¿Por qué compartimos en las redes sociales?

¿Te has parado a pensar alguna vez por qué compartimos lo que compartimos en las redes sociales? Algún motivo tiene que haber, y no es válido decir que «por costumbre» porque es algo muy reciente, y hay muchas probabilidades de que como mucho, y porque estás por aquí, por lo que te puedo anticipar un cierto interés en el mundo digital y las redes, lo empezaras a hacer en 2009. La mayoría de la población puede que incluso más tarde, 2011-12, así que la costumbre es demasiado reciente como para que valga como justificación.

Es cierto  que ha sido un cambio tan disruptivo y generalizado que ha eliminado por completo otras formas de compartir momentos, experiencias y conocimientos, de la misma forma que la fotografía digital impactó radicalmente en la fotografía analógica (visto aquí).

impacto-fotografia-digital

Si intentamos ir más allá del postureo social, o incluso si intentamos indagar en las razones de ese postureo, que nos «obliga» a hacernos fotos en situaciones «aspiracionales» y luego compartirlas, ¿qué es lo que hay? ¿Qué es lo que hay detrás de alguien que comparte sus conocimientos de forma gratuita en las redes? ¿Detrás de alguien que publica desinteresadamente casos de estudio, recetas o claves de futuro algún sector? ¿Y detrás de esa «fiebre compulsiva» que le ha dado a las marcas por generar contenidos? ¿Tienen todos esos perfiles las mismas razones para compartir?

Podría parecer una pregunta menor, pero si le dedicamos un momento a pensarla… igual no lo es tanto, y nos dará las claves para entender algunos comportamientos. Yo no puedo saber por qué comparten otras personas, pero si que puedo decir por qué lo hago yo. Al menos por qué comparto conocimientos a través de este blog. Lo de compartir las fotos de mis desayunos y dar los «Sueños días» ya lo dejamos para otro momento… ;).

En mi caso, tal y como explicaba en mi video semanal en mi canal de youtube, lo hago para validar mi forma de entender el mundo digital. Para confirmar si mi forma de entender los movimientos y la evolución de este mundo están anclados en la realidad, o si son sólo imaginaciones e interpretaciones mías. Porque si, tengo una opinión propia – algo que no todo el mundo parece tener – y creo que la mejor forma de que esta se desarrolle y siga creciendo es enfrentarla al mundo exterior. Asumir que no tiene por qué ser cierta, aceptar que el mero hecho de tener una opinión y exponerla puede implicar recibir criticas, pero aún con todo decidir soltarla y dejarle que se enfrente a otras, para que, a través del diálogo y el intercambio de ideas, crezca y se refuerce. Obviamente, al hacerlo de forma consistente y repetitiva (major 🔑!!), consigue trasladar al exterior la idea de que efectivamente tengo ideas propias, basadas en hechos reales, vividos y sufridos a través de mi experiencia con clientes, y eso inevitablemente me ayuda en la construcción de una marca personal, que deriva en marca profesional, y en última instancia facilita el conseguir clientes nuevos con los que seguir descubriendo y experimentando en este mundo de la comunicación digital y las redes. Puede resultar paradójico para algunas mentes no-digitales, pero el hecho de compartir de forma gratuita y consistente conocimientos, puede derivar – y de hecho lo hace – en peticiones por parte de clientes para aplicar dichos conocimientos en su caso particular. Aplicación facturable, obviamente.

Por si no lo viste, te dejo aquí el video completo de la semana pasada, por si lo quieres ver ahora.

Y tú, ¿por qué compartes en las redes sociales? Me encantaría conocer tus razones. Si te parece, déjame un comentario (aquí o en el video, me da igual) explicándolas. Será bueno para ti (te obliga a pensarlas), y será bueno para mi, porque me permite conocerte mejor. Incluso será bueno para los mirones, que lamentablemente, son mayoría (en el video te explico incluso en qué proporción…)

Paz!

L.

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

  1. Te podrá parecer una frase hecha, pero soy de los que piensan con fuerza que es lo que compartes lo que puede cambiar al mundo y a ti. Personalmente comparto todo lo que me parece interesante y pienso que puede transmitir algo en base al principio de que compartir es vivir y no sólo mirar. A veces tengo tiempo para más y otras para menos pero si estás en medios sociales, desde mi punto de vista, esa es la esencia para poder mantener viva una comunidad que te devolverá con creces los valores que aportes. Lo que pasa es que en la gran mayoría de los que estamos de una manera u otra más metidos en este mundillo solemos ver como se hace por el sistema del “ráscame que te rasco” o “enchufo el ampli (RSS) como si no hubiera mañana” para mejorar un concepto de marca personal que tira más por el reconocimiento personal (ego) que por otro lado. Que ojo, visto lo visto parece que les funciona y les hace «megapros» de nicho a más de uno. Pero como bien dices cada uno tiene sus motivos y mide (cuando mide) lo que le interesa como le interesa. Pero en tu casa ni todo lo que hacen tus colegas te puede gustar ni es compartible al menos que le aportes un criterio propio y no un cute paste.

    Compartir no es obligatorio, pero tener criterios que te identifiquen sí. Por cierto, aunque el mailchimp no te haya funcionado ya te estaba echando en falta… por algo será Lucas 😉

    PD: Hoy le leí a un buen amigo una entrada sobre el etiquetado en redes… eso que se hace (muchas veces) mendigando un retuit o un like… Y lo que le cometé fue que personalmente no me preocupa el que lo hace, me preocupa al que le molesta que se lo hagan y no hace ni dice nada.

    Buen comienzo de semana y sigamos haciendo cosas…

  2. Compartir contenidos de otros me encanta y sobre todo porque lo bueno merece ser compartido. Aumenta la inteligencia colectiva. Lo que te ayuda a ti, puede ayudar a otros.

    Compartir contenidos propios para mi, es mostrar tu forma de ver el mundo y queda contaminado cuando nos dedicamos a una actividad profesional y conocemos las técnicas algorítmicas del momento. Creo que se puede compaginar si te olvidas de esa parte técnica y te centras en la idea que tienes y quieres transmitir.

    Gracias y enhorabuena por los videos, excelente forma de presentar los conceptos del online.

    1. Inevitablemente, todo lo que hacemos está en cierto modo contaminado por nuestros conocimientos y nuestros intereses, pero tampoco creo que sea algo malo, no? Cada uno somos lo que somos y actuamos como actuamos por nuestra forma de ser y nuestros intereses.

      Gracias por pasarte y por comentar! 😉

  3. las redes sociales lo que es hoy en dia es puro narcisismo digital y postureo
    y lo que lleva todo esto es comparacion social baja autoestima yo hago muchas cosas que me gustan y si tengo que compartir mis conociemtos los comparto por wassap no para que me vean millones de personas porque no soy una figura publica ni famoso ni nada esta claro que cuando una persona no tiene redes sociales vive su vida mejor es mas se vuelve mas positivo y tambien su vida mejora mucho ya no se vuelve negativo ni siempre esta comparandose a nivel social con los demas en llevar siempre una vida perfecta lo bueno merece ser compartido si pero hay que ser sinceros por mucha repercusion que tenga lo bueno lo quieras o no lo quieras lo malo esta tambien siempre lo malo de vez en cuando no siempre tambien merece ser compartido menos pero lo merece tambien para sincerarnos con nuestras vidas cuando publicamos un poco de lo malo tambien es para decir mi vida no es hapyy al 100% yo tambien tengo mis problemas y mis grises momentos y malos y de vez en cuando tambien estoy triste y eso es bueno para hacerselo saber a la nueva humanidad para tratar de dejar de elegir de las fotos que se quieren publicar y cuales no lo malo tambien se merece ser compartido en menor escala pero pasa que en redes nuestra personalidad cambia a algo que no somos nosotros no nos parecemos en nada a lo que somos en persona de carne y hueso ni tan siquiera en nuestra personalidad las redes no se necesitan para vivir volvamos a los años 90 y te dire lo mismo pero para mi no para todo el mundo a diferencia de vosotros a seguir haciendo cosas pero para cada uno sin buscar aprobacion social las redes sociales lo que venden es siempre felicidad

    1. Si he entendido bien tu comentario (se hace MUY difícil de entender sin una sola coma o punto en todo el párrafo), me da la sensación de que te estás centrando solo en un tipo de uso de las RRSS, y hay muchos más. No todo es postureo, no todo es narcisismo. También hay MUCHO contenido formativo, mucho de discusión y debate, mucho informativo, por no hablar de los booktubers y similares. Si no los conoces, te invito a bucear un poco más allá del universo de narcisistas que describes.

      Por otro lado, el artículo y el video tienen ya 4 años (los publiqué en Junio 2006, tu comentario es de Septiembre 2020), así que indidudablemente el panorama, los canales e incluso las motivaciones han cambiado. Hasta hemos tenido tiempo de vivir una pandemia global con confinamiento incluido, en el que la única forma de relacionarnos con nuestros familiares, amigos, conocidos e incluso desconocidos, eran las redes sociales y las videollamadas.

      En cualquier caso, creo que es bueno ser consciente de que las cosas no son blanco o negro, hay una infinita gama de grises, y además, es importante evitar cometer el error de confundir lo que vemos con el todo. No perdamos nunca la inquietud de rascar por debajo de la superficie. Igual descubrimos joyas…

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.