No me agobies

Querida Marca/Medio/Blogger/Frelancer et al,

No me agobies.

Se que me quieres vender. Por mucho que cuando abras la boca delante de otras personas digas que lo que quieres es crear comunidad, servir a tus clientes, crear fans fieles y demás mierdas políticamente correctas, yo sé que lo quieres es vender. Y me parece lícito. De hecho, yo ayudo a eso mismo a otras marcas, así que por ahí no tengo ningún problema. Pero si que lo tengo en el cómo lo haces.

Porque las formas hablan casi más que las palabras. E inundarme la pantalla de ventanas con botones de suscripción, con anuncios, con información que no te he pedido, con declaraciones de amor y promesas (infundadas) de futuros rosas… te garantizo que no es la mejor manera de conquistarme. De los tweets automáticos o los DMs de bienvenida con enlace a tu web ya ni hablamos. Y casi mejor asi. Ya, ya se que hay quien sigue defendiendo los ataques por fuerza bruta, la automatización de todos los procesos y las conquistas por aburrimiento. Pero eso es tan útil como ir dejando una copia de la llave de la habitación de tu hotel a todas las chicas del bar. Igual alguna sube, pero no esperes encontrar novia así.

Probablemente será que soy un romántico, pero yo sinceramente pensaba que con el tiempo la navegación web sería cada vez más sencilla y agradable, pero para mi desesperación la experiencia es cada vez peor. Es una invasión constante de pantallas y pop-ups, acosándote desde cada rincón, intentando conseguir tu click, que te impiden directamente acceder al contenido, que es precisamente lo que venías buscando. ¡Con razón los adblockers lo están pesando, especialmente en móvil! Si es que hay webs que son directamente innavegables. Y de esto no se salva ni el tato, supuestos guruses incluidos (lo que también habla bastante claro de la calidad del gurusismo patrio…)

Aquí se quieren aplicar principios de inbound marketing – voy a generar contenidos suaves para captarte en el principio de tu ciclo de compra y a partir de ahí acompañarte en el proceso “calentándote” hasta llevarte a la compra – y lo dinamitamos directamente en la primera cita. Qué coño, en la puerta del restaurante, ANTES de entrar a cenar!

Ya, ya se que es un debate eterno. Pero me da igual. Que tú puedes ser muy bueno en SEO, ser el primero en aparecer en mi búsqueda, pero si cuando entro me encuentro un texto trufado de keywords, escrito para Google y no para mi o, aún peor, no me dejas ni siquiera ver lo que has escrito porque me bombardeas con ventanas pegajosas, y además secuencias la carga de módulos para que se mueva y no acierte en la “x” diminuta de la esquina superior y acabe haciendo click por error en el banner… pues que quieres que te diga? Pues ya te lo digo: que te zurzan! Que ya si eso me voy a otro sitio. Porque, ¿sabes una cosa? Internet está lleno de sitios, y tengo la manía rara de ir donde me tratan bien. Y donde bien estoy, me quedo buen rato. Piénsalo, por si eso te hace cambiar algún “detalle” de tu página. Es la pescadilla que se muerde la cola. Pero me temo que el primer paso lo vas a tener que dar tú. Porque tenlo claro: cuanto más amor das, mejor estás. Y es que no hay mejor outro posible.

Paz!

L.

 

PS.- Quizás tú no seas de esos, y seas la excepción, pero excepciones, por definición, hay pocas. Si tú eres una de esas raras avis, este post no es para ti. Siento haberte hecho perder el tiempo. Cierra esto y sigue así. O si quieres, compártelo, a ver si conseguimos que algún otro se una a este “club de los raros“. Gracias!

PPS.- Si, yo también tengo un formulario de suscripción en este blog, pero te lo lanzo cuando llevas leído un 60% del texto, y lo hago en la esquina inferior derecha (en desktop) y en la parte inferior (en móvil), para no taparte el texto, que entiendo que es lo que realmente quieres leer. Y la crucecita para cerrar la ventana es grande y está quieta, para que le puedas dar sin perder mucho tiempo en apuntar. Y si la cierras, me espero 1 mes antes de volverte a enseñar la ventanita, vengas las veces que vengas por aquí. Por eso de no molestar. Llámame clásico…

Lucas
Más de mi en

Lucas

En mi DNI pone que me llamo Lucas, aunque en Internet se me conoce más como CalvoConBarba (por razones obvias, como puedes ver en la foto). Trabajo en mi propia empresa como consultor freelance, ayudando a empresas y marcas a mejorar sus mensajes y procesos, para (re)conectar con sus clientes en los nuevos entornos sociales. También imparto formación de Marketing, Comunicación y Social Media, y de vez en cuando me podrás ver encima de un escenario de presentador, ponente, o moderador de alguna mesa redonda en algún evento de esos sectores...
Lucas
Más de mi en

14 thoughts on “No me agobies

  1. Excelente observación, Lucas. Nunca se insistirá demasiado. Yo también debo ser una romántica, detesto esas ventanas que me hacen desistir de leer el artículo que en un principio me interesaba. Un poco de coherencia arreglará muchos desaguisados. Beso y feliz semana.

    1. Verdad que si, Marta? Al final se trata de algo TAN simple como diseñar las experiencias de navegación con el mismo criterio que usamos cuando somos nosotros los que navegamos. Por qué insiste tanta gente en hacer en su web aquello que a ellos mismo les molesta cuando van a otras páginas? De verdad que no lo entiendo.

      Feliz semana también a ti!

      😉

  2. Yo a veces no se si estoy navegando por elmundo.es o por seriesyonkis.com

    A algunos medios se les están yendo las cosas de las manos. Luego vendrán los lloros por culpa de los adblockers

    1. TOTALMENTE!! Hoy en día, ver un vídeo embebido en un artículo de un medio es misión imposible. Anuncio (mínimo 30s) antes del vídeo (y a veces más de uno) + otro a mitad de reproducción. ¿Y de verdad no entienden por qué nos vamos los usuarios?

  3. Certero por tu entrada y penoso por la parte de quien debiera (sobre todo ellos, que se dedican a evangelizar sobre las bondades del “nuevo marketing” no intrusivo) conocer los principios de comunicación efectiva

  4. Es lo que tiene haberse criado en la escuela del marketing de interrupción y no haberse transformado.

    Lo del gurusismo mejor lo dejamos para otro día porque va más allá: Si con ese planteamiento son “guruses” ¿quién los ha subido a ese trono? ¿Quién los enlaza? ¿Quién usa sus nombres como reclamo para eventos de campanillas?

    1. A esta gente hablarle de marketing de atracción o de marketing de integración es tiempo perdido. Aunque muchos den charlas del tema!! Pero eso, como tú bien dices, da para otra laaaaaarga conversación.

  5. ¡Pero que mal, Lucas! Llevaba ya un par de semanas dándole vueltas a escribir justamente sobre esto… y va y me encuentro tu post. Y difícilmente yo podría expresarlo mejor…
    Un tema bastante sangrante el de muchos ‘guruses’ patrios y aspirantes a ‘guruses’ que te invaden la pantalla cuando estás concentrado en la lectura, haciendo que te desvíes de la misma, que pierdas el hilo en muchas ocaciones.
    Claro que lo de conseguir suscriptores de de manual, de 1.º de “Cómo ser un gurú en 7 días” y, lógicamente, cualquier aspirante lo tiene que hacer… 🙂
    Por cierto, que no me ha saltado el tuyo… y hacía tiempo que no venía por aquí.
    Un saludo y muchos éxitos!

    1. Dos semanas es una eternidad. La próxima vez que tengas una idea de escribir algo… hazlo! Pero vamos, que por existir este post no deberías no escribir el tuyo. Al menos es lo que yo creo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *