Vende sin vender. Crea marca.

Hace unos días, a través de un tweet del awesómico David Bonilla , descubrí una iniciativa que me pareció MARAVILLOSA. 

Se trata de S.W.A.P., la última aventura en la que se ha metido Freitag, la marca que inició el movimiento de las bolsas de mensajero creadas con materiales reciclados. ¿Y qué es S.W.A.P.? El nombre es un juego de palabras entre SWAP (intercambiar) y S.W.A.P., Shop Without Any Payment, que ya desvela el espíritu de la iniciativa: Compra Sin Pagar.

Y es que S.W.A.P. es la versión mochilera de Tinder, una app que permite a los propietarios de una mochila Freitag crearse un perfil, dar de alta su/s mochila/s, e intercambiarla por otra con otro feliz propietario, a coste cero. Intercambio entre propietarios, que actualizan sus mochilas y siguen con su vida.

¿Y qué gana Freitag con esto? Mucho, diría yo. De entrada, es absolutamente coherente con su propia filosofía, pero es que además diría que beneficia enormemente a su marca. Por un lado, porque refuerza la idea de que sus productos son de calidad, duraderos, y que por lo tanto merece la pena comprarlos. Por otro, porque demuestra que pone primero los intereses de sus clientes, y no su propia facturación, algo que, paradójicamente, acabará por generarles más facturación, ya que estoy convencido de que muchos de los usuarios de S.W.A.P., al ver algunas mochilas, acabarán comprándolas nuevas. Y por último, porque contribuye a crear y/o visibilizar – ¡y poner en contacto! – a una comunidad de gente con intereses dispares, pero unidos por un interés común, sus mochilas.

Igual tú no eres un fabricante de mochilas con más de 4.000 referencias, 24 puntos de venta propios y más de 400 revendedores, pero igual puedes sacar algún aprendizaje de esto. De entrada, que ser coherente con tus valores es positivo. Que entender a tus clientes es casi una obligación si quieres sobrevivir. Que comprender que – aunque tu marca sea algo importante para ellos – ellos siempre son más importantes que una venta, y que ser capaz de convertir tu marca en un lugar de encuentro es la mejor solución.

Porque lo importante no es tanto ser el protagonista de la fiesta, sino conseguir que tu marca se integre de forma natural en las conversaciones que mantienen – entre ellos – tus clientes. Sí, entre ellos. Incluso si no ocurren en tu muro. Qué más da! Es mucho mejor que te dejen acceder a sus fiestas, que siempre son más divertidas.

Paz!

L.

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

  1. La idiosincracia de algunos cantones de la suiza alemana, es muy particular, en especial en lo que respecta a su sobriedad y desarrollado sentido del ahorro. No me extraña que una cosa tan vieja como el trueque la adapten allí a las RRSS. Otra cosa es el recorrido que tenga para saltar las fronteras.

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *