Fiesta Privada. Reservado el derecho de admisión

BouncerCada vez toma más inercia algo que los grandes gurús ya marcan como tendencia desde hace unos años: la Social TV, que viene a ser el ver la tele a 2 pantallas, la propia del aparato, más otra donde tener twitter o alguna otra red social abierta, e ir “comentando la jugada“. Es una evolución lógica dada la ubicuidad de la nueva tecnología (smartphones & tablets fundamentalmente), y en muchos casos – los más – lo que ocurre en las redes alrededor de determinados programas es infinitamente mejor que el propio programa.

Tal es la magnitud de la tendencia, que muchos programas, y especialmente en algunas cadenas, empiezan a incorporar sus propios hashtags a los programas, como una mosca más, incentivando a los usuarios a usarlos para identificar y unificar la conversación, en un inteligente movimiento de “creación de comunidad“.

El problema es que esto de las comunidades… es un mundo “mu raro“!! Ayer se vivió un caso curioso. Uno de los programas que parece que ha tenido cierto impacto en twitter (ojo!! no confundir ser Trending Topic con que se digan cosas buenas…) es un programa que ayer emitía su “session finale” en Cuatro: Quién quiere casarse con mi hijo. Un programa digno de cualquier estercolero televisivo habitual, pero que (supongo) precisamente por eso, tomó twitter al asalto de una forma imposible de obviar. De hecho creo no ser el único que, a pesar de odiar profundamente el formato y el contenido, he acabado por engancharme… a pasar la noche del lunes con el iPad entre las piernas, con Twitter abierto, comentando, mientras suena de fondo el programa en la tele. Y las carcajadas las han debido de escuchar dos pisos más abajo de mi sofá…

Ese programa en concreto no tenía – o yo no conozco al menos – un hashtag oficial, pero twitter se encargó de crear uno enseguida: #Trospido, y sus distintas variaciones; #HijosTrospidos, #MadresTrospidas y #LunesTrospidos. Trending Topic habitual de los lunes (día de emisión del programa en cuestión) y aparentemente causa del éxito del mismo, con datos de share muy por encima de los habituales de la cadena.

Los responsables de la cadena, envalentonados (supongo) por estas cifras, quisieron aprovechar el tirón, y lanzaron un video y un artículosacando pecho” del tema, hablando de (sic) “cómo convertir un programa de televisión en un fenómeno social y éxito de audiencia”, como si el mérito fuera suyo, aunque luego en el texto reconocían al “padre” de la criatura tróspida (@Hematocrítico, de quien yo recomendaría especialmente su Tumblr, donde rebautiza – lisérgicamente – cuadros clásicos. Indispensable !!). Bien hecho, la verdad, al menos así explicado: Reconoces una tendencia, te la apropias contándola como propia y sacas pecho, aunque das crédito. En principio, bien, diría la mayoría, o cuando menos, algo muy habitual en la blogosfera y mundos dospuntoceriles… En paralelo, aunque eso ya es otra guerra, decidieron estirar el producto, colocando un episodio de “mejores momentos” para así retrasar la final una semana y hacerla coincidir con el estreno de otro programa de su competencia. <IRONIC> La típica decisión muy de “mis clientes son lo primero” y tal, a que nos tienen acostumbrados las televisiones </IRONIC>, y que, a juzgar por los datos, no les salió del todo bien.

Pero, como decía antes, y volviendo al tema que hoy nos ocupa, esto de las comunidades es muy especial, y determinados movimientos – como el descrito – que, al menos en teoría, #Literatura, TT mundialse ejecutan “según el manual“, te pueden estallar en la cara cuando menos te lo esperas. Y eso pasó ayer. El mismo Hematocrítico lanzaba un post titulado “Operación Orgullo Tróspido” en el que proponía ese día utilizar un Hashtag distinto, para confundir a la cadena, evitar su “trazabilidad“, y que luego lo lucieran como trofeo propio, en un gesto muy de “mi hashtag es mío y me lo f#&% cuándo y como quiero”…. Y – con la ayuda de los RTs de @Vigalondo, @Pixel_Jonan y alguno más… – #literatura (si, literatura, el colmo de la ironía para un programa de ese nivel intelectual….) empezó a aparecer en los TLs, sustituyendo los hashtags #Trospidos habituales de la noche de los lunes. Al principio pensaba que sólo era cosa de mi TL (ya sabéis eso de “Tu TL no es EL Mundo” que escribí hace tiempo…), pero no !! Su uso subió y subió… hasta colocarse como número 1 MUNDIAL, según he visto hoy mismo en el blog de Hematocrítico en la imágen que tienes a la derecha. O_O

Qué lección podemos sacar de esto?

  • No minusvalorar el poder de los conectores, capaces de cambiar una tendencia con un tweet.
  • No querer ser el más listo del lugar. SIEMPRE hay alguien más listo que tú.
  • No apropiarse de la “obra” de otros.
  • Si quieres meter cuchara en mi sopa… pregúntame antes, porque si no igual me enfado y retiro la sopera.

En definitiva – y en mi opinión creo que ésta es la lección más importante desde un punto de vista de Marketing y Gestión de Redes Sociales – igual que los padres son padres, y no amigos… las marcas no son usuarios; son marcas, y – por definición – se les trata diferente que a los usuarios, e incluso se les perdona menos que a un usuario. Hace unos días lo comentaba en una conversación en twitter con @Yoriento y @LasBlogEnPunto y el tweet final era algo así más o menos: Una persona puede llegar a ser una marca, pero una marca… no es una persona, es una marca.

Tengámoslo presente. La fiesta es de los usuarios, y son ellos quienes controlan qué nombres están en la lista de puerta. Y si tú no estás… no entrarás !!

Paz !

PS.- Curiosamente, después de haber publicado el post, encuentro un artículo – al que llego a través de Summify – donde explican el caso contrario: Audi y su #WantAnR8. Lo enlazo, que creo que tiene relación con este tema…

Más de mi en
Facebook Twitter Instagram LinkedIn

Lucas

Mi nombre es Lucas. Generación del 71. Soy Harlysta, esquiador y eMTBiker. Trabajando en el mundo del Marketing y la Comunicación desde 1994. Por cuenta propia desde 2006, ayudando a las marcas a (re)conectar con sus clientes. Y eso suele incluir repensar mensajes, beneficios, textos, estrategia de marca, canales, audiencias y formas de contarlo. Con un gran peso de todo lo digital, como es natural en estos tiempos.

Comentarios

  1. no he visto un solo capitulo del susidicho programa.
    Aunque si veia redpferencias en mi TL.
    Coincido en que de momento twiter es de los tuiteros,que son profundamente virales.
    Pero es logico que las marcas quieran colonizar ese espacio.

  2. Gran análisis de la #culturatróspida. Lo de los TT es una cosa que a veces es para analizar a conciencia. Hay algunos que son un tremendo WTF y que por más que busques no sabes de dónde leches han salido.

    Pero inquieta conocer el poder que tiene Twitter y, con él, los twitteros, cuando sabes cómo mover algo por su ecosistema.

  3. No entiendo qué es lo que pretendes demostrar. Por mucho que Hematocrítico cambiase el hashtag, sigue siendo la misma publicidad brutal para el programa, y Hematocrítico les ha hecho un favorazo a telecinco. Toda la gente que se haya enterado de la existencia del programa gracias a #literatura estará deseando que salga la segunda temporada para comentarlo en Twitter.
    Y en segundo lugar, no veo dónde está la ironía en la frase “La típica decisión muy de “mis clientes son lo primero””. Para una televisión privada, los clientes son los anunciantes y la audiencia somo el producto, así que lo que han hecho es exactamente eso, anteponer a sus clientes.

  4. Buen post!

    Me resulta curiosa tu última afirmación: “Una persona puede llegar a ser una marca, pero una marca… no es una persona, es una marca”. ¿Qué quieres decir exactamente y cómo se relaciona con el resto del post?

  5. @Rupertdax si que es lógico, de hecho es a lo que algunos nos dedicamos… 😉 pero hay que hacerlo con algo de cuidado, conociendo el terreno que pisamos, y el papel que las marcas tienen (o que la mayoría de los usuarios les “permiten” tener). Nada más. Nada menos…

  6. @Adrián, tienes razón, aunque tampoco tengo tan claro el poder REAL de twitter y las Redes. Tú has dejado de comer KitKats después de lo de los gorilas? Has dejado de hacer algo que hicieras antes por una “crisis” 2.0? Otra cosa es que seamos muy ruidosos, pero vamos, que en muchas ocasiones, en eso se queda…

  7. @jimmij no hay mucho que entender, ya que no pretendo demostrar nada, siento defraudarte. No son más que – como dice la cabecera del blog – pensamientos vagabundos, que en lugar de volcar en una libreta y luego cerrarla, vuelco y comparto aquí, y los abro al diálogo y el debate, que es algo que siempre enriquece.
    En cuanto a lo que dices, no estoy demasiado de acuerdo. “Hematocrítico les ha hecho un favorazo a Telecinco”(sic) ?? No creo, como no te refieras a que el favor es que ha dejado de hablar de ellos los lunes por la noche, ya que el programa en cuestión se emitía en Cuatro…. Hematocrítico – y con él un montón de usuarios – simplemente ha hecho lo que le ha dado la gana, y CASUALMENTE ese algo era algo que emitía cuatro. Igual a ti te parece que que se rían de ti – que es lo que se esconde tras #Literatura y #Trospidos – es algo bueno. A mi no me lo parece. A cuatro posiblemente tampoco.

    Y respecto al segundo comentario, si no ves la ironía me temo que no puedo ayudarte a encontrarla, lo siento.

  8. @Daniel, la verdad es que no se si voy a ser capaz de explicarlo de otra manera. A lo que me refiero con esa frase – igual que con la de los padres que son padres y no amigos de sus hijos – es a que una marca, por mucho que se humanice, seguirá siendo siempre, por encima de todo, una marca, y como tal se le juzgará y deberá comportarse. En ese sentido, creo que una persona (por mucha “marca personal” que tenga) podrá permitirse ciertos comportamientos y errores que una marca (marca en el sentido empresa) no podrá permitirse porque nos costará más perdonárselos. ¿Me he explicado mejor así? Me da a mi que no…

¿Algo que decir? ¡No te cortes, únete a la conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *