Ser Social no es sólo parecer Social

Supongo que es consecuencia del mundo que estamos creando, donde la fachada, la primera impresión, el aspecto y el decorado, son lo que realmente cuenta, y no el contenido. Y eso acaba calando en muchos aspectos de la vida. Ahora la moda, lo que mola, lo cool, lo guay, es “ser social”. Y para muchos eso se limita a poner los iconos de facebook y twitter en su home.  Y eso, lo siento mucho, no es ser social. Eso es sólo PARECER social.

De la misma forma que yo, por tener pies, no soy atleta, ni por tener manos soy cirujano, una marca, por tener cuenta abierta en determinadas redes sociales, no “es” Social. Al menos, para mí no lo es. Para mí “ser” Social es algo que va mucho más allá de esos iconos. Para mí, SER Social supone someterse a una tremenda cura de humildad, que empieza por volver a pensar que quizás el usuario, el consumidor, el público, tenga algo que decir, y que merece la pena ser escuchado. Incluso merece la pena hablar del tema con él, para comprender mejor su punto de vista, porque igual hasta tiene propuestas que hacernos. Pasa por entender que quizás el objetivo económico no debería ser EL UNICO motor de un producto/marca/empresa. SER Social empieza por participar de la realidad de los usuarios, por entenderla y hacerla propia. Por entender que tu producto/marca/empresa sólo es “algo” que el usuario utiliza para “algo” – no necesariamente lo que tú pensaste cuando lo lanzaste al mercado – y que ese “algo” lo hace en un entorno, en un contexto, y con una compañia determinada. Realmente pasa por entender qué es lo que hacen o piensan sobre tu producto/marca/empresa y potenciarlo. Y, por supuesto, hacer que sea fácil que compartan sus experiencias de uso con sus amigos. En definitiva, entender la marca como un altavoz de lo que hacen y viven sus usarios, y no como se hace ahora, que parece ser justo al revés, que se entiende a los usuarios como una valla publicitaria de la marca.

Para mi, una empresa que haga eso, es mucho más Social que una marca que tenga un blog en el que hable de lo guays que son, y lo bien que lo hacen,  porque eso no le importe a nadie más que a ellos. Y, por supuesto, mucho más social que una que tenga una página en Facebook en la que cuelgue los posts del blog, y que no tenga más vida que esa, o una cuenta en twitter en la que no contesta las menciones…o lo hace a los 4 dias.

Y eso creo que es también responsabilidad nuestra, las Agencias y los Consultores, que deberíamos ser los primeros en aplicarnos el cuento, ya que somos quienes deberíamos ayudar a nuestros clientes a entenderlo, a comprender – y rebajar, o al menos poner en su lugar correcto – sus expectativas. Igual tendríamos que dedicar un tiempo a explicarles lo que hay realmente en esto del Social Media (un ecosistema en evolución, con casi todo por hacer y un futuro incierto…), y las implicaciones y servidumbres que implica entrar en las Redes Sociales, antes de diseñar un plan 360º multicanal-multitarget-multiloquehagafalta, y presentar la bonita factura al cobro. Ya sabéis lo que yo pienso de ésto. No es sólo aplicar las 4Ps del Social Media, también hay que tener en cuanta la 5ªP, y, sobre todo, que a veces lo olvidamos, las empresas han de ser capaces de pasar de nuestras teorías y planteamientos teóricos, a su realidad. A ejecutarlo. A implementarlo, y que lo se haga no sea “un churro”. Porque las falsas expectativas quizás sean las que nos impidan seguir pasando nada al cobro en un tiempo…no demasiado lejano.

En definitiva, que, para mí, SER Social tiene más que ver con una actitud, que con unos iconitos de colores en la esquina superior derecha…

He dicho.

Paz !

PS.- Ah, por si no os habíais fijado, han cambiado tanto el header como el footer, y el responsable de hacer que lo que yo dibujaba en papel  y luego en photoshop se convierta en código para que se vea (cambiar tamaño del header y reconvertir el footer a una zona administrable de widgets) en nuestras pantallas, es el señor Padapapoulos (un no-griego en Sevilla…). Para que luego digan que los Calvos y los Rastas no nos llevamos bien, o que les tenemos envidia por su pelazo, o cosas de esas….para ná!! Gracias, tio !! 😉

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

  1. Has dicho y muy bien dicho.

    El sector de la Comunicación, publicitaria o no, lleva sufriendo este mismo problema desde el origen. Si escribes, eres comunicador; si se te ocurre algo de vez en cuando, creativo; si tienes un ordenador especialista en diseño; si internet y sabes abrir perfiles te dedicas a las redes sociales.

    Esto no es más que una extensión del mismo mal, cuyo único remedio es la profesionalidad. Un buen médico es aquel que sabe explicarte lo que te pasa y los pasos que va dando para curarte. El malo sólo te extenderá una receta y la minuta, sin más comentarios o, lo que es peor, con un galimatías que no entienda ni él evitando así molestas preguntas.

    Evangelizar es muy importante, sobre todo porque es la única manera en la que empresas e instituciones sepan lo que pagan, porqué y a quién. Y tranquilos, esto no ha hecho más que empezar. La profesionalidad nunca se va a acabar.

    Sólo añadiría un detalle más por si, por casualidad, nos leyese alguien que esté pensando en invertir en socialmedia: esa capacidad de escuchar “pacientemente” es la única posibilidad de sacar provecho a cualquier acción en socialmedia. Es mejor y muchísimo más rentable que ir a ciegas, el complemento a cualquier estudio de mercado y, si se sabe hacer bien, más fiable aún que un test (pre o post).

  2. Basta con hacer la siguinete prueba:
    1.- Coge a alguien de esa empresa que dice ser tan Social, de los que se encarguen de esa sociabilización;
    2.- Nómbrale “The Cluetrain Manifesto”
    3.- Observa su reacción: si empieza emocionado a decirte lo que le gustó lo que allí se decía, la cosa va bien; si pone cara de póquer, tuerce el morro y sigue hablándote de lo social que es y de lo chulo que le ha quedao el perfil del fisbuk… mal vamos.

    Que los mercados deben ser una conversación ya se dijo antes del 2000. La web social ha ayudado con sus herramientas, pero ser social es, como bien dices (y decía Audrey Herpburn) “una actitud”.

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *