o moderador de alguna mesa redonda en algún evento de esos sectores...
Lucas
Más de mi en

45 thoughts on “¿Que Twitter ha muerto? Vosotros fuisteis su muerte

  1. Buenos dias Lucas .

    Yo no soy tan Twittero como ” los de la vieja guardia ” es mas ,solo utilizo Twitter para informacion y formacion, estoy totalmente de acuerdo con lo que tu comentas , pero creo , ademas , culpa de que le dediquemos menos tiempo a Twitter es que tenemos otras redes quizas mas interesantes , entretenidas y que nos aportan mas , Instagram es un claro ejemplo .

    Otra de las causas posibles es que los usuarios tenemos un tiempo limitado para usar en redes y cada vez hay mas y no paran de nacer nuevas…

    ¡¡Gracias por el post¡¡

    Un Saludo desde el Pirineo .

    Chema

    1. Indudablemente el hecho de que haya otras muchas redes penaliza, pero si otras triunfan a costa de Twitter… es que algo no están haciendo bien. O la plataforma que no sabe aportar ese “algo más”, o que nosotros buscamos otra cosa que no puede darnos. No se si me explico…

  2. Hola Lucas,
    Interesante Post.. Impactante Titulo. !!

    Estoy de acuerdo contigo.. TW se esta convertiendo en una Nerwork de Bots, con carencia de personalidad y poca interacción.. es cada vez más un deposito de Links. Creo que la limitación de caracteres puede ser la causa de esta evolución.

    Aunque creo que con la proliferación de Apps y Redes Sociales, aun existen muchas personas que “vamos” (y me incluyo) un poco atrasados en la adopción de Redes. Creo que mientras otros dejan de usar el Twitter, nuevos usuarios empezaran darle usos diferentes (y me imcluyo).. personalmente creo que sigue siendo una buena fuente Leads y de Información (media), pero cada vez más pierde su esencia como “Red Social”.

    Un abrazo

    1. A mi me sobran bots, automatismos, contenidos duplicados, ruido… y me falta tiempo para construirme “mi twitter”, filtrando bien usuarios y temas. Supongo que es consecuencia de la velocidad de los tiempos actuales

  3. Sí, tuiteamos menos. Y seguro que algunas de las razones son las que comentas tú, pero creo que en mi caso pesa más el hecho de ver cómo se ha automatizado todo y el autobombo y el spam y la creación de una marca personal (zzzzzzZZzzzz).
    No me quiero lavar las manos, que seguro que todos tenemos parte de culpa en esto, como bien dices.
    Pero me abuuurre, me desilusiona y me cansa ver este tipo de prácticas. Y tengo dos opciones: leer solo por listas info que sí me interesa e interactuar lo justo, o comenzar a despotricar y hacer unfollows masivos… De momento, me mantengo en la primera postura 😉

    Y me he refugiado más en Facebook. Supongo que serán rachas.
    El tiempo lo pondrá en su sitio, como las relaciones 😛

    Besooosssss

    1. Pero es curioso que cada vez veo más y más interacción en FB, incluso entre ese grupo al que me refiero sin nombrar de gente que estabais allí cuando yo llegué. Y según dicen FB tampoco funciona… Ay, ay, ay, a ver si es que ninguno nos enteramos de la misa la media !! 😉

      1. Pensaba que hablábamos de perfiles personales, no de marcas; y yo ahí no busco interacción, sino sentirme cómoda sin ser espameada todo el tiempo, entre otras cosas.
        Pero lo dicho: supongo que pasará. Espero

  4. Hola Lucas,

    Comparto contigo la opinión del artículo. A mi Twitter también me sirvió muchísimo en su día para posicionarme en mis sectores y ahora lo uso de manera casi residual. Creo que parte de la magia de los primeros años era esa mezcla de vida profesional y personal; todos andábamos haciendo redes de contactos, tratando de mostrar nuestro talento o conocimientos pero también hablando sobre nuestros gustos y pasiones libremente.
    Eso en parte su ha perdido, como bien dices, por “postureo profesional” pero creo que también ha tenido mucho que ver la masificación de esta red; antes, tu lista de followers era como una gran familia con la que sentías que podías hablar con confianza y un hastag no suponía grandes líos. Ahora, muchos nos lo pensamos dos veces antes de dar qué opinión porque nos aburre que trolls, fanáticos políticos y descerebrados empiecen a buscar polémica o a insultarnos. Twitter se ha frivolizado mucho en cuanto a que vale opinar de todo disparando con ametralladora sin parar a pensar si hay fuego amigo o bajas civiles… y eso a muchos twiteros clásicos nos aburre porque es lo contrario de la conversación libre, amena e inteligente que había antes.
    Si además sumamos la aparición de otras redes posteriores que, como instagram, han atrapado mejor el ámbito de vida personal, pues el resultado es este Twitter más descafeinado y “de vendedores” que tenemos ahora.
    Gracias por el post y un saludo!

    1. Supongo que también hay una parte de pereza de crear listas bien definidas, y que una vez que sigues a demasiada gente… ya es inmanejable. Es como G+, buena idea, buen concepto, pero ¿ponerme a ordenar gente en círculos? No way. Que le jodan a la red. Bye, bye!!

  5. Coincido con Javi Jaurégui. Yo también tuiteo menos y no es tanto por los bots y los spams (y por el postureo gurupollil) sino sobre todo porque el número de descerebrados se ha multiplicado por mil. Y también porque ahora, muchos tuiteros, en lugar de contar su vida o compartir conocimientos, se vuelcan en la loca carrera de ser los más ingeniosos, lo que genera mensajes forzados, vulgares, y tremendamente aburridos. Y ya ni te cuento cuando, por cuestiones profesionales, tengo que navegar en terroríficos timelines llenos de afirmaciones sobre Mujeres, Hombres y Viceversa…
    Por poner un ejemplo. Cuando hubo la huelga de controladores aéreos recuerdo que casi pasé la noche sin dormir enganchada a Twitter. Intercambiábamos información entre periodistas, nos contábamos que decía una u otra radio, publicábamos detalles que nos llegaban de la web o de otros usuarios. Fue un subidón de noche tuitera. Si ahora sucediera algo así, en lugar de ese flujo de información estoy segura que el timeline se nos llenaría de frases pseudograciosillas, humor negro, memes, y trolls radicales lanzando odio hacia uno u otro lado. Y la verdad, da mucha pereza dedicar tiempo a la megalomanía de los demás.

    1. Muy cierto, pero es si nos empeñamos en seguir consumiendo “el TL”, ese ente genérico amorfo formado por todo lo que publican el excesivo número de personas a las que seguimos. Si por contra nos construimos listas… voilá, la vida vuelve a ser bella! Pero es que da una pereza…

    2. Cuánta razón Beth, yo creo que has dado en el clavo. El problema de Twitter son los descerebrados y la competición por crear chascarrillos de 140 carácteres “ingeniosos” y “divertidos”.

      Ahora mismo yo veo en Facebook una mayor facilidad para compartir y debatir contenidos de calidad y para distinguir claramente entre las aportaciones de los amigos y familiares, de los creadores de contenidos, de los conversadores, y de los trolls.

  6. Hola Lucas, la verdad es que tengo similares sensaciones y experiencia a la tuya con Twitter.

    Hemos vivido distintas fases en twitter y quizás estamos en una de una cierta madurez que hace que pierda bastante de aquello que nos atraía a los que llevamos desde más tiempo atrás.

    Aunque no lo mencionas, creo que tampoco ayuda nada los muchos cambios que han ido introduciendo desde la salida a bolsa, han perdido por el camino buena parte de lo que a esta red la hacía diferenciarse del resto para hacerla monetariamente rentable.

    1. Tú crees que los cambios han afectado? Yo no creo que hayan tenido tanta influencia, quizás es más que otras redes han sabido atraernos más y vemos más retorno (no me refiero al económico, sino al conversaciones o al refuerzo del like) y por eso hemos migrado hacia ellas.

  7. Opino igual.

    A la gente le gusta el postureo.

    Hay estudios q afirman q las marcas felices (en vez de criticas) atraen mas. Pero igualmente una marca (personal, por ejemplo) que solo habla de sus logros no mola, ya que no comparte aprendizajes.

    1. “El único ombligo que debemos mirar es el de nuestros clientes.” Esa frase la puse en la web de ceconbe, y me cuesta horrores hacérselo comprender a algunos clientes. Tu edificio, tus “logros” y movidas internas… para ti! Eso no interesa.

  8. Hace mucho que ni entro. Quizás vuelva a twittear cuando twitter pida unos mínimos de ortografía correcta, cultura, ironía/humor y saber estar. Se me cuelan demasiados retuits que duelen los ojos solo verlos. Antes molaba porque todos esos requisitos se cumplían en su mayoría. Ahora ya no sabes si estas leyendo twitter, twenty o una transcripción de Sálvame y de Hombres Mujeres y Viceversa simultáneas…. Lo que hace que lo que te interesa leer sea menos visible (por falta de tweets interesantes o por exceso de tonterías). Y todo ello te quita las ganas de twitear…. Quizáz habría que buscar un “Twitter alternativo” con restricciones de entrada (aunque me llaméis clasista)…

  9. Tu 1er PS. confirma y demuestra todo lo que dices en tu post. Pánico a que las hordas irracionales de las redes sociales se nos echen encima, escusandote por ser tu mismo.
    Ser políticamente correcto está matando twitter y facebook cada vez más , todo artificial, estrategia y publicaciones prefabricadas. Opinar supone exponerte, y eso cada vez mola menos ya que hay más espectadores y la estadística se impone, a más audiencia el nº de gilipollas se incrementa y eso ya no mola. Se nota en la calidad de las publicaciones y la falta de interés que se está creando sobre lo de los demás, solo estamos pendientes del éxito de nuestras publicaciones.
    Buen post.

    1. Eso he hecho y, si el contador no funciona mal – que todo pudiera ser – otras 155 personas también lo han hecho. Al menos hasta ahora que estoy escribiendo esto 😉

  10. Buen post y buena reflexión. Creo que lo que se habla del fin de Twitter es una percepción, aunque si que se ha perdido parte del halo que significaba ser tuiter. La verdad es que antes ser tuitero suponía ser un poco rarito o friki, y ahora cualquiera se hace una cuenta y posturea hablando de sus series preferidas, su fixie, sus grupetes de moda y la macedonia de frutas (gin tonic, lo llaman) los viernes por la noche.
    Estoy de acuerdo en casi todo, creo que muchos cuando empezamos en Twitter (yo septiembre 2009), teníamos otra forma de ver la herramienta, más que nada por tema de que nos estábamos haciendo a ella, aprendiendo de ella (y ella de nosotros, que también) y nos sentíamos un poco inseguros, y nos apoyábamos en la camaradería de otros locos que estábamos en Twitter(los locos que empezaban).
    Como ahora ya somos usuarios más avezados, creo que esa camaradería sigue existiendo, pero menos. Y presuponemos que todos los usuarios tienen un nivel avanzado. En cuentas de marcas eso implica que presuponemos que los usuarios que nos siguen son prescriptores, y nos olvidamos de atraer y convencer.
    Con lo que respecta a ser más reservado en opiniones y temas, yo cada vez lo miro menos, sí que estoy menos en Twitter, pero creo que la base del éxito es mostrarse tal cual es uno, y que no se puede caer bien a todo el mundo. No pido a un cliente que me siga, pero si lo hace, puede que le guste lo que vea o no.
    Esta es mi (también) sesgada opinión. 😉
    Saludos!!

  11. Buen dia Lucas 🙂

    Pues a mi Twitter nunca me ha terminado de gustar, que le voy a hacer… Me irrita mucho su aparente falta de censura previa, lo que permite que contenidos pornográficos de todo tipo campen a sus anchas en los timelines. Creo que esto la va llevando por el camino de la amargura publicitaria. En lo personal, para “postureo” prefiero Facebook o Instagram, que es donde ademas se refugia mi entorno social. Para mi Twitter se ha convertido en un buen sitio para buscar información de social media u otro tipo de noticias, pero no para interactuar. Creo que es una red social en crisis. Su momento de gloria ya ha pasado.

    Un saludo!

    1. Pues yo he debido ser tonto toda mi vida. Ni me ofrecieron nunca droga a la puerta del colegio, ni ahora veo porno en mi TL. ¿Qué estoy haciendo mal? xD

      1. No entiendo tu respuesta. ¿Pretendes ser sarcastico conmigo?. En fin, en base a mi experiencia personal sólo expresaba mi experiencia.

        Que te vaya bien

  12. Francamente opino como tú. En sus inicios, la mayoría empezamos como locos a compartir de todo por todas las redes que pillábamos.
    Sin ser yo ningún experto, me las arreglo como puedo, y, de momento sigo haciéndolo. La cuestión es que cuando ha aparecido el tema de la “marca personal”, “reputación digital”, “reclutamiento 2.0” y demás, todas estas redes se han ido convirtiendo en espacios de captación de seguidores (como si del Flautista de Hamelín, se tratara) para posteriormente, incrementar tu “caché” por apariciones, conferencias, artículos, libros y vaya usted a saber. Y si se hace por eso (¡Ojo! no digo que todos lo hagan) es cuando la posibilidad de compartir, de co-crear, se esfuma. Y como tú bien dices, nos la hemos cargado nosotros.

    1. Pues un poco si, eso es lo que digo. Demasiada gente molaba -) se hizo popular -) ha dejado de molar para evitar dejar de ser popular. Es un poco paradoja, no? Si precisamente lo que te hizo popular es ser tú… no dejes de ser tú ahora que lo eres! En fin. El ser humano y sus egos…

  13. Buenas noches.
    La verdad si lo pienso bien, hoy mejor no opinar, muchos son los comentarios.
    Solo deciros que solo utilizo twitter y tan contenta, aquí pasa como con televisión, no estamos
    obligados a ver todo lo que echan, tenemos dos opciones: apagada y un mando para buscar aquello que
    más nos satisfaga.
    Todo un éxito tu post. Muchas felicidades.

  14. Hola!
    ¿Dónde hay que aplaudir? Me encanta el artículo, hace poco leía a Delia en El Mundo hablando de lo mismo, de que ya no tenemos “autoridades” interesantes a las que seguir porque quienes copan nuestro TL son quienes más actualizan… y no necesariamente con el contenido más útil. Es como la historia de la mentira que, de repetirse muchas veces, se vuelve verdad. Os dejo el link de Delia para completar 🙂
    http://elpais.com/elpais/2015/08/21/opinion/1440168769_222633.html
    Gracias!

  15. Buen post! Tanto que he tardado horas en escribir el comentario prometido 😉

    Últimamente todos hablamos/hablan/habláis del final de Twitter: desde la salida del pobre Costolo, parece que meterse con ellos es gratis. La leña, el árbol caído… Ya sabes.

    Comienzo diciendo que comulgo con tu visión y tu post pero… Creo que ambos estamos muy sesgados: somos usuarios tipo de un muy muy pequeño subgrupo de usuarios. No sé ni qué nombre ponernos, pero el fenómeno que cuentas corresponde al usuario pionero-semipionero (yo entré con una cuenta “fake” a finales de 2008, y me puse medio en serio, por decirlo de alguna forma, en enero de 2009), que lo usaba de una forma semi-profesional y que en muchos casos… Acabó dedicándose al mundo del marketing digital y las redes sociales. Muchos usuarios de Twitter de 2006 – 10 se corresponden en gran parte con ese perfil… Al menos los que nosotros veíamos en quedadas, charlas y congresos. Era como un IRC en plan business y con ínfulas de consultoría de comunicación.

    La mayor parte de la gente siempre vivió alejada de ideas locas como tener más de 100 seguidores o publicar más de 1 tweet en su vida. En su día usaba este post de Jesús Encinar para cursos (ojo, ¡2010!) que todavía muestro a veces a modo de arqueología digital: http://www.jesusencinar.com/2010/02/twitter-se-parece-mas-a-un-medio-de-comunicacion-que-a-una-red-social.html

    Con datos como:
    “el 75% de los usuarios habían realizado menos de cuatro tweets en su vida”

    Me suena que algunos estudios más recientes han confirmado datos similares…

    Por un lado creo que el problema que detectas en Twitter, más allá de sus problemas “gordos” a nivel corporativo, evolución de usuarios y demás, tiene más que ver con tu red: tú, los usuarios que sigues y tu red habitual ha acabado agotada de Twitter. Ahí me puedo incluir: todos cada vez twitteamos menos, cuando lo hacemos son cada vez más enlaces automáticos, menos humanos y nos mojamos menos. Porque como dices, todos tenemos clientes, amigos, compañeros,… No queremos que nos vean tanto, en según que ocasiones y diciendo según qué cosas.

    Por el otro, están los problemas “gordos”, los serios. No pasaría nada si ese subgrupo de pioneros y semipioneros nos aburriéramos y pasáramos a… ¿Google Plus? jajaja, ¿Diáspora? ¿QUORA? ¿Forocoches? ¿Al bar? Da igual. Twitter podría vivir sin ese subgrupo de animados “expertos” (aunque al final seamos buena parte de los que invertimos en publicidad jeje), pero el problema real de Twitter es que no ha sabido cautivar al usuario medio, que nunca lo terminó de entender. A pesar de las inmensas mejoras y rediseños, la gente se aburre y no lo usa. Y el dinero publicitario… Se va corriendo a Facebook y a otros.

    El problema de Twitter es salir del mix que utilizan las marcas y agencias. Un futuro de cuentas corporativas sólo Facebook + Instagram, o con un whatsapp para pedir pizzas pero el Twitter… ¿Para qué? ¿Gastarme en publicidad en Twitter? Paso.

    Con un crecimiento en usuarios nuevos estancado, nuevas generaciones corriendo en masa a cualquier otra cosa (¿Snapchat? ¿Whatsapp?) y sus usuarios tradicionales pasando cada vez más, con más marcas “conversando” y menos personas haciendo caso, con más contenido generado por bots y programado con el buffer, con spam en cada trending topic (que cada vez son más fáciles de generar, en cualquier #TcDesayunos lo sacamos sin querer)… ¿Qué queda en Twitter? ¿Periodistas publicando notas de prensa? ¿Grandes eventos en directo? ¿Cuentas de humor sarcásticas que la gente ve sin logarse?

    Ojo, que exagero un poco. En parte porque “mola”, en parte porque creo que hemos sido muy cariñosos con Twitter hasta ahora. Pero no olvidemos: más de 300 millones de usuarios activos. Un crecimiento del 15% respecto al año pasado… Cualquiera diría que hablamos de Picotea (no sé si lo llegaste a usar jeje): pero en la economía parece que si no consigues ser el primero, como mucho el segundo… No cuentas. Es lo que tiene.

    Sin que parezca spam, he charloteado y leído mucho sobre esto en lidertarios, por si te interesa echar un vistazo (hay comentarios muy buenos, no los míos, claro):

    http://lidertarios.com/t/que-sera-de-twitter-crecimiento-estancado-y-exceso-de-ruido/126/65 (los datos vienen de un post que enlazó fpelisse al final)

    http://lidertarios.com/t/y-si-twitter-deja-de-ser-el-pulso-del-mundo/399/22

    Si te interesa invitación me dices!

    P.d.: Tenía que haber escrito un post en mi blog (que toca!) para responder. Pero para la próxima.

  16. Ovbiamente, lo ha clavado usted, Mr. Fanego, lo cual me congratula con el género humano. Es exactamente eso lo que pretendía decir, y que está claro que no he sabido expresar.

    Asumo mi/nuestra condición de subgrupo minúsculo e irrelevante – por mucho que en parte cierta parte de ese grupo de usuarios fueran/fuerais quienes dierais parte del impulso y visibilidad inicial a la herramienta, bien por uso propio, bien por implantación en clientes – y simplemente digo que ese perfil cada vez me cuesta encontrarlo más, bien porque ese perfil ha evolucionado en estos años, como es lógico, bien porque me temo que ya no es en twitter donde “juega”.

    Por supuesto que el hecho de que comparar el panorama de redes actual con el pre-2010 no es justo, básicamente porque estamos comparando universos, tanto en oferta de canales como de numero de usuarios, radicalmente diferentes. Peras y manzanas, que diría Dña. Ana.

    Y también está claro que es muy difícil construir algo tan universal en appeal como whatsapp o el sms, pero es que realmente el potencial lo tiene twitter… si los usuarios nos tomáramos la molestia de filtrar los follows y ordenarlos en listas por intereses. Pero claro, si la agenda de nuestros móviles es un sindios… cómo puede alguien pensar en ordenar los follows en listas!!?? Y ya no te digo nada de crear circulos, no way!!

    Supongo que será el ciclo natural de adopción y uso de tecnología, qué se yo. Nos vemos en Ello! xD

  17. Yo soy rarita hasta en esto: no me molesta casi nada de lo que llega a mi tl y no soy de las personas más selectivas del universo a la hora de follows. Sí tengo el MUTE + BLOCK MUY fácil, y con eso me evito ver cosas que me dan igual e incluso me molestan. Faltas de educación (nada que ver con ideologías), de expresión (no sólo de ortografía), wanabeedismo (qué malos consejos han dado ciertos “influyentes” en “marca personal” y eso sí que llega a mi tl) y este tipo de cosas que hacen que ciertos timelines puedan ser cansinos. Sois muchos los que os quejáis de esto, pero es que en pocas redes es tan sencillo dejar de ver lo que sobra, molesta, desagrada o ofende.
    Obviamente no es lo mismo esto ahora que en Diciembre de 2008 cuando arranqué. Gracias a que éramos 9 conocí a Dani Seuba, a Genís Roca, a Titonet, a Eva Snijders, a Miguel del Fresno, a Jordi Graells, Arati, Manel Muntada, Olga Herrero, Anna Cabanas… Tengo unos maestros excelentes de los que sigo aprendiendo estén o no en twitter… Ahora aprendo de otra gente. Cosas diferentes de las que aprendí hace casi 8 años (joer!) y no me importaría nada aprender otras cosas de gente diferente dentro de 8 años más.
    Creo que lo que más ha cambiado es la consciencia de la exposición, también que hay más sitios donde expresarse. Pero lo que más noté antes de chapar facebook fue que sí, que la interacción en facebook crecía. Pero en mi caso no era por un tema algorítmico, sino porque mi comunidad empezaba a expresar públicamente pensamientos que no expresaba antes, políticos, religiosos o simplemente, comentar noticias cuando antes no se hacía. Era más como mi tl de twitter. Y tontadas, claro, que es lo que más echo de menos.
    Pero lo dicho: sí, la plataforma la hacemos nosotros. Nosotros somos responsables de lo que emitimos. Nosotros somos responsables de ser más o menos interesantes, pero dos cosas: no somos el centro del universo, no nos molemos tanto. Segundo la pípol es libre de seguirnos o no, y nosotros somos libres de seguir o no a un usuario.
    Y twitter no está al margen del uso de otras plataformas. Tengo la hipótesis de que nos cansamos de todo. Facebook (el muy cabrón) cambia continuamente para no envejecer. Twitter no. Y no sé qué será más efectivo. Facebook cree que piensa por nosotros y eso no sé si es algo que a la larga nos importe más o menos que que las cosas duren poco.

    Yo sigo encantada con mi inmenso timeline y mi block fácil. Y, eso sí, sin compromisos de síguemenomesiguesnomesigasnotesigoporquenomesigues…

    Larga vida al efímero twitter! De nosotros depende cómo lo usemos, lo que queremos ver o no ver.

    1. Al final la clave es la comentas en la última linea. Twitter es tan maravilloso o desastroso como nosotros lo construyamos. Siempre digo/decimos que hay tantos twitters como tuiteros, porque cada uno nos construimos la experiencia a nuestra medida. El problema – como con los huertos, por poner un ejemplo tonto – es que o lo llevas controlado, o se te apodera. O cuidas tu TL (tus follows) continuamente, o para cuando te das cuenta sigues a tantos que solo tienes ruido, y además son demasiados como para empezar a crear listas. Y entonces ya te dejas ir…

      Gracias por comentar (y por no bloquearme!) xD

  18. LA OPINIÓN DEL PROFANO
    Hola maestro.
    Menos mal que comento poquísimas veces en blogs, (la 4ª o 5ª), porque me pego unas parrafadas…
    Ya perdonaréis.
    1.- A mí me molaba más cuando todo era nuevo para mí y no paraba de preguntar y aprender.
    Era una relación más personal: eran pocos a los que seguía y me seguían pocos.
    2.- Yo no soy experto de la tecla (sólo soy kamata), y cualquier mínimo cambio en la app, para mí casi siempre ha sido para empeorar. Ya sabes, y #SoyUnPocoZoquete.
    3.- Pasado un par de años (soy de finales del 2009), estuve varios años publicando con HootSuite en 3 o 4 redes a la vez, (con las consiguientes reprimendas que me echabas).
    4.- Han aparecido algunas redes nuevas, y siempre había alguien que me decía: mira esto, Félix y ábrete un perfil. Y entre hacerlo, y trastear, es tiempo que le he ido quitando a TW.
    5.- Lo que escribo ahora en TW casi siempre son duplicados de Instagram, o #Autobombo (mea culpa), o contestaciones a menciones.
    6.- Aunque casi no uso el guasap, creo que le ha quitado mucho tiempo de uso a TW.
    7.- Y creo que esto es mucho como “ser moderno”: mola si eres uno de los pocos y primeros que hace algo porque le gusta. Luego, cuando lo hace todo el mundo, ya deja de molar. ¿Cuántos ibais con barba hace cuatro años y cuantos van ahora?¿Cuánto van a tardar en afeitarse los que lo hagan sólo porque está de moda y seguirán con barba dentro de 5 años? (Y de esto tú debes saber algo).
    8.- Sólo uso TW como antes cuando estoy ocioso. Y leo una lista de no más de 70 personas. Y allí SÍ que mola: converso, hago el tonto, y hablo con AMIGOS.
    9.- En mi caso, el #Autobombo casi siempre son rt´s de cosas guays que dicen de mí. (La modestia no es mi virtud principal, pero lo llevo bien. Ya lo pagaré en el purgatorio ;-P
    10.- Al principio, (bueno, en mis principios), sólo había aquí los que yo llamo #LosDeLaTecla. Y ahora está to´l quisqui. Y muchos de esos de antaño han huido. O hacen infografías (esto lo digo sólo por vacilar).
    11.- Empecé en TW y no en facebook o con un blog, porque tenía un límite, (140). Para huir de dar la brasa a la peña, como acabo de hacer aquí. ¿A que lo entendéis? ;-P

    1. Pues un honor que este sea tu 4º o 5º comentario en un blog (porque además no es el primero que dejas aquí, así que debo estar en podium).

      Resumes bastante bien la esencia de la situación, y no es sino reflejo de otros muchos aspectos de la vida (los bares, los grupos de música, las barbas…). Las cosas molan casi siempre más al principio, cuando son de alcance reducido y los que están “en la onda” se conocen entre ellos, porque así se desarrollan relaciones. Luego se masifican y dejan de molar. Hay un innegable punto de esnobismo en eso, pero es como funcionan las cosas.

      Y si a eso le sumas que el uso que muchos hacen/hacemos – automatismos, publicaciones cruzadas, exceso de enlaces, cero comentarios… – junto con la falta de tiempo y la explosión de “nuevas” redes, pues no hace sino acelerar el “tú antes molabas”.

      Siempre nos quedará la conversación acodados en tu barra, con un vino o una cerveza y un plato de buen jamón. Afortunadamente.

  19. Lucas. Touché.
    No sé si es por vergüenza, si es por que al tener seguidores también corres el riesgo de que alguien te saque los colores, y eso no nos gusta, o porque como todo producto/servicio, hemos llegado y convivimos con él en ese momento central del uso y comienza a descender, que podría ser.
    El caso es que cuanta más información y conversación hay, que la hay y mucha en Twitter, más tiempo pasamos en él. Y quizá la pregunta que nos hemos hecho es ¿tengo que estar tanto tiempo aquí cuando en realidad es una parte más de mi día a día? No sé, me pregunto.
    Quizá también la herramienta nos haya enseñado trampas, como las listas, para seguir y conversar con aquella gente que realmente nos interesa (¿conversión?) y dejemos del lado la conversación “normal” y de peer to peer, es decir entre iguales. Ahí deberíamos preguntárnoslo tod=s.
    El caso es que sucede y que efectivamente, deberíamos darle una vuelta.
    Abrazote Lucas… muy buen post (como siempre)

    1. Al final creo que todo se reduce a un tema de disponibilidad/retorno, pero sabiendo que aquí estamos hablando un mini grupúsculo no representativo de casi nada. Porque desde luego esto mismo, publicado desde la perspectiva de un fan de hombre, mujeres y viceversa o un beleiver sería radicalmente distinto. Ello si que siguen en la fase de “vivir dentro”. Serán ciclos, como tú dices…

  20. Jo, qué razón tienes. He pensado mucho sobre este tema, ¡con lo tuitera que yo he sido!

    Al final, según mi experiencia, en las rrss tienes que enfocarte en una plataforma (o dos como mucho), en aquella que más retorno tengas y en la que mejor te funcione. Es una cuestión de productividad. Muy de acuerdo en lo que comentas de que ahora nos cortamos más a la hora de escribir tweets (antes no callábamos, ¡al menos en mi caso!). Ya no es tan auténtico, medimos más las palabras y eso lo hace ser menos natural de lo que era, salvo excepciones.

    Pero en la frase que dices “A una plataforma le hacen buena sus usuarios y sus contenidos”, no estoy del todo de acuerdo o no se aplica en todas, tal vez “A una plataforma la hace buena la forma en la que gestiona a sus usuarios y sus contenidos”… Hay plataformas que cuidan mucho su comunidad y saben jugar perfectamente bien con los egos de sus usuarios, como es el caso de Instagram. Si cuidas a tus usuarios y les pones objetivos, querrán ser más activos.

    El tiempo que antes reservaba para leer tweets lo ocupo ahora en otras cosas que me resultan más productivas y si es algo generalizado, ¿para qué escribir si no nos lee ya casi nadie? Los grupos de Whatsapp o Telegram han evitado muchos tweets-desahogo y ahora es muy aburrido ya que tampoco puedes marujear. A veces echo de menos el twitter de 2010, con lo fan que era de los tweets de Alejandro Sanz, Bisbal and company.

    Antes pensaba “voy a tuitear esto” y ahora ya no lo pienso. En mi caso, Twitter ha sido sustituida por otra red social, tal vez para otros simplemente ha quedado en el olvido.

    Por cierto, me gustan mucho tus posts y los leo siempre que puedo.

    ¡Abrazo!

    1. Venga, voy a publicar tu comentario, pero sólo por la última frase! xD

      Ahora en serio, creo que hay un número significativo de personas de las de “con lo tuitero que yo he sido” que ahora están buscando eso que antes tenían en twitter en otras plataformas, o bien en grupos más privados (los whatsapp/telegram que comentas, por ejemplo).

      Lo de la plataforma y los usuarios lo sigo pensando. Es como los bares. Ya puedes montar uno genial, que como no haya gente… no te vale para nada. Volviendo a RRSS, podemos hablar de G+ o de Ello, dos buenas propuestas… con bajos resultados. ¿Por qué? Porque a pocas personas les gusta hablar sólas.

      Gracias por pasar y por comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *