¿Pagarías por tus contenidos?

Esta semana anunciaba El País su transición a un modelo de suscripción.

A partir del anuncio, empezó el festival de opiniones y críticas, como era de esperar. Pero, independientemente de lo que pensemos de este movimiento, sí que es una excusa fantástica para que todos los que trabajamos con marcas y contenidos nos miremos en su espejo.

¿Tiene sentido el modelo actual de construcción de audiencias en base a contenidos gratuitos? Cada vez son más las voces que se alzan en su contra por los crecientes costes de producción, distribución y promoción, y sus cuestionables retornos en un escenario de alcances (orgánicos) ridículos y públicos saturados.

Pero no solo los medios de comunicación están mutando a canales de pago, también algunos influencers están iniciando el mismo camino, activando patreons, perfiles en OnlyFans, cobrando por dar acceso a su “mejores amigos” en Instagram o haciendo pruebas con la última feature lanzada – casi por lo bajini – por WeChat: sus opciones de paywall. Incluso marcas tan prestigiosas como rolls-royce, lanzan su “red social” propia, reforzando su posicionamiento de marca, en la que el requisito de entrada es, obviamente, ser propietario de un RR.

¿Nos dirigimos a un mundo en el que un número creciente de usuarios – ¿1%?, ¿5%?, ¿10%? – aceptan la idea del pago como fórmula para huir de la basura (de contenidos) que nos rodea ahoga? ¿Un mundo con menos actores pero de mayor calidad? Y si es así, ¿qué porcentaje debería ir en abierto – para ser descubierto – y qué porcentaje tras el muro?

Es apasionante lo que nos puede venir, pero también asusta. ¿Pagaría alguien por seguir consumiendo tus contenidos? A veces da miedo mirarse al espejo…

Paz!

L.


PD.- Quizás el mejor consejo que podría dar a alguien que esté en estos momentos pensando en esto sería que tratara su producción actual (artículos, videos, podcasts, ebooks, cursos…) como si ya fuera de pago. Porque en realidad, ya lo es. El tiempo que otras personas dedican a leerlo/verlo/escucharlo es el pago que te están haciendo. Te están dedicando su tiempo. Y el tiempo es el nuevo dinero. Esforcémonos en que les merezca la pena y lo quieran repetir, e incluso recomendar. Esa será nuestra mejor inversión, y la mejor preparación para esa hipotética transición, si es que algún día llega.

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

  1. Si te estoy pagando a ti con mi tiempo, lo hago con gusto.
    Un placer leerte los lunes, aunque es el dia que menos tiempo tengo.

  2. En general tiene sentido que ese sea el modelo, no? Nos estamos acostumbrando a pagar por la tele y poder elegir qué ver, lo mismo con la música, en algún momento pasará con los podcast y así sucesivamente.
    El modelo de todo gratis y gano pasta con publi ya no funciona, como dices estamos saturados de información y de contenidos mediocres o malos. Pero aún nos falta mucho para cambiar el chip.
    Nos costó muy poco pasar del periódico de pago al periódico gratis, pero nos va a costar mucho volver al periódico de pago sin quejarnos.
    En cuanto a la pregunta sobre nuestro propio contenido, también nos va a costar cambiar el chip con nuestro propio contenido y darnos cuenta cuan normal, mediocre o malo es 🙂

    Hablo del mío, no del tuyo que me tiene enganchado 🙂

    1. La realidad es que lo hacemos en televisión y/o música porque la oferta es de calidad, a precios más o menos razonables, y sin alternativas (sabrías ahora cómo bajarte una serie? no compensa el esfuerzo realmente…). Con lo demás – podcasts, blogs, prensa – por ahora hay tanta oferta gratuita que nos va a costar más hacer el cambio. El mayor problema es que demasiados contenidos están “funelizados” sin justificación, porque ni son de calidad ni diferenciales. Por eso la conversión también es baja.

      O cambiamos todos y metemos calidad, o estamos perdiendo el tiempo. Creadores y consumidores.

  3. La reflexión es buena. Creo que el todo free y que sea lo que dios quiera ha hecho que descubramos mucho… pero también que comamos mucha cosa por la que no pagaríamos ni un euro.

    Sobre la saturación que estáis hablando… completamente de acuerdo. Cada vez más la gente se apunta a crear “contenido” sin un estándar aceptable… veremos como será el futuro, pero me temo que será pagando.

  4. Es una reflexión fantástica. Al final estás compartiendo un contenido que a ti también te ha costado una inversión ya sea en tiempo o en dinero. Ahora bien, llegará un momento en el que debamos separar el grano de la paja. Si ahora vemos que Internet se llena de infoproductos, cursos, canales de Youtube o patreons de vende humos, ¿quién nos asegura que el pago por contenidos no se convierta en un mercadeo de encantadores de serpiente?
    De nuevo, felicidades por la reflexión y su blog en general, una joya.

    1. Nadie te garantiza nada, de la misma forma que comprar El Pais en papel no te garantiza una cobertura objetiva de las noticias, ni tener Netflix o Movistar+ te garantiza que tengas una serie o película buena que te apetezca ver. De hecho, el otro día salía el estudio de la cantidad de horas que se pierden navegando por el catálogo sin realmente ver nada y era dramático. Rondaba los 50 minutos/año si no recuerdo mal, y además algo así como un 30% de las veces la sesión acababa sin elegir nada que ver. Pura paradoja de la elección…

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *