Te odio. Automáticamente.

Estamos perdiendo el norte. Estamos repitiendo los mismos errores una vez más. Estamos olvidando que una de las grandes virtudes y avances de internet y de la tecnología en general es la capacidad que nos da de establecer contactos uno-a-uno y estamos automatizándolo todo.

Nos sigue pudiendo la ambición. Seguimos creyendo que nos merecemos ser más grandes, llegar a más usuarios, vender más. Con los mismos recursos, eso si. Nos estamos dejando llevar por los cantos de sirena de la escalabilidad, los funnels y los “en piloto automático” y estamos DESHUMANIZANDO las relaciones (comerciales) por completo.

Rápido olvidamos que las redes nacen como una forma de contacto, relación y envío de información entre personas, y lo convertimos sin pudor en un buzón lleno de folletos, o una película trufada de anuncios. Confundimos interés con deseo, y convertimos un follow o una descarga de un ebook en una avalancha de emails de no deseados, ofertas no solicitadas y propuestas fuera de lugar. Vestidas de personalización y colegueo, eso si, como si eso fuera a eliminar la molestia.

Ya, ya se que tú estás leyendo esto pensando que no es tu caso, que tu lead magnet, tu secuencia de mails, tu autoresponder, tu bot, tus anuncios en facebook, adwords y twitter y tu estrategia de retargeting es genial, pero la estadística me dice que posiblemente no lo sea. Básicamente porque la mayoría se sigue comunicando con mentalidad de vendedor, no de comprador. Se sigue construyendo desde el “me has sonreído, eso es que quieres mambo“, y no, eso no es automáticamente así (pun intended).

Que los bots, el machine learning, el marketing automation y demás fanfarrias sean los hot cakes del momento nos debería hacer reflexionar si este mundo que estamos construyendo (la gente de marketing y tecnología) no es un mundo cada vez más vacío, ruidoso y basado en trucos, trampas y engaños.

Ojalá sirva para volver a vivir experiencias de compra como las de los pueblos pequeños, donde el tendero nos conocía y sabía lo que queríamos (esa es la promesa de esta tecnología) y donde lo importante era el producto y el servicio, y no la marca (esa debería ser la norma), aunque, visto lo visto, mucho me temo que – por nuestras propias incapacidades y egoismo – cada vez se van a parecer más al vendedor de 🎼pipas, caramelos, Fanta, coooca-cooolaaa🎼 de la playa gritando su producto a voz en cuello a quien él cree que es un público cautivo al que poderle vender un producto imperfecto con un margen alto.

Y luego la gente se sorprende de que los resultados del Meaningful Brands se sigan manteniendo año tras año. A la gente no le importaría que desaparecieran el 74% de las marcas. El 60% del contenido que se publica es considerado ruido. Pero la culpa, siempre, de los demás. Por supuesto.

Paz!

L.

Lucas
Más de mi en

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Harlysta y esquiador. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.
Lucas
Más de mi en

5 thoughts on “Te odio. Automáticamente.

  1. Hola Lucas
    Te sigo, te leo siempre, te veo en tus stories, ahora; antes en snapchat.
    Habitualmente estoy de acuerdo con tus post, que en su mayoría suelen ser una opinión fundamentada sobre algún tema de tendencia.
    Con este post estoy totalmente de acuerdo. Ahora, tengo dos preguntas para ti, porque me interesa tu opinión:
    1- Las marcas piden estas automatizaciones porque piden llegar a más gente en menos tiempo, resultados en menos tiempo, de lo contrario el argumento es con las redes sociales o con el social media no se vende.
    Qué les respondes?
    2-Tu y yo sabemos que si no se usan automatizaciones, bot, funneles etc, y sólo nos relacionamos, el proceso hasta que esa acción genera resultados para la marca es largo, crees que el estadio en el que se encuentran las marcas (incluyo todas las empresas) es para aceptar la inversión que ese proceso requiere? Cuál es tu estrategia ideal entonces?
    Mil gracias

    1. Hola Gabriela,

      las preguntas realmente reflejan bastantes de las conversaciones habituales con marcas, así que ahí van mis respuestas (que pueden estar equivocadas, no lo olvides!)
      1.- Normalmente esa pregunta acaba derivando en la eterna discusión de si las redes son para vender. Yo sigo pensando que son para demostrar por qué comprarte, más que para que tú me vendas.
      2.- No, las marcas (mucha de ellas) todavía no ven el valor de las relaciones. Siguen centradas en el de las transacciones a corto plazo.

      No me atrevo a decirte una estrategia ideal, porque no la conozco. Lo que si que te digo es que si una marca lo que quiere es “exprimir” el canal lo más rápido posible para obtener ventas a corto, no soy su hombre. Básicamente porque eso implica acciones/técnicas que no controlo. Lo mío es otro mundo 😉

      En cualquier caso, nadie dijo que los consultores tuviéramos que decir a las marcas lo que quieren escuchar. También es nuestro papel – o eso creo yo – defender “nuestra visión” y compartirla con ellas. Seguramente la verdad estará en el punto medio, como en casi todo.

      Gracias a ti por preguntar y por leerme!

      1. Gracias, mil gracias por dedicar unos minutos a responderme Lucas.
        Comparto opinión, preveía el hilo de la respuesta pero quería que quedara escrito 🙂 Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *