Sonríe, esto va en serio.

La semana pasada vivimos la escenificación de lo que para muchos será el paradigma de la “nueva comunicación. Lo protagonizaron los directores generales de Telefónica y Netflix, anunciando su acuerdo comercial.

No hace demasiado eso habría sido una rueda de prensa conjunta, en la que escenificaran – muy felices pero solemnes – la firma del acuerdo. En cambio se hizo así, con un video – ojo, aparentemente TODO producción interna, desde la conceptualización a la grabación, edición y publicación – en el que ambos directores generales, haciendo guiños a dos series muy conocidas de su catálogo (Las chicas del cable y La casa de papel), anuncian el acuerdo a sus clientes. Relajados, sonrientes (bueno, en esos dos puntos quizás todavía José María tiene recorrido de mejora…), “juguetones”, explicando el beneficio a los clientes… y con un video cargado de mensajes*

Así que ya ves, si el presidente de Telefónica y el presidente de Netflix pueden hacer las cosas así… ¿quién eres tú para seguir pensando que para ser tomado en serio o “parecer” un buen profesional tienes que seguir hablando como si caminaras por la vida con un palo de escoba metido por el culo? ¿Tan importante crees que eres? Empieza a asumir que lo que los usuarios quieren queremos es poder hablar con personas que hablan como personas, y no con cipreses. Que para poder generar simpatía y empatía, tenemos que despojarnos de nuestras armaduras, barreras y aires de superioridad. Que para que exista comunicación, debemos provocar también la identificación, tanto con el mensaje como con el emisor, y que además el mensaje ha de hacerse llegar usando códigos comunes. Si quisiéramos escuchar palabros altisonantes… nos leeríamos las políticas de privacidad y los términos y condiciones, y todos sabemos – especialmente esta semana – que eso nunca lo hacemos.

En los últimos 7 días he tenido la oportunidad de dar dos charlas, una en un evento privado de Allianz en Barcelona (bueno, y Madrid, que lo vieron en streaming), y otro en unas jornadas para PYMES en Huesca. En ambas intenté transmitir un mensaje en esa linea. Comunicar en tiempos de internet y redes sociales implica no solo tener algo que decir, sino hacerlo además en el canal y lenguaje de nuestros receptores. Que además tienen que querer escucharlo, porque ya no se lo podemos imponer.  Tenemos que hablar de ellos, no de nosotros. Identificar el beneficio de uso de nuestro producto o servicio. Y ganarnos el acceso a SU canal. Algo que es cuestión de tiempo… y actitud. Actitud humana, por encima de todas las cosas. No queremos hablar con logos, queremos hablar con personas. Empatía y humor, tremendas armas de construcción masiva.

Como decía el otro día el profesor Orihuela con su habitual sabiduría: “Si por fin vamos a tomarnos en serio la comunicación, entonces las empresas tendrán que ser más divertidas”. Amén, profesor, amén. Porque el humor es una gran herramienta para cambiar hábitos, y algo que, para hacerlo bien, deberíamos tomarnos muy en serio. Que así sea.

Paz!

L.

*Seguro que se me escapan muchos, pero como poco habría que destacar el plano del despacho de JMAP, plagado de referencias, como el Amstrad vintage (regalo de Chema Alonso para ver si le “picaba” a aprender programación), lo de 4P (aludiendo, entiendo, no a las 4Ps del Marketing, sino a la 4ª plataforma de Telefónica), la rata (alusión supongo a La Peste, otra serie de producción propia) o la taza de LateMotiv de la que bebe en la secuencia de cierre

Lucas
Más de mi en

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Harlysta y esquiador. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.
Lucas
Más de mi en

4 thoughts on “Sonríe, esto va en serio.

    1. Como enfoque estratégico, no es nada malo. ¿No puedes con tu enemigo? Únete a él! Lo que espero es que los de Netflix NO empiecen a meternos publicidad antes de cada capítulo, como ya hace Movistar+… (lo odio! Ya pago por la plataforma, no me metas publi…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *