El tiempo

es una medida bastante rara. Para unos significa una cosa, y para otros significa otra. Pero, y creo que esto se puede aplicar a la mayoría, a casi todos se nos escapa entre los dedos. La mayoría de las veces dejamos que se nos escape el tiempo, y lo más triste es que perdemos un montón de tiempo lamentándonos de no tener tiempo.  Cuántas veces te ha pillado alguien en un pasillo y se ha tirado 15 minutos diciéndote que no tiene tiempo de nada y que no llega….. De hecho, muchas veces es más el tiempo que le dedicamos a decir o a pensar que no tenemos tiempo de hacer “X”, que el tiempo que luego le dedicamos a hacerlo. A mi me pasa, por ejemplo, con el gimnasio (estoy más tiempo PENSANDO que tendría que ir, que el que luego realmente estoy allí….) o con el blog. Mucho s dias pienso, “Tengo que escribir sobre esto”, e incluso doy forma al post en la cabeza, lo pre-escribo, busco argumentos mentales, lo visualizo…pero al final nunca encuentro el tiempo de escribirlo. Pero luego llega un día que te pones – como hoy – y al final resulta que te cuesta menos escribirlo que lamentarte de no haberlo escrito. Y además es más gratificante.

Apliquémonos el cuento a la vida en general. Dejemos de lamentarnos de no tener tiempo, y creemos nosotros nuestros tiempos. Las obligaciones impuestas no son excusas, porque los únicos que nos las imponemos somos nosotros, aceptando compromisos sociales u obligaciones estúpidas que no van a ningún sitio, o sea que menos quejas y más aprovechar tu tiempo. Y recuerda que cuanto más viejuno te hagas, menos importarán los metros de tu casa, las marcas de tu ropa o el tamaño de los vehículos aparcados en tu garaje. Dedícate a lo importante: familia, amigos, seres queridos y tú mismo. El resto pasa, como las modas.

Y ahora te dejo, que no tengo tiempo…

Paz !

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

¿Algo que decir? ¡No te cortes, deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *