Bloguellón

Ayer asistí por primera vez a un Bloguellón. Que es como una mezcla de Blog y Botellón, donde nos juntamos unos cuantos con Blog a tomar unas cervezas, que es algo que combina bastante bien.

La verdad es que la experiencia fue muy recomendable – y repetible – ya que allí nos juntamos gente de todo tipo, y aunque a algunos de ellos era la primera vez que veía en persona, gracias a los blogs, facebooks, twitter y demás, parecía que les conocía desde hace tiempo. Era el 19 Bloguellón y por allí estaban Gabriel, Javier, Rosa, Roberto, Isabel…y así un montón de nombres, hasta, creo, más de 40.

Es algo curioso esto de la presencia pública en red. Ya me pasó con el primer blog que empecé hace unos 4 años (www.miretopersonal.es), y que actualmente ya está abandonado y sustituido por éste. Fue un blog que empecé como un herramienta de compromiso conmigo mismo para entrenar de cara a cumplir un reto personal, correr un Maratón (Nueva York) el año en el que cumpliré 40 años (2011). No tenía más ambición que recojer mis entrenos, sufrimientos, reflexiones y evolución en el proceso de evolución de gordo coach potato a medianamente digno corredor. Nada más. Pero de repente empezaron a aparecer lectores de los puntos más variados del globo, que comentaban, apoyaban, aconsejaban…y yo empecé a entrar en blogs ajenos, a comentar, apoyar, pedir consejo…y de repente “entré” (más bien fui gentilmente aceptado…) a formar parte de una red de gente encantadora con la que tenía un trato, aunque virtual, muy agradecido y de cierta profundidad. Y de repente había un desconocido en el gimnasio que me preguntaba si yo era el del blog, otro dia por la calle había otro que me preguntaba lo mismo, o recibía mails pidiendome opinión de nosequé, y yo alucinaba y me hacía pequeñito. Luego llegó la lesión, la operación y el fin de las carreras por el parque, pero aún con todo y con eso, llegué a coger la moto hace un par de años e irme a Madrid (en el día) al Maratón, sólo para verles llegar a unos cuantos y compartir mesa y mantel con un grupo de gente a la que, en muchos casos, era la primera vez que veía. Y de muchos sabía más cosas de su vida que de otra gente a la que a lo mejor veo a diario paseando al perro en el parque…Fue extraño, pero muy agradable a la vez. Curioso y difícil de explicar. Desconocidos y familiares al mismo tiempo…pero en cualquier caso gratificante. De hecho, a unos cuantos aún les sigo leyendo sus blogs, los tengo fichados en facebook y hasta he vuelto a ver a alguno en alguna otra ocasión con gran alegría.

Porque esto es lo que se consigue con un blog, con un perfil en facebook, cuenta en twitter, flickr o en cualquier foro especializado en el tema que sea. Desarrollar conversaciones, intercambiar opiniones, conocer gente interesante (de la que no lo es, te alejas, exactamente igual que haces en el “mundo real”) y crecer como persona. Y lo mismo se aplica a las empresas, los productos, las marcas. Las que entran aquí, a este mundo 2.0, con verdadera vocación de escucha, de aprendizaje, de compartir, son bienvenidas y pueden obtener muchas información que les lleve a la acción. Las que sólo vengan para vender, evangelizar e imponer su visión del mundo….saben dónde acabarán. En el botón de borrar/ignorar.

Paz !

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *