Para ser digital, piensa antes en analógico.

Los procesos de transformación digital suelen ser complejos, pero a veces parte de la complejidad la metemos nosotros mismos, complicándonos la vida, deslumbrados por las posibilidades del medio. En muchas ocasiones, es mucha más operativo empezar pensando en analógico, y desde ahí, explorar las posibilidades…

No te olvides del móvil

En demasiadas ocasiones creo que ponemos nuestra propia comodidad como proveedores por delante de las necesidades de nuestros clientes. Y cerrar nuestra comunicación con ellos exclusivamente al email es un ejemplo más de eso. Analiza a tus clientes, crea perfiles e identifica sus necesidades y miedos. Quizás una llamada en el momento adecuado te sirva para vencerlos y empezar a crear vínculos emocionales…

Tú quieres que nos casemos. Yo sólo quiero rollo…

En ocasiones los intereses del comprador – acabar cuanto antes el proceso de compra – y del vendedor – recoger el mayor número de datos de quien esta comprando – son divergentes, y puede ocurrir que seamos nosotros mismos quienes “forcemos” la huida del comprador, asustado por unos procesos que ni nos planteamos implementar en el MundoReal