Define tus hipótesis

A la hora de sacar tu brújula para dibujar la ruta que va a seguir tu marca, olvídate de buscar con ella tu destino, y limítate a trazar rumbos hacia lugares que vayan en esa dirección, pero que casi puedas ver desde tu posición. Cada vez más, nos toca aprender a navegar tan solo con líneas maestras que nos acerquen al destino, pero sin ser estrictos en cuanto al camino a recorrer.

«Las asunciones ciegan, las hipótesis guían«, decía nomeacuerdoquién, y no puedo estar más de acuerdo con esa persona de la que no recuerdo su nombre. Espero que sepa perdonar a mi neurona distraída.

Si algo estamos sacando en claro en estos último años, es que nada está claro. Que nada es firme, nada es para siempre. Que dicho en konsúltor (el idioma ese raro que hablan los consultores encorbatados para poder cobrar más caros los powerpoints), sería algo así como decir que todo es líquido, VUCA, BANI, TUNA, DELA o algún otro acrónimo más de los de a varios cientos de miles la letra. En definitiva, que no tenemos ni idea de hacia dónde vamos… ni por qué.

Así que, si damos por bueno eso, ¿qué sentido tiene seguir queriendo jugar a Dioses haciendo planes de acción a largo plazo? Entre poco y ninguno. Y entiéndase por largo plazo todo lo que sean más de 6 meses o 1 año.

Lo cual no quiere decir que no tengamos que definir nada, ojo. Podemos – debemos – establecer las lineas maestras de nuestra marca. Cuál es el Territorio (mental) del que nos gustaría apropiarnos, cuál es nuestra Propuesta de Valor (lo que aportamos), cuál nuestro Propósito (lo que queremos como Marca) y cómo querríamos ser reconocidos (nuestro Posicionamiento). Definir cuáles son nuestros Valores de Marca (aquello en lo que creemos), y cuáles son los rasgos principales de nuestra Personalidad (cómo nos comportamos). Y si lo queremos redondear hasta pondremos en palabras nuestra Esencia de Marca (aquello para lo que hemos nacido). Y esa será la fotografía de lo que queremos ser. Y se la tatuaremos en la frente a todas las personas involucradas en la gestión de la Marca. El problema viene con la activación de esa definición.

Porque aunque ese trabajo previo esté – debería estarlo – hecho con una base de investigación y conocimiento del público al que queremos conquistar, este – y su comportamiento – también es líquido, VUCA, BANI, TUNA, DELA o algún otro acrónimo más de los de a varios cientos de miles la letra. Vamos, que se mueven más que los precios de las cryptos. Como para montar una estrategia monolítica a 6 años para conquistarles. Fallo seguro.

Es mucho más efectivo el ir definiendo hipótesis que nos permitan ir avanzando pasito a pasito, e ir mejorándolas – o incluso cambiándolas – según vamos avanzando. Dividir la travesía en pequeños tramos, y empezar a andar, adaptándonos a las condiciones cambiantes que nos vamos a encontrar. Sin dejar de ser todo eso que hemos dicho que queremos ser, pero con la cintura necesaria para adaptar nuestros mensajes, nuestras acciones, nuestras presencias, nuestros canales y nuestras colaboraciones al entorno líquido, VUCA, BANI, TUNA, DELA o algún otro acrónimo nuevo que saldrá en 4 días, de los de a varios cientos de miles de euros la letra.

Ahora más que nunca, toca disfrutar del camino, sin obsesionarse con el destino. E irlo definiendo al andar, que diría Machado. Mira! de ese sí que me acuerdo. Qué caprichosa es la memoria…

Paz!

L.

PD.- Para que no tengas que buscarlo por ahí, aquí tienes el significado de todos esos acrónimos de a varios cientos de miles de euros la letra. VUCA= Volatile, Uncertain, Complex & AmbiguousBANIBrittle, Anxious, Nonlinear & IncomprehensibleTUNATurbulent, Unpredictable, Novel & AmbiguousDELADynamic, Emergent, Liminal & Anthropocentric.

CNGUAALDM= Cómo nos gusta un acrónimo a los de Marketing.

PD2.- “Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino, sino estela en la mar.” Lo de Machado.

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

¿Algo que decir? ¡No te cortes, deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.