¿De dónde vienen?

El otro día escuché a un motovlogger definir la nueva Harley-Davidson, la PanAmerica, como una moto pesada y torpona. Cuando yo la probé hace unas semanas me resultó ligera y ágil. La gran diferencia entre él y yo es que mi moto habitual es una Harley de 400kgs y la suya una mucho más corta entre ejes y que quizás no pese ni la mitad.

Imagina lo diferentes que tendrían que ser los argumentos comerciales para él y para mí para llevarnos a la misma conclusión a la que la marca quiere que lleguemos: que necesitamos esa moto en nuestros garajes.

Y ya no es ni por segmentación demográfica (los dos andamos en un tramo de edad parecido, 5 años arriba, 5 años abajo), ni por segmentación actitudinal (a los dos nos gustan las motos hasta el punto de ser nuestro vehículo diario, a los dos nos gusta pegarnos kilometradas y participar en pruebas de orientación o resistencia, y para los dos la temporada de moto empieza el 1 de Enero y termina el 31 de Diciembre). Es simplemente porque uno mira ese nuevo modelo desde un lado, y el otro desde el opuesto, y lo que para uno son luces, para el otro son sombras. Lo que para uno es una mejora, o al menos un cambio, respecto a lo que habitualmente utiliza, para el otro se queda corto porque ya hace tiempo que lo viene disfrutando. Tan sencillo – y a la vez complicado – como eso.

Pero todo eso tiene un efecto directo en cómo impactan en cada uno de nosotros los mensajes comerciales, los puntos que la marca quiera destacar en su comunicación, y hasta las expectativas e ilusión que nos puede generar probar la misma moto.

Saber si tus futuros clientes van a sustituir un producto comparable al tuyo cuando decidan dar el paso y convertirse en clientes, o si vienen de nuevas, entender sus experiencias previas, e incluso comprender dónde colocan “su” estándar, te dará un puntito de ventaja a la hora de definir tu argumentario, de crear tus mensajes y de decidir en qué prestaciones poner el foco. Tomar esas decisiones basándote solo en tus conocimientos o en tu experiencia burbuja, quizás te lleve a gastar tiempo y dinero en promocionar funcionalidades que están por debajo de las que ya disfrutan aquellos a los que quieres atraer.

E ir a menos, a nadie le gusta, así que pocos darán el salto, por impactantes y rompedoras que A TI te parezcan tus prestaciones. Son los ojos de quien tienes enfrente los que miran, no los tuyos. Y en esos ojos está la clave de todo. Aprende a mirar con ellos.

Paz!

L.

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

¿Algo que decir? ¡No te cortes, deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *