Linkedin TwitterGoogle PlusFacebook Instagram

Consultor

Hablar de estrategia es hablar de largo plazo.

Es imaginar y definir el futuro.

Darle un sentido a lo que hacemos.

Encontrar razones para “hacer hacer”.

En estos años, he tenido la oportunidad de participar como consultor en proyectos de todo tipo, y con todo tipo de empresas, aportando la experiencia acumulada en mi etapa anterior. Han sido clientes desde pequeños proyectos unipersonales, hasta grandes corporaciones, como Iberdrola – a quien ayudé a definir e implantar su servicio de atención al cliente en twitter – pasando por startups, pymes o proyectos de administraciones públicas, como la Concejalía de Turismo de Zaragoza.

La nueva comunicación ya no pasa por pegar tiros, por salir de caza, sino que ahora se asemeja más a cultivar un huerto, donde, si lo hacemos bien, podremos cosechar productos mucho más sabrosos que los que hasta ahora estábamos consumiendo. Pero como todo huerto, lleva tiempo y requiere esfuerzo. El proceso de comunicación social ya no se limita a la fase de la venta, sino que se ha alargado en las dos direcciones, en la pre-venta y en la post-venta. El tradicional funnel de ventas – el famoso AIDA; atracción, interés, deseo y acción – se estira y se alarga, y se comunican ambos extremos del embudo. Además de eso, al hacerse ahora públicos los procesos – ¿cuántos tweets se lanzarán con un “pensando en comprar un XXX”, o cuántas fotos se subirán a las redes con un “estrenando XXX”? – las decisiones de un consumidor están influidas por las acciones y opiniones de otros muchos consumidores. El rastro digital de una persona – sus ideas, comentarios u opiniones sobre un proceso o producto – vertidos a sus redes personales al final, o durante el ciclo de compra, se convierten en resultados de búsqueda para otro consumidor que está iniciando el suyo. Ya no es la marca quien modula y controla el mensaje. Son los usuarios quienes lo crean y lo difunden, basados en sus propias experiencias, no en el mensaje de marketing lanzado desde el fabricante.

El papel de las marcas es el de comprender ésto, y gestionar la Experiencia Integral de Cliente, proporcionando un producto o servicio con el que nuestros usuarios estén tan satisfechos o les reporte tal beneficio (funcional o emocional), que estén dispuestos a recomendarlo públicamente a sus amigos. La labor de la marca en estos casos será fundamentalmente prever dichos momentos de recomendación, intentar modelar su argumentación, y facilitar la propagación de dichos mensajes, y no tanto el crearlos directamente.

Si te encuentras superado por la nueva realidad, o quieres mejorar tu posición comprendiendo mejor sus reglas de juego, puedo ayudarte a:

Si crees que mi forma de entender la nueva realidad a la que nos enfrentamos puede ayudar a tu proyecto a dar ese empujón que necesita, no dudes en contactarme !!

Cuéntame tu proyecto AHORA

Ellos ya confiaron en mis servicios. No dudes en hacerlo tú también!!

Creative Commons Salvo que se indique expresamente lo contrario,
el contenido se publica bajo licencia CC-BY-SA
Política de cookies

Utilizo cookies. Algo que seguro ya suponías, pero que algún ministro cree que no, así que me obliga a decírtelo. Pues dicho queda.

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la instalación de las dichosas cookies, aceptas la política de cookies y bla, bla, bla...

CERRAR