El efecto rebote

Las dietas tienen efecto rebote, los algoritmos tienen efecto rebote, hasta la audiencia tiene efecto rebote!

Teniendo en cuenta que las declaraciones de Elon Musk han de tomarse últimamente con pinzas, por lo visto el interés que está despertando la (presuntamente inminente) muerte del pájaro azul, está generando record de accesos en la misma red que tanta gente parece querer matar.

Y a pesar de que las posibilidades de que un sistema distribuido como Twitter se rompa del todo y desaparezca son pequeñas (aunque eso no quita que es algo que puede ocurrir), lo bueno es que – ahora sí – hay cada vez más gente viéndole las orejas al lobo a eso de depender de plataformas de terceros sobre las que no tenemos ningún control.

¿Será esto el inicio de un revival de la época de los blogs? No lo creo, porque eso supone más esfuerzo que lanzar un tweet o subir una foto, y somos tan mastuerzos que lo que está buscando la gente es otra red social a la que engancharse y en la que seguir viviendo en la ilusión del alcance planetario, en lugar de buscar vías de “plantar su propia casa”.

¿Debería ser un toque de atención para muchas personas y marcas? Sin duda que sí. Y la dirección correcta debería ser buscar un sano equilibrio entre todos los recursos disponiblescomo planteaba Ricardo Tayar en voz alta en Linkedin el otro día haciendo propósito de enmienda, teniendo un contenedor propio donde poder recibir invitados, y combinarlo con las posibilidades de difusión y conversación que ofrecen las plataformas.

Es un enfoque que llevo predicando muchos años (página web con blog + suscripción por email + difusión en redes) y que, con ligeras variantes, creo sigue siendo válido para aquellas personas o marcas con algo relevante que decir – ¡que no son todas! – que quieran establecer un canal de relación directa con su audiencia.

¿Que esa audiencia será, normalmente, más pequeña que el número de seguidores en redes sociales? Casi con total seguridad, pero es natural, ya que hablamos de niveles distintos de interés/relación.

¿Que esa audiencia puede que no sea directamente monetizable? Posiblemente, pero si has de intentar dar ese paso con alguien, estarás de acuerdo que quienes han mostrado interés en tu contenido están un paso por delante del resto para cruzar esa linea. Ya solo falta ponerlo fácil y dar con la tecla y el momento adecuado para incitarles a saltar.

No será un camino de rosas, te va a tocar analizar bien si tienes capacidad de generar ese interés y de mantenerlo en el tiempo, y una vez tomada la decisión, comprometerte con cumplir sin bajar el nivel ni caer en la tentación de convertirte en una teletienda. Pero si lo haces, tendrás la satisfacción de tener el control, algo que ahora no tienes.

Y ya sabes que la potencia sin control, es tarde o temprano garantía de patinazo.

Paz!

L.

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

¿Algo que decir? ¡No te cortes, deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.