¿Quién dice que “normal” es igual a “bueno”?

La verdad es que es algo que en ocasiones me saca un poco de quicio. Esta lucha por la “normalidad“, por ser como el resto, por no sobresalir, por hacer lo “adecuado” o lo que “esperan de tí“, me parece una tremenda trampa. Sobre todo porque la mayoría de la gente asocia la “normalidad” con lo “bueno“, y todo lo demás, con lo “malo” e “inadecuado“. Pues bien, Voll-damm acaba de lanzar una campaña en la que precisamente destaca la diferencia (al fin y al cabo su cerveza se autodefine como “diferente”) como un rasgo positivo, y lo hace a través de un spot que a mi me gusta bastante. Además, me lo descubrió mi chica (si, otra vez ella, que cada vez se fija más en estas cosas…), diciéndome eso de “he visto un anuncio y me he acordado de ti“. Curiosamente, @dielogo también me ha dicho algo parecido a través de twitter…aquí tenéis el spot.

httpv://www.youtube.com/watch?v=H7Ip3jE7oF4

la verdad es que Juanito es bastante más guapo que el bulldog del vídeo, y mi Harley es bastante más guapa que la Triumph que sacan, pero sí que es cierto que en unas cuantas cosas me veo identificado. Y es que no creo que ser “distinto” o “diferente” sea algo malo. De hecho – y sé que si pregunto a muchos de mis amigos y conocidos, probablemente me calzarán esa etiqueta de “distinto” – yo diría que siendo como soy me va incluso bien. Trabajo en algo que me gusta, estoy intentando lanzar algo que me apasiona, cuento con grandes amigos y con un montón de conocidos muy interesantes, y a mi chica aparentemente también le parece bien cómo elijo vivir (igual también hay que decir que me la he llevado a hacer surf en Marruecos, a la montaña, a seguir en helicóptero la Baja Aragón, a conciertos de grupos “de los mios”, hemos hecho caida libre, ha viajado en la moto y se ha venido a concentraciones de Harley, ha empezado boxeo….vamos que se adapta bastante bien a mis “rarezas”….).

Y es que yo creo que eso es la vida, y para eso está. Para disfrutarla, ser constructivo, saltar en los charcos y aprovecharla.  En ocasiones, jugándotela, como dice el spot, a doble o nada. Y ésto creo que hay que aplicarlo tanto a lo personal como a lo profesional. Hay que ser dueño de nuestros destinos, y no marionetas del guión escrito por otros. Y está claro que, si soy yo el que manda en mí mismo, no voy a hacer cosas por las que no tenga, al menos, interés, e idealmente, que me apasionen. Porque yo, en verdad, lo que quiero es acabar como Josep Mascaró, el abuelo del anuncio de Coca-Cola….

httpv://www.youtube.com/watch?v=tzc3FFJDKU8

¿Y vosotros? ¿Cocéis vuestros días o los enriquecéis?

Paz !

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

  1. Te puedo asegurar que “todos” tenemos rasgos que nos hacen diferentes. En nuestro fuero interno nos sabemos distintos al resto del “común” de los mortales, a veces por aficiones extremas, otras veces por un sentido de la estética muy personal, otras veces por nuestra forma de pensar o de percibir el mundo que nos rodea…

    Otra cosa es “la pose”, esa fachada de “ciudadano corriente” que todos adoptamos para ser aceptados, para seguir la corriente de lo politicamente correcto. Esa costra de normalidad que muchos no tienen el valor de arrancarse jamás. He ahí la diferencia.

  2. La pregunta es ¿quién manifiesta rasgos distintivos por pura autenticidad legítima, y quién lo hace por notoriedad?

  3. Lo de “aceptar a los demás por ser normales” creo que es una falacia. Yo creo que en general, nos sentimos atraídos por gente que hace, dice o piensa cosas fuera de lo común. Y por eso existen los ídolos y las estrellas. Pero la presión de la mediocridad y la aceptación de las normas, son la fuente de tanto uniformismo y uniformado.

    Por cierto ¿quién es distintivo legítimamente o por notoriedad? no es ni de lejos una pregunta importante. ¿Qué más da? Creo que lo importante es hacer y destacar, el resto cae por su peso.

  4. Así pues hemos pasado de lo políticamente reprobable a lo socialmente exitoso en, ¿cuantos?, ¿cinco comentarios?.

    Estooooo, y yo si creo que sea importante la diferencia entre autenticidad y pura pose, Porque lo falso al final termina fracasando (es una opinión).

  5. Bueno creo que decimos los 3 algo parecido. Pero a cada uno nos gusta más como lo pensamos nosotros, como es normal que ocurra, porque el comentario, desde luego que es una opinión, muy resumida por cierto, de aquello que pensamos.
    Lucas, hace poco discutíamos con uno de mis socios un artículo de Smashing Magazine “The dying art of design” que habla sobre la abundancia de herramientas y discusión alrededor de ellas y poca reflexión acerca del diseño, y de su ejercicio mental. Derivó esto en el deseo y el empeño, en no imitar y desarrollar ideas propias y tratar de hacer, no solo bien, sino genial, la ambición de sobresalir.

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *