La fama, cuesta.

Mal trabajo hemos hecho todos los que nos dedicamos a esto de “lo digital” si la percepción general de (todavía) demasiadas marcas sigue siendo que esto “del internet” es una alternativa barata a los medios tradicionales.

Mal trabajo hemos hecho todos los que nos dedicamos a esto del Marketing si aún no hemos conseguido hacer ver a (todavía) demasiadas marcas que una cosa es lo que tú vendes, y otra – en ocasiones muy distinta – por qué te compran.

Mal trabajo hemos hecho todos los que nos dedicamos a esto de la Comunicación a la vista de los mensajes que (todavía) demasiadas marcas siguen lanzando por doquier. Lo que las marcas quieren contar y lo que sus audiencias quieren escuchar se parecen como una castaña a un huevo.

Y luego pasa lo que pasa.

Marcas que te siguen pidiendo “un viral” o una “idea de guerrilla“, cuando en realidad lo que te están pidiendo es una idea genial pero que no les cueste dinero. Una merluza de pintxo de 10 kilos que sea barata. Y de eso no hay. Salvo que te la pesques tú solo. Y ni así.

Las ideas ajenas, cuestan dinero. Ejecutarlas, cuesta dinero. Porque el tiempo es dinero, y el conocimiento se paga.

Y con el problema actual de internet – exceso de creadores de contenido, y algoritmos decidiendo qué tiene visibilidad y qué no la tiene en base a la interacción de los usuarios – la fama es cada vez más complicada. Estamos viviendo las bajadas de audiencias de la tele cuando se lanzó la TDT, multiplicada por 1.000. Hay tantos canales entre los que elegir, que conseguir las migajas es un éxito. Y como migajas que son, no duran nada en el plato.

Por eso creo que deberíamos acabar con la obsesión con la visibilidad (“hemos sido trending topic 2 horas“, WTF??) y deberíamos volver a obsesionarnos por la reputación. Volvamos a centrarnos en hacer las cosas bien, no solo vistosas. En lanzar buenos productos que se merezcan la visibilidad, sin trucos ni atajos, en lugar de construir fachadas bonitas, muy visitadas, pero sin cimientos. En construir relaciones, no en pagar a “influencers” (si, lo entrecomillo a idea, porque el 90% solo son coleccionistas de followers) para que finjan ser nuestros amigos y así pescar en rio revuelto.

Ojalá llegáramos a implantar la idea de que llegar a más gente, así como concepto, debería dejar de ser una prioridad. Lleguemos a menos, pero más dentro. Lleguemos a las personas adecuadas y dejemos huella. Aunque eso, como la fama, cueste.

Paz!

L.

Lucas
Más de mi en

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Harlysta y esquiador. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006. Ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.
Lucas
Más de mi en

Latest posts by Lucas (see all)

7 thoughts on “La fama, cuesta.

  1. Totalmente de acuerdo. Aqui los más visibles son los que tienen mas dinero, no los que hacen un mejor producto. Nosotras nos dedicamos a hacer productos con materiales reciclados y no veas lo que cuesta ser visible o que te compre alguien.
    Hacemos un producto sostenible, que ye ayuda al medio ambiente, hecho a mano, creativo, pero no llega al público.
    Somos pequeñitas, no tenemos dinero para invertir en poco o nada, pero ahí estamos intentando cambiar el mundo con nuestro pequeño granito de arena.
    Una vez nos dijeron que regalaramos un bolso a alguna famosa, que nos promocionara pero claro habría que pagarle un pastón por eso. Como? Perdona? Tenemos que regalar nuestro producto para ser visibles?estamos locos?
    Pues eso que para ser visible o pagas o pagas, no importa lo que vendas, importa el postureo. Quizás no jugamos en la misma liga y por eso seguimos siendo pequeñitas, pero no perdemos la fe, porque como tu dices la fama cuesta y nosotras no queremos fama, queremos concienciar con nuestras ideas para mejorar nuestro mundo.
    Marga de Reciclaje Sostenible.

  2. Pero es que eso, en cierto modo, tiene sentido, no Marga? Quién más visibilidad/alcance tiene es quién más hace por estar en más sitios (ergo, más invierte) o quien tiene una comunidad propia porque su producto/servicio es considerado tan bueno/vital POR SUS USUARIOS que se convierten en “embajadores gratuitos”. Otra cosa distinta es que nosotros creamos que lo que nosotros hacemos se merece esa comunidad, pero el MundoReal™ es lo que tiene. La gente tiene otras prioridades. Algunas incluso objetivamente estúpidas e insensatas. Y es lo que hay…

    Poderoso caballero…

    También te digo que, por mucho que pages, si tu producto es una mierda, invirtiendo mucho solo conseguirás que más gente sepa que lo que vendes es mierda. Por eso yo insisto mucho en que SIEMPRE debemos preocuparnos primero de tener un buen producto, y después de darle visibilidad. Pero en ese orden.

    En fin, gracias por pasar y comentar, y mucha suerte con el proyecto, que falta nos hace a todos que cosas así triunfen.

    Abrazo!

  3. Tengo una duda. Cuando mantenemos varias redes sociales, pero el perfil varía sustancialmente entre ellas (no sólo por el tipo de amistades, contactos y el formato de la red, sino por las prestaciones de la propia plataforma), ¿cómo podemos armonizar la marca personal? Es decir, si en Instagram mi rasgo definitorio es hacer “stories” creativas (y caducas dado que son stories), ¿cómo puedo aprovechar esa virtud y exportarla al resto de redes sin que pierdan valor? Los experimentos en este tipo de casos creo que también van por la línea de lo que dices de hacer más mal que bien.

    ¡Un saludo!

    1. El formato no debería ser algo que hiciera que tu marca personal se desvirtuara. Al menos en principio. Posiblemente de las stories puedes “rescatar” una imagen y compartirla como foto en el feed, o incluso descargar la historia completa y hacer un video que luego subes a facebook o twitter. Lo importante (al menos para mi) es que no subamos todo a todas, porque haciéndolo en realidad estamos quitando razones a la gente para seguirnos. Si subes lo mismo a todas… con seguirte en una me basta! Lo ideal es que unas se complementen a otras. Puedes hacer que tu principal feed sean las stories, y el resto sean consecuencia de las stories. No se, capturas, reflexiones, pensamientos… pero que lo que hagan sea “lanzar anzuelos” para que la gente te siga en IG para ver tus stories.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *