Si el Networking es tu único working… mal !!

Será que cada vez soy más radical, será que me hago mayor (cumplir los 40 es lo que tiene) o que simplemente cada vez tolero menos los mundos donde todo es decorado, pero el caso es que cada vez me produce más rechazo el término Networking. No porque no valore la importancia de tejer una red adecuada de contactos donde exista un interés mutuo y sincero, sino porque precisamente lo que creo que se esconde cada vez más detrás del término es una lucha de egos vacíos, más preocupados de la presentación del guiso, que de juntar buenos ingredientes y cocinarlos de la forma correcta.

Y eso no debería ser así, o al menos yo no lo veo así. Me revienta sobremanera esa obsesión por lo que ya hace un tiempo denominé ansiedad tarjetera. Por ese afán de coleccionistas de tarjetas y contactos. Por convertir el networking en una profesión!! Si hay gente que – en el colmo de la vacuidad – se autodenomina “Networker” y hasta lo pone en sus tarjetas de visita… O_O.

Lo curioso del caso es que estoy convencido que según estás leyendo ésto – esté donde estés – ya estás pensando en alguien. O incluso en varias personas. Que ya le estás poniendo nombres y caras a los destinatarios del post. Y que estás tan convencido como yo de que no se darán por aludidos si lo llegan a leer. Porque son así. Realmente se creen su propia película. Se creen súper importantes, y se consideran un ejemplo a seguir, porque tienen Xmil amigos, Xmil followers, ellos, que hasta hace unos años no tenían nada que ver con las redes, el marketing o el emprendizaje, pero se han sabido adaptar al nuevo entorno y reconvertirse. Porque dan charlas – de iniciación, eso sí, no sea que alguien les pregunte algo y no sepan contestar… – continuamente, o al menos eso dicen. Porque están muy liados siempre, aunque nadie sea capaz de nombrar un sólo proyecto – aparte de los cursos y charlas – en los que participen, y por supuesto nadie sabe el nombre de sus clientes, que suelen ser “líderes en su sector” y cuyos  nombres no pueden desvelar por un pacto de confidencialidad (sic) que les han hecho firmar. Además, suelen ser los primeros en hacer RT a las últimas noticias publicadas por las webs de referencia. Los que publican antes que nadie los videos con datos de la importancia del social media y los últimos artículos sobre las startups de Sillicon Valley. Los que a todas las menciones contestan en abierto y haciendo RT del comentario original, para que todos vean que hablan con mucha gente. Los que interactúan con “los grandes“, pero con los de fuera de su ciudad, porque los de su entorno le tienen “calao“. Los que incluso hacen RT y agradecen las menciones en los Paper.ly y similares (pero alma de cántaro, que la selección la hace un puñetero robot en la inmensa mayoría de los casos, qué coño tienes que RT y agradecer tú ahi ??!!). Los que, por tener de todo, tienen hasta enemigos con los que hablan como si de verdad existieran, y les dan hasta las buenas noches o los buenos días, cuando es una estrategia más que viejuna esa de inventarse enemigos para poder jugar el papel de héroes. Y además – y reconozco que esa es la parte que más me mosquea – su única función en las redes es la de poner a funcionar el ventilador. La de esparcir el conocimiento…. pero el de otros, porque ellos, generar, lo que se dice generar contenido u opinión propia… poco, y “curar el contenido” también más bien poco, que son más de cantidad que de calidad. En muchos casos ni disponen de blog, o lo tienen, pero no encuentran el momento de actualizarlo, y cuando lo hacen es con refritos, reviews o tips ya vistas en mil sitios, nunca con opinión o contenido propio. Suelen ser gente que tiene la capacidad de “llevarse” con todo el mundo, de orientar su culo según sople el viento, y de convertir cada encuentro en un festival de alegrías y felaciones públicas. Y para más inri, en muchos casos, su propia presencia en redes – porque están en TODAS, eso no lo dudes – es fea, poco cuidada estéticamente, y con un componente barroco bastante marcado, con todos los plugins, extensiones y widgets posibles activados, sin orden ni concierto colocados, ni otro fin, entiendo, que el de demostrar la mayor, que ELLOS están en todas partes, porque son poco menos que enviados del Señor en la tierra y tienen el don de la ubicuidad…

Para mi el verdadero valor del networking es el que se obtiene del verdadero net-working. El que te permite IDENTIFICAR, seguir y aprender de gente que realmente tiene que aportarte, profesional y personalmente. Sin necesidad de llamar su atención, hacerte el encontradizo o importunarles con tus necesidades. El que, con el tiempo, y siempre y cuando tú también aportes, te da la oportunidad de INTERACTUAR – en el ON y en el OFF -, de elaborar, de crear y de mostrar una opinión, una postura, una personalidad y de generar una marca propia. El que te permite APRENDER a algo más que a dar la mano y palmear espaldas. El que te permite CRECER a través de ese proceso de aprendizaje, que te permite EVOLUCIONAR y ser mejor en tu área. El que te da la oportunidad de llegar a APLICAR ese conocimiento, porque la teoría está muy bien, es necesaria, pero no es sino el primero de un largo recorrido lleno de pasos, donde la verdadera enseñanza la vas a obtener en su puesta en acción, y que además te permite cerrar el círculo COMPARTIENDO esa experiencia, las conclusiones obtenidas y las lecciones aprendidas para que otras personas recorran también ese camino. Ese net-working si que creo que aporta valor, genera marca y crea conocimiento. Y en ese círculo las redes pueden – y de hecho lo hacen, con el blog siendo en muchos casos pieza clave – ser el vehículo de aprendizaje, el espacio donde compartir, y el lugar donde devolver a la sociedad lo aprendido. Porque nos permiten descubrir, masticar, digerir y regurgitar. En público y en abierto. Compartiendo el proceso y el resultado. El camino escogido y el desechado. Y exponiéndolo a las críticas de quienes más saben. Porque eso hay que tenerlo claro. Siempre, siempre, siempre, hay mucha gente que sabe más que uno mismo. Lo complicado, en ocasiones, es diferenciar al figurante del verdadero experto…

Menos net y más working, amigüitos. Igual no es el camino más corto, pero es el que más puertas te acabará por abrir, y de forma permanente, que es lo importante. Ese ansia por estar, por aparecer y aparentar, creo que no lleva a ningún sitio. Bueno, miento, quizás si. Pero es un sitio en el que yo no quiero estar. O al menos no es el camino por el que yo quiero llegar a estar ahí.

Paz !

Do The Work

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

  1. Los que convierten un cumpleaños en el #megachachicumpleandtweets y pretenden auparlo a TT … esa gente

    No podría estar más de acuerdo, en Madrid tenemos unos cuantos pero mejor no dar nombres. Algunos hasta comentarán y harán RT de este artículo porque efectivamente no se darán por aludidos.

  2. Alguien tenía que decir lo que muchos pensamos y por la razón que sea no decimos.

    Hay que aprender a separar el grano de la paja y a veces es complicado y pierdes mucho tiempo creyendo que estas personas, estos “networkers” te van a ayudar, te van a llevar a alguna parte. En fin, todos aprendemos mejor a base de darse leches ¿no?

    Y estoy de acuerdo con Christian en lo de que harán RT; creo que hemos pensado en las mismas personas 😉

  3. jajajajaja…me he partío el culo leyendo el post, desde luego he reconocido a más de uno y una con lo que has escrito. Gracias por hacernos bajar de la “nube social” pq a veces es verdad que perdemos un poco el rumbo. Y no se trata de estar de cualquier manera, sino de aportar CALIDAD.

  4. A mi me pasa como a Félix, de hecho en los últimos 4 meses solo he ido a “saraos” donde intervenía gente que sabía más que yo o intervenía yo de lo poco que se.

    Hoy he ido al de Zaragoza Congresos y, además de la alegría de ver a Félix (solo un ratín eehhhhhh) he disfrutado catalogando a los NETnoworkers. Pero una señora concretamente me ha dejado alucinado, en realidad no, porque ya la conocía, jajaja. Se ha pegado largando durante su minuto y el mío y si no la levantan de la silla aún sigue, el caso es que yo ya llevaba mi potencial minuto mirando los msj de twitter.

    Estoy de acuerdo más working y los net para después del working y con los amiguetes o quien uno elija.

    Buen post Lucas

    Por cierto, para cuando unas cañitas Only Net??? jajaja

  5. Paso de perder el tiempo buscando similitudes, aunque estoy segura de ser capaz de encontrarlas.
    Pero, oye, ¿has publicado algo al respecto de la comunicación asertiva? porque ando convencida de que tengo que buscar ayuda en ese tema (es mi gran punto flaco) pero viéndote a ti (un profesional) y leyendo cómo las sueltas (pim pam)… acabo de caer en la cuenta de que a lo mejor, estoy haciendo una montaña de un grano de arena y tampoco es tan grave tener la lengua calva.
    (Si ya se, siempre que lo que diga sea coherente…).
    (Sí, ya he mirado en tu buscador pero me quedo enganchada leyendo y no encuentro)
    Gracias de antemano ;D

  6. @Sonia, en cierto modo, TODO el blog es en si mismo un ejercicio de comunicación asertiva, no crees? Al menos si entendemos la asertividad tal y como la define wikipedia, esto es, como “una forma de expresión consciente, congruente, clara, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos (…) actuando desde un estado interior de autoconfianza”. Diría que se ajusta más o menos… 😉

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *