a vueltas con la falta de tiempo (para las redes)

El tiempo es ese bien escaso del que todo el mundo habla.

– «Haría X, pero no tengo tiempo»

– «Me gustaría hacer Y pero no me da la vida»

– «Nos encantaría contestar todos los comentarios del Facebook de nuestra marca pero no nos da tiempo»

– «Recibimos tantas menciones en Twitter que no nos da tiempo ni a leerlas ni a contestarlas»

¿Os suenan? La falta de tiempo – o su mala gestión – son posiblemente uno de los mayores problemas de nuestro tiempo.

Si a esto le sumamos que no todas las marcas entienden todavía el canal digital, tenemos un combinado que supone una barrera totalmente infranqueable. Se junta el «buff, qué pesados que son en el Facebook» con el «no tengo tiempo para contestar» y pasa lo que pasa. Que este artículo de 2014 sigue siendo válido. Que esta estadística, de 2011, en la que se decía que más del 70% de las quejas/criticas en twitter se quedaban sin resolver, me temo que también sigue siendo válida.

En lo que si que espero que hayamos mejorado es al menos en reconocer que uno de nuestros mayores problemas es el tiempo (o la falta de él). En entender que quizás lo que deberíamos hacer es alocar recursos en función de las «nuevas» necesidades, y que si los consumidores están migrando hacia canales sociales, quizás éstos deberán reforzarse. Si al menos hemos identificado este elemento como  uno de los elementos críticos, yo me empezaría a alegrar. Y creo que estamos en el camino. Esta semana, por ejemplo, en una entrevista que me hicieron para empresa actual, el titular que extractaron de todo el texto fue «El tiempo es la herramienta fundamental para que una marca conecte con sus usuarios«. Curioso, verdad? Y esperanzador también.

Incluso mi vlog semanal – si, ahora estoy subiendo vlogs semanales a mi canal en youtube, no lo sabías? – lo dediqué a este aspecto. Aquí te lo dejo por si no lo has visto, ya que ahí elaboro un poco más mi punto de vista al respecto.

Gracias por tu tiempo! 😉

Paz!

 

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

  1. «El tiempo, nuestra moneda de cambio»
    Recuerdo cuando teníamos tiempo. Recuerdo cuando mi madre me silbaba desde el balcón para ir a comer. Recuerdo cuando el tiempo nos sobraba. ¿Cuándo cambió todo eso? ¿Cuándo lo agotamos? Decidir en qué invertirlo es decidir qué es lo que queremos.
    Cada opinión o reacción de un fan/seguidor es importante, creo que es lo más importante. Le dedicamos mucho tiempo a buscar contenido de valor para que nuestros seguidores sigan ahí, pero cuando opinan, critican, alaban, no nos centramos en ellos, solo los observamos, vemos como mueven ficha, pero no les damos el valor y el peso que tienen de verdad. Sin ellos, todo el contenido de valor que ponemos NO sirve de nada.
    Como bien dices Lucas, tenemos que saber a quién dedicarle más tiempo; haciéndolo, nos daremos cuenta que «tenemos más tiempo».

    Gran post Lucas, una nueva superfan tuya <3

    Feliz lunes 😉

    @mesenesn

  2. Acerado y acertado, como siempre. Muy buena reflexión, me quedo con la parte más práctica, eso de «dedicarte en cuerpo y alma a un canal y, hasta que no lo controles bien, no intentar crecer sin control»: que el tiempo es la nueva moneda de cambio es absolutamente cierto…y cada vez es más importante.
    Ya seguía tu blog, pero los vlogs son fantásticos, me suscribo inmediatamente. Enhorabuena!

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.