¿Con qué alineas tus objetivos?

Todos buscamos nuestros propios objetivos. Marcas, empresas y usarios. Las redes también. El problema es cuando esos objetivos no están alineados entre sí, o cuando nuestras declaraciones públicas, nuestras propuestas (públicas) de valor o nuestros propósitos (declarados) no se reflejan en acciones. Es ahí cuando surgen los roces, los malosentendidos y las tensiones.

Ejemplos los tenemos a patadas. Orange, “la red que más personas conecta en España” (según dice en su web) resulta que, por lo que cuenta Natalia, prefiere que te hagas un contrato nuevo a que cambies el titular de un contrato existente. Supongo que porque así les cuenta como alta nueva y eso seguro que está ligado al bonus de alguien. Bankinter, el banco que “está con las empresas más que nunca” (según una carta que ha enviado recientemente a los titulares de cuentas de empresa), añade a renglón seguido que si no recibes cobros por encima de 100k € al trimestre, mantener la cuenta te va a costar a partir de ahora 10€ al mes, que se convierten en 20 si no llegas tampoco a los 50k€/trimestre. Supongo que en la frase “estamos con las empresas más que nunca” se les olvidó matizar ese pequeño detalle del volumen de facturación que esperan de las empresas con las que quieren estar, y que si no cumples esos parámetros (o pagas la cuota), ya no están tan “orgullosos de ser tu banco“. Igual ha llegado el momento de que nos cuenten un poco mejor qué entienden ellos por “un pastón“, o si un año después de sacar pecho, ya ni ven el dinero como “lo ves tú ni apoyan (tanto) a los que “sacan el país adelante. Las propias redes sociales se presentan al mundo vestidas de blanco y disfrazadas como el lugar donde mantener el contacto con nuestros seres queridos, descubrir información relevante y encontrar entretenimiento, pero todos sabemos ya que lo quieren es mantenernos dentro el mayor tiempo posible para conocer todo lo posible de nosotros y mostrarnos el mayor número de anuncios, hasta el punto de que los artículos sin enlace (ese gran enemigo del tiempo de permanencia en página), tienen hasta 6 veces más alcance, según dice hootsuite. Puede que sea porque en esos casos la conversación se genera en la propia publicación, lo que a su vez le da alcance, o porque el propio algoritmo les dé más visibilidad de partida para que eso ocurra, vaya usted a saber.

¿Es esto lícito? ¡Por supuesto que lo es! Como decía en la frase que abre este post “todos buscamos nuestros propios objetivos” y la rentabilidad es indudablemente uno (o el primero) de ellos. Pero cuando tus objetivos de rentabilidad y los de tus clientes no empujan en la misma dirección, por muy bonita que pongas la fachada, vendrán curvas. Ojalá al final del puerto llegues donde querías y queden pasajeros en tu autobús, porque si no lo único que te va a quedar es el mareo y el cansancio de brazos de haber llevado un autobús a medio llenar hasta ahí arriba, y el sueño de pagar la gasolina a escote igual se queda en eso. En un sueño.

Paz!

L.

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

¿Algo que decir? ¡No te cortes, deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *