Del ruido al recuerdo

Ruido, ruido, ruido. Posiblemente la palabra que mejor define nuestras vidas actuales. Y no solo ruido físico, también ruido visual, ruido gustativo, ruido digital, ruido en todos los sentidos. Y por eso cuesta tanto – y es tan necesario – encontrar ideas originales que permitan destacar por encima de ese ruido.

Hazlo como si fuera a durar

algo que está hecho pensado para durar es algo a lo que se ha dedicado tiempo. Tiempo para pensarlo y tiempo para hacerlo. Porque hacer esa promesa en estos tiempos es usar palabras mayores. Pero son palabras – promesas – que conectan muy bien con el público. O al menos conmigo.

Deja de imitar. Sé.

Fijarse en lo que hacen “los buenos” y aprender de ellos está bien, aplicar buenas prácticas está bien, pero mimetizarse con ellos de tal forma que nos convirtamos en una mala copia… eso ya no está tan bien.