Dedica un tiempo a pensar

La velocidad de las relaciones actuales en ocasiones nos hacen perder un poco el rumbo, y hacen que algunas marcas vayan “a la deriva”, mecidas por el viento de las críticas y las redes. Para evitarlo, es bueno levantar la cabeza y revisar nuestra estela, confirmar nuestro rumbo, y definir nuestro puerto de destino.