No sigas las tendencias

Cuando TODO es tendencia, o potencialmente nos creemos que todo lo es, pero a su vez tiene un ciclo de vida TAN corto, ¿qué sentido tiene andar persiguiéndolas como si en ello nos fuera la vida?

Y es que ahora parece que con que 4 tuiteros random digan algo, ya nos creemos que se va a caer el mundo (spoiler: NO) y los periódicos “serios” (já!) corren a hacer titulares con el tweet. O perdemos el culo por imitar el último video que hemos visto en TikTok que “parece que está triunfando”, sin darnos cuenta de que, probablemente, para cuando nos llega a nosotros, los autores del original – y sus primeros 100.000 imitadores – ya han olvidado ese video porque es “de hace 2 días”.

Cuando tu estrategia consiste en “estar a la que salta”, lo que acabas es saltando… pero sin cabeza. Corriendo de un sitio a otro para intentar gustar. Integrarte. Encajar. Pero siempre llegas tarde. Y de segunda mano.

Que si eso es lo buscas, pues vale, ok, bien, perfecto. Pero no creas que por ese camino vas a conseguir construir una identidad propia, definida, reconocible, identificable y deseable. Porque no.

Si buscas lo segundo, más te vale definir un rumbo propio y no salirte de él, y solo si te sobra el tiempo, intenta incorporar alguna pincelada de las tendencias que discurran en paralelo a tu camino, pero nada más. Construye una voz propia, un pensamiento, una forma de comunicar. Y mantenla. Deja una huella. La que sea, pero siempre la misma. Y que sea la consistencia, la repetición, la constancia, la que vaya haciendo que esa huella sea cada vez más profunda, cada vez más reconocible.

Haz un ejercicio mental rápido. Si te pido que me nombres una marca, o un usuario de redes ahora mismo, ¿qué nombre te viene a la cabeza? ¿Y por qué ese y no otro? Me juego la mano izquierda (no vaya a ser que…) a que es porque ha hecho algo original, y no una mera repetición de lo que hacen otros. ¿Me equivoco? Pues eso. De los 53 que acabas de ver haciendo lo mismo que los anteriores 53 ya no te acuerdas.

Y supongo que a ti – a tu marca – te gustaría ser la recordada, no?

Pues aplícate el cuento.

Pero a tu manera.

Paz!

L.

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

¿Algo que decir? ¡No te cortes, deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.