A medio gas no es suficiente

Si no nos involucramos al 100% en transmitir y conectar, y le dedicamos recursos – tiempo, neuronas y dinero – no esperemos resultados brillantes. El mundo de la comunicación digital puede ser muy gratificante, pero también tiene una cara B, una cara oculta, que parece que muchos no quieren ver. Es un mundo muy exigente. Es un mundo que no tiene horarios, que es muy intensivo en dedicación, y que además juega “en su propia contra”, porque cuanto mejor lo haces… más recursos necesitas.

Del FOMO al JOMO. El reto del algoritmo humano

La vida es cíclica y pendular. Solemos pasar de la gran secada a la gran remojada. También con los hábitos de consumo digitales. Y la tendencia actual es superar la obsesión por las redes y su Fear of Missing Out (FOMO) y pasar a renunciar voluntariamente a unas cosas, para poder disfrutar otras. Lo que los americanos llaman el Joy of Missing Out (JOMO).

No es el algoritmo, es simplemente que no interesas

Todos aquellos que se esconden detrás del algoritmo como excusa por el bajo alcance de sus publicaciones en redes sociales, quizás se empeñan en buscar las razones de sus fracasos en elementos externos, porque es mucho más fácil verlo así que hacer el verdadero ejercicio de plantearse si el problema no estará en uno mismo.