Fondo y forma

Somos especialistas en envolver con papel de celofán grandes mierdas piezas de hojaldre. Altas, lustrosas, bonitas de ver… pero huecas.

El otro día se me cruzó en mi youtube el último tema de LomoGoldo y Cañaelomo (2 genios del humor) explicándolo mucho mejor que yo, confirmando que, con la canción adecuada, “Todo puede ser sexy

Pasa lo mismo con muchas marcas. Con el diseño adecuado, el sitio web correcto, el spot del momento… todo cuela. Todo colaba. Hasta que rascas.

En parte puede que eso haya sido lo que ha pasado en estos momentos que vivimos. Muchas marcas eran un decorado muy bonito… pero era de cartón piedra. No había actores, no había guión, no había regidor, y ahora… tampoco hay espectadores dispuestos a pagar entrada. Es duro, es complicado, pero está siendo un tremendo baño de realidad para muchas.

Ya decía hace unas semanas que posiblemente, como consumidores, estamos reordenando nuestros hábitos de compra y consumo en “cajones” (necesario, deseable, prescindible) y que eso va a poner todavía más complicada esa “vuelta a la normalidad” de muchas marcas.

Toca pensar, repensar y volver a pensar otra vez. Poner en duda muchas cosas. Deconstruir, reconstruir, desmontar de nuevo y volver a empezar. Analizar cuáles son nuestros pilares y si estos siguen siendo válidos y, sobre todo, apreciados y valorados. La mayor dificultad es que seguimos sin saber lo que nos viene por delante. Seguimos intuyendo y pretendiendo saber, pero lo hacemos desde un conocimiento que no existe, que estamos creando según vamos avanzando.

Es imposible ser experto en lo que vendrá, con solo 3 semanas de experiencia. Igual que no supimos predecir lo que venía, lo que estamos viviendo hoy, tampoco sabemos predecir lo que vendrá mañana. Que no te engañen.

Por eso solo podemos trabajar desde la honestidad de definir qué QUEREMOS ser como marca, como producto, como servicio y desde ahí ver qué tenemos que eliminar, reducir, incrementar o crear. Pura matriz de ERIC. Y hacerlo desde la incertidumbre de no saber lo que vendrá.

Lo que sí que sabemos es que los hojaldres están muy buenos de postre. Pero, o les metemos chocolate dentro, o nos dejan con hambre. Y creo que no me equivoco si digo que, a partir de ahora, vamos a querer cosas que nos llenen de verdad. Nos vamos a empezar a fijar tanto en el fondo como en la forma. Y que quizás prescindamos del postre unos cuantos días.

Paz!

L.

PD.- Muchas gracias por la buena acogida a QueridaMarca.com. Por lo que decís, os ha gustado tanto el fondo como la marca. Ya hemos superado los 300 suscriptores O_O. Gracias! Mañana sale nuevo mail…

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

¿Algo que decir? ¡No te cortes, deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *