Nadie te obliga

Para intentar poner un poco de orden y control en el uso de nuestros datos, y amparados en la actual “sensibilidad” de muchos usuarios con respeto al tema de la privacidad, surgió hace un tiempo una asociación (la NOYB, siglas de None Of Your Business) que pretende perseguir y sacar a la luz los abusos de algunas marcas en este tema. Hasta ahí, bien. Muy bien, incluso.

El problema – para mí – viene cuando su primera gran acción es demandar a Google, Facebook, Instagram y WhatsApp porque, según dicen ellos, obligan a los usuarios a dar un consentimiento forzado, y si no aceptas las condiciones, básicamente autorizándoles a que hagan un seguimiento de nuestros hábitos de navegación para poder servirnos publicidad, pueden llegar a cerrarte la cuenta.

Ya que parece que a los de la NOYB les gustan las siglas, les recordaría otras que a mí particularmente me gustan bastante: TANSTAFL. O lo que es lo mismo, There Is No Such Thing As Free Lunch. Vamos, que nada es gratis.

¿Quieres usar Facebook, Instagram, WhatsApp o buscar con Google? Tendrás que hacerlo según sus normas (dentro de la legalidad, obviamente). Y la imposibilidad de seguir funcionando si no aceptas las condiciones es el reconocimiento explícito de su modelo de negocio: nuestros datos.

¿No quieres que creen un perfil tuyo en base a tus búsquedas e interacciones para luego servirte publicidad? No uses Facebook, Instagram, WhatsApp o Google. Nadie te obliga a ello. Porque – Oh, sorpresa! – NO es obligatorio estar en redes sociales, no es obligatorio usar Google. Si lo haces, has de hacerlo jugando con las normas de los dueños del balón, que son los que ponen no solo el balón, sino también el césped, el estadio y las luces, y a ti te lo dejan usar sin pasar por taquilla.

Ah, pero es que te vienen muy bien para estar en contacto con tus amigos y para dar a conocer tu trabajo. Claro, como a todos. Pero no puedes querer usar el trabajo de otros, y encima poner las normas. ¿Que quieres estar en contacto con tus amigos? Llámales, o mejor aún, queda con ellos y haz cosas en el MundoReal™️. ¿Que quieres dar a conocer tu marca? Primero plantéate si estar “de alquiler” – así es como estamos todos en las Redes, a expensas del casero – es lo único que puedes hacer. Quizás podrías empezar a desarrollar otras propiedades – una web, un blog, una newsletter – donde tú seas el propietario, y así te evitas esos problemas. Y mientras eso llega, no te olvides de ahorrar un poco de dinero para pagar el alquiler, porque TANSTAFL. Y recuerda que no eres tú quien pone las normas. Por mucho que grites.

Paz!

L.

Lucas
Más de mi en

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Harlysta y esquiador. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.
Lucas
Más de mi en

Latest posts by Lucas (see all)

4 thoughts on “Nadie te obliga

  1. El problema es que algunos ven esas herramientas como un derecho y no dejan de ser un negocio más. Si alguien te da una aplicación, sea cual sea gratis, hay un beneficio por algún lado y la información es un material precioso. Como dices, si no quieres que Google sepa dónde has comido, cuanto o que has comido… No lo compartas, no uses la herramienta y se acabó el problema.

    1. Eso es. Youtube ya está probando una versión de pago, para no mostrarte anuncios. A ver cuántos de los que se quejan de lo molestos que son los anuncios, pagan. Y lo mismo con FB, IG o lo que sea. A ver cuántos están dispuestos a pagar X€/mes para poder seguir usándola sin anuncios. Porque lo de seguir usándola, gratis y exigiendo lo que pueden hacer y lo que no, algo me dice que como que no es muy sostenible…

  2. Actualmente hay una creencia, muy extendida, en la que parece que tenemos todos los derechos del mundo, por el simple hecho de estar en él.
    Y los derechos siempre van acompañados de obligaciones.
    Totalmente de acuerdo, nada es gratis, NADA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *