El tiempo no existe

Otra de las barreras que “lo digital” ha derribado es la del tiempo. Ya no existen ni el tiempo ni el espacio. Podemos llegar tan lejos como queramos, y extendernos tanto como consideremos.

Desde el momento en el que todos y cada uno de nosotros disponemos de canales propios, el tiempo encorsetado, sometido a necesidades ajenas a las de los creadores, ha dejado de existir. Ahora los capítulos de las series duran lo que el director quiere, sin tener que ceñirse a pausas publicitarias o a parrillas predefinidas, y se puede estrenar de golpe toda la temporada, en lugar de a capítulo por semana. Los podcasts, a diferencia de los programas de radio, pueden ser de 5 minutos, o de más de 3 horas, como las (interesantes) conversaciones de Joe Rogan con la gente más variopinta del planeta. O incluso no tener duración definida, que duren lo que dure la conversación. Este artículo, sir ir más lejos, podría escribirlo para darte contenido para leer durante 3 minutos… o 45 horas. No hay límite.

O eso dicen los guruses.

Y un carajo! (Digo yo).

Por supuesto que hay límite, siempre lo ha habido, pero no temporal. El límite REAL es el de la atención. Este artículo podrá ser tan largo como el tiempo que consiga retener tu atención. Ni un segundo más. De hecho, seguro que unos cuantos ni habrán llegado hasta esta linea. Igual pasa con los podcasts, las series y todo el resto de oferta de contenido actual. Que supera en varios órdenes de magnitud a nuestra capacidad de consumo, y por supuesto a nuestra disponibilidad de atención. Nos falta ancho de banda mental. La competencia es feroz. El nivel de exigencia cada vez mayor, y la calidad de lo que sacamos ahí fuera cada vez menor. Aunque solo sea como consecuencia del inmenso volumen generado. Y por supuesto, nuestra capacidad de escucha es también cada vez menor. Vivimos dispersos y sobreestimulados. Y no tiene pinta de que vaya a ir a mejor en el corto plazo.

Y encima nuestra capacidad para recordar las cosas también va a la baja. ¿Te acuerdas de qué era el último anuncio que te salió en Instagram? ¿Quién escribía el último tweet que retuiteaste? ¿Qué podcast llevas a medias en el teléfono? Me atrevo a contestar por ti: no, no y posiblemente no. Esto es un horror.

Y para acabar de redondear la jugada, posiblemente tampoco tengas tiempo para dedicar a pensar, a analizar, a planificar. Todo es para ya. E incluso para ya, vamos tarde. Por eso mismo la comunicación a día de hoy tiende más hacia documentar un proceso que a lanzar campañas. Vivir al día, contar el viaje. Comunicar implicando. No soltarle la mano a esos, muchos o pocos, a quienes conseguimos atrapar por un momento. Meterles en el coche con nosotros, en el asiento del copiloto y dejarles mirar. Darles conversación. Dejarles poner la música. Y rezar para que en los cruces tengamos cedas el paso, nunca stops. Por pillar el semáforo siempre en ámbar, parpadeando, y nosotros dar un acelerón para pasar, y de paso darle un poco de emoción al trayecto. Mantenerles enganchados, que no nos pidan parar en el siguiente cruce. Porque ahora viajar acompañado cada vez cuesta más.

Te digan lo que te digan.

Paz!

L.

(Continuará… si tú quieres)

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

  1. Tal como dices en el post, el tiempo no existe, pero corre, y ¡como corre!

    El problema, o no, es que hay tanto contenido que es abrumador leer sobre un tema, y no siempre encuentras lo que te interesa, o si lo encuentras, no está bien expresado o enfocado y no “te engancha”. Leemos y leemos y a veces cuando has leído varios, ya no sabes que era lo que estabas buscando. Por eso agradezco que seas tan directo con tus puntos de vista o explicaciones, que podemos estar de acuerdo en muchas cosas y en otras muchas no, pero eso te tiene que dar igual, y por eso me gusta – no todo tiene que gustar a todo el mundo.

    Espero que sigas adelante con tus publicaciones.

    Felices Fiestas

    1. Muchas gracias a ti, por leértelo entero y por comentar. Es muy cierto lo que dices, hay tanto, y de calidades tan distintas, que cada vez cuesta más separar grano y paja. Por eso más que nunca es importante desarrollar un criterio propio.

      Felices fiestas para ti también!

  2. ¿Algún truco para aumentar el ancho de banda?
    Esa frase acaba de caer directa a la app de recordatorios de mi iPhone que reza “Frases TOP”.
    Como siempre, una semana más (te eché de menos hace dos, ¿o eran tres?, lo comento por aquello que comentaste en el podcast de corti, ¿era el de Corti?… mira si es cierto lo que dices) una verdad demoledora. Pero bueno, siempre nos queda ese grano que tenemos apartado entre tanta paja. En mi caso, siempre me llega tu email en la sesión matinal del GYM y ahí lo dejo, marcadito, para que cuando llegue a casa pueda leerlo y analizarlo con calma.
    ¡Gracias por tanto!
    Un abrazo,
    Alex M. (el de la flaca… me refiero a la bici)

    1. El único truco, al menos el único que yo conozco (y practico) es el de ser más selectivos con lo que consumimos. Aprender a decir que no, luchar contra el FOMO y abrazar el JOMO, algo que ya predicaba en 2016… https://calvoconbarba.com/2016/11/14/del-fomo-al-jomo-reto-del-algoritmo-humano/

      Ah, y sí, la semana pasada no publiqué. ¿Se cayó el mundo por eso? No. Ni el tuyo, ni el mío. Y si eso sirvió para que tú y alguno más notarais que no estaba… pues ya me viene bien! Y de rebote, dejé descansar a la neurona, que falta le hace! Lo sola que está y el tute que le meto…

      Gracias por leerme y por comentar!

  3. Creo que tu visión del tiempo se acerca un poco más a su relativización que a su extinción. Y sin duda alguna, nuestra atención determina el derroche de tiempo que queramos hacer.
    -Gustavo Woltmann.

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *