Busca embajadores de marca, no influencers.

El alcance orgánico está de capa caída. Entrando en barrena. Tu marca se empeña en hablar pero nadie escucha. Los supuestos fans no lo son tanto, o tienen otras cosas mejores que ver/escuchar/hacer que verte/escucharte/hablar contigo. Para contrarrestarlo aumentas el volumen de publicación, abres nuevos canales, lanzas campañas de anuncios o colaboras con influencers. Pero […]

De lo que ves, créete la mitad.

Si ya el tema de la compra de seguidores e interacción y las fake news es vomitivo, preparémonos porque de aquí a nada nos van a inundar con deep fakes. Videos falsos, creados mediante inteligencia artificial, en el que “colocan” la cara de alguien en el cuerpo de otra persona, haciéndonos creer que es ella quien habla. Y el riesgo reputacional que eso genera es tremendo.