Los ofendiditos

Son la nueva raza dominante en las redes sociales. Y los hay de todos los colores y sabores, porque esta corriente es totalmente inclusiva. Porque las bofetadas, los insultos y los reproches te pueden venir de cualquier lado, a nada que pises alguna línea invisible que alguno de ellos piense que no deberías haber cruzado.

Son los nuevos vigilantes de la red, especialmente en Twitter, intérpretes de todo lo que se dice, siempre al acecho de cualquier cosa que contradiga sus principios, valores e ideas para saltar y machacar a su autor. O autora. O autore. O como sea que haya que escribirlo ahora para no molestar a ningún colectivo. El problema es que como acechan en todos lados, es casi imposible no contradecir a alguno de estos grupos. Porque son grupos. Que se mueven en manada rebaño. Nunca atacan solos. Cuando eres señalado, atacan todos de golpe. Y no suelen ahorrar caracteres a la hora de lanzar sus insultos y descalificaciones. Que de eso suelen ir sobrados. Normalmente más que de argumentos. Recriminan que alguien ha dicho algo que ellos consideran inapropiado mentándole a la madre si es necesario. Muy inclusivo todo. Lo raro es que el colectivo de madres aún no haya saltado. Será que no está en twitter.

Tal es su nivel de presencia activa ahora mismo en redes que posiblemente sean uno de los grandes problemas a los que se enfrenta cualquier usuario, da igual que lo haga a titulo individual o como marca, a la hora de expresarse. Los limites de la corrección se han estrechado tanto que empieza a ser una verdadera amenaza a la libertad de expresión. Porque todo molesta a alguien. Y ese alguien además considera que tiene el derecho y la obligación de hacérselo saber no solo al autor de la presunta tropelía, sino a la humanidad entera. Aunque eso suponga darle visibilidad a la ofensa, pero oye, es más importante conseguir RTs. “Casito“, que lo llaman algunos.

Y no digo que no haya cosas importantes de las que ofenderse, por supuesto que las hay, pero es que los ofendiditos (perdón por este uso – incorrecto, supongo – del masculino genérico, porque este colectivo no entiende de géneros) están a esas, y a todas las demás, como los que se ofendieron al descubrir que el hilo del “otro Manuel” de Manuel Bartual era falso, o de los payasos rusos que exigían la retirada de la película IT porque denigraba su profesión, o los que se quejan de que a James Rhodes le guste España… y lo proclame a los cuatro vientos. Hasta tal punto llega la presión que ya no extraña que cada día más usuarios se apliquen una autocensura que acaba por descafeinar completamente su presencia en redes. Hay quienes incluso expresan abiertamente que no se atreven ya a opinar. Y eso es una pena.

Uno de los mayores atractivos de las redes es precisamente la espontaneidad. La posibilidad de compartir libremente ideas, opiniones y conceptos con el mundo. Pero que se expresen en abierto no implica que se dirijan a todo el mundo. Ni que deban ser debatidos, enfrentados o descalificados por aquellos que no los comparten. Porque la mejor forma de demostrar desprecio, ya lo dicen los clásicos, es no hacer aprecio. Si algo no te gusta, no lo leas, no cebes su cuenta con tu atención. Ignórale. Dándole audiencia y visibilidad, le estás dando vida. Y si lo que ha dicho es algo realmente grave, denúncialo, repórtalo, pero hazlo por privado. Y si no lo es, y simplemente es que no lo compartes, hazle unfollow. Bloquéale incluso, para asegurarte de que no se volverá a pasear por tu pantalla. Verás qué rico sabe. Y cómo mejora tu TL. Pero vamos, esa es solo mi opinión. Y ya sé que no soy nadie para opinar. Perdón. Ya me voy. Soy un mierdas. Mi madre, bien, gracias. Buen día.

Paz!

L.

Lucas
Más de mi en

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Harlysta y esquiador. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.
Lucas
Más de mi en

10 thoughts on “Los ofendiditos

    1. Mucho me temo que este es uno de los subproductos de la globalización. ¡¡Están en todas partes!!

      Ah, muy acertado también la nota que linkeas. Vamos en la misma linea!!

      Gracias por comentar!

  1. El otro día decía David Broncano en una entrevista que sentirte ofendido por algo que alguien no te dice a ti, a tu persona, es un acto de egoísmo tremendo. El creerte que quien sea que esté diciendo eso, está pensando específicamente en ti para fastidiarte. Creo que es una buena definición de lo que tu llamas ofendiditos.
    Hay una parte en la que no estoy 100% de acuerdo contigo, tranquilo no me he ofendido ;). Si ocultamos todo aquello que no nos gusta o nos “ofende” de nuestra TL, corremos el riesgo de estar viendo solo un punto de vista, lo que nos acabará llevando a pensar que es la única verdad… Tratar de entender que otros pueden opinar distinto y, aunque me fastidie o no me guste, no es malo ver esos puntos de vista de vez en cuando para que te hagan, al menos, recapacitar.
    Eso sí, sin ofendernos 😉

    1. Broncano siempre se explica mejor que yo, eso está claro 😉

      En cuanto a lo otro, te doy la razón también. Yo soy partidario de ver cosas que no comparto, precisamente para tener SIEMPRE claro que puede ser que sea yo el que esté equivocado, pero vistos los sofocones que se pegan algunos… quizás estarían mejor sin verlo. En cualquier caso, lamentablemente los algoritmos ya se encargan de ocultarnos al distinto, y nos hacen vivir en una cámara de eco, de la que solo salimos precisamente por los ofendiditos, que dan visibilidad a las burradas que algunos dicen, y entonces nos preguntamos ¿Qué ha pachado? 🙂

  2. Canela fina… te has quedado a gusto, ¿verdad? 100% de acuerdo. Demasiada piel fina y, también, no lo neguemos, mucha gente que no sabe usar las redes ni hacer las cosas con elegancia (ni la vida misma).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *