Sé dueño de tu propia historia

Las masas atontan. La competencia despista. Y Vicente va donde va la gente. #EsoEsAsi. A hacer lo que hace la gente. Por eso luego no se puede quejar de que se confunde con el paisaje y no destaca. No seas Vicente.

Sinceramente creo que es mucho mejor ser Wally y destacar entre la masa. Si te limitas a replicar lo que hace la competencia, a seguir la senda que marcan “los grandes“, a imitar, a perseguir, a estar en lugar de a ser, quizás estás ganando la batalla de los likes, pero estás perdiendo la batalla de la relevancia, la batalla que de verdad importa.

Está muy bien, incluso es necesario, estar al día de lo que hace la competencia, de lo que hacen los demás. Pero está aún mejor tener ese algo especial que te permite construir tu propia carretera, hasta hacerte reconocible.

Uno no puede contentarse con ser como los demás, ha de tener algo especial. SIEMPRE. Porque es ese algo especial el que nos hace memorables. El que hace que merezca la pena saber más de nosotros. El que hace que la semilla quede plantada en la mente del consumidor en un primer momento o interacción y que, bien regada, bien atendida y bien abonada, acabará por germinar.

Por eso mismo es tan importante tener una historia propia, definida por nosotros mismos, no por lo que hacen o dejan de hacer los demás, y dedicar nuestro esfuerzo a contarla. Ese tiempo invertido es tiempo bien empleado, porque lo estamos dedicando a crearnos en la mente de los demás. Lo que no contamos, no existe. Así que no vale con tener una idea, un concepto, una historia. Además tenemos que contarla.

Así que deja de preocuparte por qué hacer mañana en uno u otro canal, deja de prestar atención a si tu competencia tiene más o menos followers que tú, deja de darle vueltas a si tienes que abrirte cuenta en ese nuevo canal que según dicen algunos va a ser la bomba en unos meses, y dedica tu tiempo a pensarte, a analizarte, a destilarte, hasta llegar a tu esencia. A eso que de verdad te hace especial. A eso que te resume. A eso que hace que quien te conoce no pueda dejar de pensar en ti y te recomiende a los suyos. Porque resuelves su problema, porque le aportas algo especial o por lo que sea. Y cuando lo identifiques, hazlo grande, conviértelo en el eje sobre el que pivotar, en el centro de tu existencia, conviértelo en tu mensaje. Y hazlo volar. Lánzalo lejos, difúndelo. Levántalo como una bandera. Conviértelo en tu misión.

Porque si no tienes un mensaje, una razón de ser, un motivo por el que ser conocido, reconocido y recordado, eres intercambiable. Por muchos likes que hoy tengas. Y eso, como lo de Vicente, es así. Y para cuando te des cuenta de que te han cambiado por otro, ya será demasiado tarde. Y tú seguirás sin argumentos.

Paz!

L.

 

Lucas
Más de mi en

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Harlysta y esquiador. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.
Lucas
Más de mi en

Latest posts by Lucas (see all)

4 thoughts on “Sé dueño de tu propia historia

  1. Lucas,
    Me encantas !!!! de pensamiento profundo, diferente basta con leerte y entender que hoy las cosas se hacen diferente y como dices….. has cosas y si …. solo que diferentes!!!
    Felicidades!!!

  2. Parece mas una reflexion vital ya que podriamos decir que todo lo podriamos aplicar en nuestro dia a dia.

    Llegue a tu blog por recomendacion de otro informatico y he de decir que me he enganchado.

    Siempre es un placer leer a gente con las ideas claras y el lenguaje sencillo y directo.

    Gracias por estar ahi.

    1. Cierto. De hecho, no eres el primero que me dice algo parecido después de leerlo.

      Muchas gracias a ti por pasarte (y a tu colega por la recomendación!), por leerme, y por el comentario.

      A ver si los siguientes también te siguen gustando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *