Las Redes Sociales NO son importantes

Por lo menos en el perverso sentido en el que ahora se les está dando importancia. Porque parece que para algunos son consideradas el maná del desierto, la cinta americana y las bridas, todo junto. Lo que nos va a salvar del hambre y la sed y nos va a permitir seguir camino.

Y no. Eso no son las redes. Si eres tonto, no te van a hacer listo. Si tu producto es malo, no te van a hacer vender. Si no aportas nada, no vas a enamorar a nadie, por mucho que publiques “siguiendo el manual” de otro.

Aún a riesgo de parecer un abuelo cebolleta, reconozco que añoro los primeros años de redes sociales, cuando todo era nuevo, cuando todos éramos inocentes y juguetones. En aquella época (2007, 2008, 2009…) las redes las gestionaba “el friki” de la empresa. Era un lugar en el que se compartía el día a día de la marca, en el que se lanzaban preguntas, se conversaba con clientes y no clientes, se contaban curiosidades, la historia de la marca, los por qués de las cosas, se hablaba de las personas que la componían, se contestaban dudas, se metía (mucho) la pata y se generaban relaciones. Se creaba complicidad, deseo y sentimiento de pertenencia, en definitiva.

Pero de unos años a esta parte se han convertido en Cosas SuperImportantes™️ y están supervisadas por el VP de Comunicación, el Head of Sales y el Business Development Manager. Sus contenidos están planificados a un mes vista y supervisados por el comité de abogados. Sus resultados – en forma de likes, clicks, fans, descargas y suscripciones – se presentan en el Comité de Dirección en unos dashboards con unos gráficos preciosos en los que ver la evolución (rolling year) de los principales indicadores, y están sujetos al escrutinio y opinión de directivos que en muchas ocasiones son incapaces de mandar una convocatoria de reunión por sí mismos desde su móvil sin pedir ayuda a sus secretarias (de mandar un tweet ni hablamos!) pero que saben que las redes son Cosas SuperImportantes™️ porque “sus hijos están todo el día ahí metidos” y “la gente no se despega de sus móviles“. La consecuencia es que se han convertido en la misma mierda plana e insulsa que los folletos, catálogos, webs y carteles de la marca, intercambiables con los de la competencia, tan “correctos” QUE NO CUENTAN NADA, pero al menos tampoco molestan a nadie.

Para que esto funcione de nuevo necesitamos volver a ser cercanos, naturales y espontáneos. Salir de los despachos, de las salas de reuniones, quitarnos los miedos y volver a conversar. Que sí, que ahora hay que lidiar con ofendiditos y trolls, pero no demos la espalda a todos los demás por culpa de ellos, no olvidemos a los que sí que están dispuestos a entablar conversación y dialogar. Hablemos su lenguaje, juguemos de nuevo, centrémonos en ellos y olvidémonos del resto. No nos obsesionemos en llegar al mayor número posible de usuarios, sino en llegar lo más dentro posible de aquellos con los que compartimos forma de ver el mundo. Construyamos comunidad, no audiencia.

Quitémosle a las redes la presión que tienen. Dejémonos de growth hackings centrados en cantidad y no en calidad. Devolvámoselas al “friki“, al que las entiende, al que habla su lenguaje, al que las vive, al que las disfruta, y dejémosle hacer. Quitémoselas al que solo las ve como un canal más a monetizar y “optimizar“. Me juego la mano izquierda (por si acaso, que soy diestro, no tonto) a que eso aumentará la visibilidad de la marca y la interacción. Al menos, entre la audiencia adecuada y en los canales en los que éstos estén. Porque todo lo demás son fuegos fatuos. Vistosos, sí, pero su origen está en la descomposición, en la putrefacción.

El Marketing de hoy ya no va de captar atención. Va de mantenerla. Ya no va de ser quien consigue llegar a más gente. Va de ser quien consigue quedarse entre ellos y ser aceptado.

Paz!

L.

.

PS.- Sí, el ligero restyling del blog que comentaba en el post anterior ha llegado, no sé si te habrás dado cuenta. Ahora ya es https (soy un pionero!), le he metido una foto de portada por eso del “personal branding“, especificado las temáticas para los que lo están descubriendo ahora, hecho más visible el menú, metido una barra de búsqueda, otra de suscripción, hecho más grandes los botones de compartir aunque no los uséis, incluido un mensaje para “incentivar” los comentarios, creado un footer… pequeños cambios, hechos con la intención de hacer este blog un poco más mío y también más tuyo. El tiempo nos dirá si (otra vez) me he equivocado o no. En cualquier caso, gracias por pasarte por aquí y haber llegado hasta el final. Gracias!

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

    1. O la de Desatranques Jaén, o las de todas aquellas marcas capaces de “no tomarse demasiado en serio a si mismas” y jugar con la audiencia. Al final, eso les permite destacar entre la nadería en la que se mueven todas las demás. 😉

  1. Totalmente deacuerdo!!!
    En general la comunicación en Redes Sociales está muy encorsetada y sujeta a resultados, a ser posible rápidos.
    A mi entender, las Redes Sociales es eso, entablar relaciones, conversación, discusión pero al fin y al cabo hacer un uso humano.
    En uno de los cursos que di para los comerciantes de mi pueblo, les puse el ejemplo de que si cuando yo me cruzo con uno de ellos por la calle y le digo “Buenos días!” si su respuesta es “Promoción al 50% en moda verano”, “A las 13h Happy Hour de quintos”, “Compra….Mira….Regala….Oferta….”…al final lo que haré es huir de vosotros y procurar no cruzarme.
    Pues en las Redes Sociales igual, le daré al botón “No seguir”.
    Hay que humanizar las comunicaciones, estamos desbordados de información y salvo excepciones, el uso de Redes Sociales debe ser para crear vínculo de forma natural, como cuando te apetece mucho estar con alguien que siempre cuenta cosas interesantes, divertidas, curiosas, históricas,…etc…
    Muchísimas gracias Lucas por tus aportes, realmente da gusto leerte!!!

    1. Gracias a ti, Robert! Y si, el ejemplo que pones es 100% real, demasiada gente haciendo uso de estos canales como meros canales de difusión y captación, que no digo que no sea una opción, pero que si lo haces, luego no te extrañe que la gente pase de ti.

      Como suelo decir muchas veces, más “social” y menos “media” !!

  2. Pienso que tienes una visión muy acertada. Hace tiempo que no me interesa abrir ningún enlace de productos que adquirí o posiblemente adquiera por lo mismo que comentas. Pocas marcas logran salir de la mediocridad.

    1. Pues es una pena. Y ojo, que también hay que decir que, en parte, somos culpables de la situación, criticando a todo aquel que se atreva a hacer algo medianamente distinto. Sabiéndolo… ¿quién se atreve a tener personalidad? Pocos, muy pocos. A ver si va a ser su cabeza la que acaba rodando…

      Gracias por comentar Francisco!

    1. Ojalá! Casi mejor la segunda opción (haber evolucionado en otra dirección) que la primera. Todas las posibilidades, herramientas y canales actuales, pero usados “para el bien” y no tanto autobombo vacío (que nadie escucha…), clickbait y trampas de monetización.

      Qué distinto el panorama actual a aquel que teníamos hace unos años, cuando arrancábamos, verdad? Ains…

  3. Enhorabuena por el post. De los post tuyos que más me han gustado. Considero que hemos dejado de conversar de persona a persona y ahora lo hacemos de Buffer (o la herramienta que utilices) a “posibles likes”. Las marcas de han vuelto egoístas con las redes sociales. Un saludo Lucas

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *