“Tener que” vs. “Querer”

He dudado si titular el post “Tener que vs. Querer” o bien “Obligación vs. Placer”, aunque al final ha ganado el primero, porque igual hablar aquí de placer era excesivo.

Pero el concepto que corre por detrás de ambos títulos es el mismo, y es lo que, posiblemente, explica por qué hay marcas que son capaces de conectar con su audiencia y otras que no. Unas que suenan naturales y atractivas, y otras plasticosas y forzadas. Porque unas comunican y establecen diálogos con su audiencia porque quieren comunicar, compartir, comprender y aprender de ella, y otras en cambio lo hacen porque es lo que toca hacer. Porque si no comunico en estos tiempos de redes sociales soy invisible y no vendo.

Y es algo que, por mucho diseño y postproducción que le metamos al contenido, se nota. Podemos fingir en las imágenes, podemos fingir en los textos, dejar que diseñadores, fotógrafos y copywriters hagan el trabajo por nosotros, que nos maquillen, nos vistan y nos peinen (esa parte yo me la salto) y así salir al escenario relucientes, pero en el fondo estamos por obligación y se nota. Es amor de segunda mano.

Si eres de los que buscas atajos, automatizaciones, bots y trucos que te permitan “ahorrar tiempo” en tu comunicación, posiblemente estás en el segundo grupo. O como poco, estás en el grupo que considera todo esto un lujo accesorio, reducible a su mínima expresión, o al menos a la “mínima molestia“.

Quizás no has entendido todavía que ahora circulas por una avenida de doble dirección, y que si tú pretendes “aprovecharte” de tu audiencia, será tu audiencia la que te usará. Lo hará colocándote en la categoría de sustituible, y solo te comprará si lanzas concursos, descuentos y sorteos, o si tu precio, tu disponibilidad o algún otro criterio de mera utilidad se ajusta a su necesidad en ese momento. Además, tendrás que estar alimentando constantemente la hoguera para no caer en el olvido, y desde luego no esperes fidelidad ni recomendaciones. Si eso ya te vale, adelante, tú sabrás.

Pero luego no vengas con quejas de que si el alcance se cae, de que si el orgánico mimimimi, que si los influencers, qué caros y qué carasduras, o que las opiniones mireusté, que dicen que todo mal. Uno recoge lo que siembra. Si tú me hablas por obligación, yo solo te compraré por obligación. Y con tu misma cara de malhuele. Es lo que hay, cari, es lo que hay. Que desde 1999 ya has tenido tiempo para interiorizar eso de que los mercados son conversaciones (y todo se sabe), no te parece?

Al final, la mejor manera de comunicar es QUERER comunicar. Y hacerlo por las razones adecuadas. Adecuadas a lo que espera de ti tu audiencia, quiero decir. Que más vale que estén alineadas a las tuyas. Porque si no es así, volvemos a la casilla de salida. Y vuelta a empezar. Back to 1998.

Paz!

L.

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

  1. Leo tu post y en lugar de mercados, lo que me venía a la mente era mi grupo de amigos hablando… Quienes llevan la voz cantante y quienes sacamos concursos y ofertas para no caer en el olvido.

    La verdad que nunca me interesó el fútbol, así que poco iba a aportar mucho en aquellas conversaciones. Por eso viraba de círculos y me sentía tan cómodo hablando, volvía a estar vivo.

    También existían entonces los influencers, amigos con una reputación que sólo si abrías una conversación con él… ya los demás entonces escuchaban lo que decías.

    Y yienes razón cuando dices que los mercados son conversaciones, pues los mercados no so más que grupos de personas hablando.

    Paz.

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *