No te compliques. Simplifica.

El pasado Jueves me invitaron a dar una charla a Donosti. Antes del viaje miré la previsión, y como era buena (entiéndase por buena para este uso cualquier previsión que no incluya medio metro de nieve o el advenimiento del diluvio universal) decidí hacerlo en la Harley, para al menos darle algún aliciente al trayecto por autopista. Para no tener que parar en los peajes cogí el ViaT que llevo en el coche y busqué donde colocarlo en la moto. Como no iba a pegarle el soporte en ningún sitio, entre otras cosas porque no tengo un soporte extra, probé a meterlo en un compartimento que tiene la moto en el carenado. Llegué al peaje y… nada. No lo reconocía. Cuando salí de ese tramo y pagué, me paré en una gasolinera e improvisé un soporte en la defensa delantera. Fracaso de nuevo, no lo detectó en el siguiente peaje. Volví a hacer otro invento en el siguiente tramo de peaje y tampoco, fracaso absoluto, así que lo di por imposible y lo eché a la maleta trasera.

Pero uno es de naturaleza cabezón y me pegué todo el día siguiente pensando en cómo montar un soporte donde poder colocarlo para el viaje de vuelta. Y de repente se me ocurrió. Me lo metí en el bolsillo del pecho de la cazadora. Tan fácil y sencillo como eso. Chim-pum. Detectado sin ningún problema en todos los peajes del trayecto, que no son pocos (ni baratos!). Y yo contento de haber encontrado la solución.

Creo que en demasiadas ocasiones nos pasa algo parecido. Nos obsesionamos con buscar soluciones, y la correcta está delante de nuestras narices y es tremendamente sencilla. Nos pasa con nuestras marcas personales, nuestras presencias digitales, los usos que hacemos de los canales, incluso el enfoque con el que afrontamos muchas decisiones. La tecnología debería ser facilitadora, pero no algo de uso obligatorio. Los procesos hay que definirlos, pero no hay que obsesionarse con ellos. En ocasiones, menos es más, y precisamente lo que sobra es ruido. En todos los aspectos. Además, ocurre que en ocasiones la capacidad de nuestros interlocutores – o nuestra capacidad por explicarnos – no es la adecuada – o simplemente es distinta a la nuestra – y lo que en nuestra cabeza es algo sencillo y comprensible, se convierte en un galimatías indescifrable para ellos.

Tijera y adelante. Revisa, corta, elimina y simplifica. Hasta que no haya duda alguna de lo que quieres decir o hacer. Hasta que la única interpretación de tu mensaje sea la correcta, porque no quepa otra. Ya lo dijo hace tiempo Saint Exupéry, “la perfección no se alcanza cuando no hay más que añadir, sino cuando no hay nada más que quitar”, a lo que yo añado: La perfección está sobrevalorada. Lo importante es hacer. Así que, #HagamosCosas. Pero sencillas, por favor…

Paz!

L.

Lucas
Más de mi en

Lucas

En mi DNI pone que me llamo Lucas, aunque en Internet se me conoce más como CalvoConBarba (por razones obvias, como puedes ver en la foto). Trabajo en mi propia empresa como consultor freelance, ayudando a empresas y marcas a mejorar sus mensajes y procesos, para (re)conectar con sus clientes en los nuevos entornos sociales. También imparto formación de Marketing, Comunicación y Social Media, y de vez en cuando me podrás ver encima de un escenario de presentador, ponente, o moderador de alguna mesa redonda en algún evento de esos sectores...
Lucas
Más de mi en

2 thoughts on “No te compliques. Simplifica.

  1. Hola Lucas y encantado de saludarte,

    Llevo un tiempo leyéndote y hoy e has animado a comentar. 😉

    Tu post ha disparado en mi mente dos ideas.

    Un es que simplificar es un proceso. (“Tijera y adelante. Revisa, corta, elimina y simplifica”). O como dijo Blaise Pascal, “He hecho esta carta más larga de lo usual porque no tengo tiempo para hacer una más corta.” Simplificar lleva tiempo y sobre todo HACER espacio para ese tiempo (en ti, en el cliente, en el proyecto,…).

    ¿Qué puedo quitar y que lo que quiero decir se siga comprendiendo?”

    Es una pregunta que suelo hacerme para acordarme abreviar sin dejar de decir lo que quiero decir.

    La otra es esa idea de que la simplicidad viene después de la complejidad. A menudo la complejidad es nuestra y lo que necesitamos es encontrar la calma para poder ver lo que quieres decir con más claridad (el ruido nos nubla la vista).

    Si aún no hay nada que decir igual es que no hay que decirlo. Tengo bastantes post en los borradores de mi blog. Antes me enfadaba conmigo mismo cuando no encontraba lo que quería decir. A veces publicaba posts muy largos sin estructura, mensaje y foco. Tampoco es que ahora sea Hemingway, ni pretendo serlo, pero ahora ya no me agobio. Cuando aún me da por escribir alguno de esos posts dejo que salga y lo guardo en borradores. Hoy sé que gracias a esos borradores no publicados, esos que me enfadaban, he aprendido a explicar y acercar mejor mis ideas a los demás. Hay que hacer el trabajo y tratarse bien. El proceso se lleva mejor.

    Gracias por la currada simplicidad de tus posts.

    Un saludo desde Bilbo!

    1. Gracias a ti por tu “breve” comentario xD

      No, en serio, creo que das en el clavo en lo que dices. La simplicidad es un proceso que… requiere tiempo. Tiempo para ser capaz de sintetizar, para callar a nuestra mente compleja con tendencia a la verborrea, y dejar salir sólo la esencia, lo mínimo necesario para hacernos entender sin dar lugar a interpretaciones.

      Y eso, no es sencillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *