No te disperses

The more activities we fill our lives with, the less depth our lives achieve

Otra frase de las que apunto en una hoja y no encuentro el autor me sirve para arrancar el post de esta semana. Y eso que es una frase con la que solo estoy de acuerdo a medias. Me parece muy acertada si hablamos de lo profesional, no tanto – o directamente equivocada – si hablamos de lo personal.

En lo profesional creo en la especialización. Tienes que ser bueno en algo. No necesariamente en lo micro, puedes serlo en lo macro y que otros ejecuten sobre las líneas maestras definidas, pero tienes que tener UN área en la que destaques. Y es materialmente imposible ser bueno en todo, así que tienes que elegir, profundizar en ello y ser constante, mantener el foco y no desviarte. Puedes picotear de los alrededores, que eso siempre enriquece, pero tu main focus ha de estar en eso en lo que has decidido ser bueno. Y solo así tendrás opciones de conseguirlo. Picando, limando, practicando.

Ya sé que hay quien dice que la especialización es cosa de insectos, pero con la cantidad de ruido que hay a día de hoy, necesitamos ese foco para no dispersar nuesto impacto, nuestra huella, y ser identificados con algo. Lo que no quita para que el complemento perfecto para esa especialización sea un conocimiento general del contexto en el que se aplica, para entender el impacto que tiene nuestro trabajo. Los famosos alrededores.

En la vida personal, por contra, creo que cuanto más curiosos seamos, cuantas más actividades descubramos y probemos, más estaremos añadiendo a nuestra vida. Tanto a la personal como a la profesional, que ambas están conectadas, queramos o no.

Pero la diferencia principal es que lo que hacemos en nuestra vida personal lo hacemos para nosotros, y lo que hacemos en nuestra vida profesional lo hacemos para ofrecérselo a otros. Y esos otros tienen que tener claro qué ofrecemos, porque con eso se construirán su película de cómo podemos contribuir a solucionar sus problemas. La frontera es la profesionalización. En cuanto queramos convertirnos en profesionales de algo, tendremos que especializarnos en eso y olvidar el resto. O al menos, “bajarle el volumen”. Mientras solo queramos hacerlo por el placer de hacerlo, por aprender, por probar y por enriquecernos, revolotear y mariposear es el camino. Cuanto más, y más diverso, mejor.

El problema es cuando, creyendo ser profesionales, probamos, catamos, revoloteamos y mariposeamos, queriendo – o pretendiendo – llegar a todo, sin profundizar en nada, jugando a ser “maestros de todo”, sin tener un foco claro en el que volcarnos y por el que ser reconocidos. El riesgo de hacerlo así es acabar siendo mediocres – y por tanto prescindibles o sustituibles – en TODO lo que hacemos. Navaja suiza solo hay una, e incluso esa está limitada según lo que quieras hacer.

Así que, si me admites un consejo (que no me has pedido), no te metes en más jardines hasta que no seas el mejor en lo tuyo. Y eso se lo puedes aplicar a tu yo profesional, a tu marca, o a tu producto o servicio. Deja el picoteo, el mariposeo y tu carácter expansivo para tus horas libres, y ahí dale rienda suelta.

Paz!

L.

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

  1. Precisamente estoy leyendo @Amplitud (Range)” de David Epstein y él plantea que los generalistas tienden a triunfar en un mundo cada vez más especializado. Entiendo y comparto tu punto de dominar UN área si bien el camino para llegar ahí debe estar de plagado de revolotear en diferentes áreas que te carguen de experiencias.
    Interesante debate, gracias!

    1. Ese es el punto, Jorge. Estoy de acuerdo en que no se puede ser «exclusivista», en el sentido de cerrar los ojos a todo lo que no sea «nuestra» área, pero sí que necesitamos profundizar en algo para poderlo dominar.

      Comparto parte de la teoría que planteas, pero solo de picotear no tengo nada claro que aportemos demasiado…

      Gracias a ti!

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.